Emprendedores

9 errores que no deben cometer las startups

Estas acciones podrían traer graves consecuencias para tu empresa. ¡Evita caer en ellas!
9 errores que no deben cometer las startups
Crédito: Depositphotos.com

En los inicios de tu startup te enfrentarás con muchas dificultades (¡muchas!). En el camino para resolverlas, puede que cometas algunos errores, que aunque sean pequeños, te pueden traer serias consecuencias.

Pero no es nuestra intención desanimarte: lo que queremos es transmitirte que, como emprendedor, debes ser precavido y no tomar decisiones apresuradas en lo que se refiere a tu negocio. A continuación te damos los tips para que estés alerta y no caigas en trampas.

1. Iniciar la empresa en solitario

Si decides emprender un proyecto solo, lo más seguro es que te sea más difícil hacerlo crecer, pues no contarás con suficientes recursos económicos ni con apoyo externo para potenciarlo.

Lo más aconsejable es que comiences con un pequeño equipo o con un socio (aquí te decimos cómo elegir uno) que te ayuden gestionar las tareas administrativas y financieras, que son las más complejas. ¡No temas compartir tus éxitos y fracasos!

Relacionado: El mito de los emprendedores solitarios

2. Invertir poco tiempo en la comercialización de tu producto

Es común que los emprendedores inviertan demasiado tiempo arreglando detalles antes de comercializar un producto o servicio. Sin embargo, dedicar demasiado tiempo a este aspecto te puede jugar en contra al momento de competir con otras empresas en el mercado. Dedica tiempo suficiente a planear una estrategia de comercialización y mantén los ojos bien abiertos para aprovechar tu oportunidad de mercado.

3. Dirigirse a un nicho demasiado pequeño

Con la esperanza de evitar la competencia, muchas empresas en ciernes optan por dirigirse a nichos demasiado reducidos. Sin embargo, esto podría ser una sentencia de muerte para la expansión de tu negocio: cuando tu empresa comience a crecer, el nicho no lo hará. Lo recomendable es ampliar tu oferta de productos o servicios a medida que emprendes.

4. Escuchar consejos de inexpertos

Al comenzar un negocio, escucharás muchas voces que te dirán cómo hacer las cosas... pero no dejes que te confundan. Sólo presta atención a los que sí saben de emprendimiento y conocen cómo administrar una empresa. De preferencia, busca un mentor que te guíe en el camino, y en quien puedas confiar al cien por ciento.

Relacionado: Los 4 peores consejos que recibí cuando empecé

5. Generar expectativas poco realistas

Con la finalidad de obtener financiamiento "a como dé lugar", algunos emprendedores generan altas expectativas que muchas veces no son capaces de cumplir. Asegúrate de que todo lo que ofrezcas a socios e inversionistas esté sustentado en un estudio de tu mercado, así como en proyecciones financieras sólidas.

6. No contar con un plan de negocios

Si quieres que tu empresa progrese debes desarrollar un buen plan de negocios, que sea capaz de ver las oportunidades que ofrece el mercado, satisfacer las necesidades de los consumidores y superar las dificultades a las que se enfrentará. Se trata del mapa que te permitirá establecer metas, detallar la estructura de tu organización, su forma de operar, y hacer un presupuesto de apertura, operación y publicidad, entre otros aspectos.

7. No tener un plan b

¿Supones que todo saldrá conforme lo planeado? Quizá sí, quizá no. Todo emprendedor debe pensar en un escenario alterno que le permita sobrevivir a las dificultades, sobre todo en los primeros años de operación.

8. Lanzar demasiado temprano

Esperar demasiado podría restarle novedad a tu producto o servicio, pero si lanzas demasiado temprano, corres el riesgo de "quemar" tu reputación. Si no tienes un enfoque definido, no has identificado tu nicho de mercado y no has encontrado una posibilidad de crecimiento, quizá debas esperar antes de lanzarte al ruedo.

9. Lanzar demasiado tarde

Todo tiene que estar en orden, cada detalle perfectamente resuelto... Hasta que esto no pase y todas las variables no estén controladas, no lanzarás tu producto o servicio al mercado. ¿Cierto? ¿Error! No caigas en la trampa de crear excusas para retrasar el lanzamiento. Si lanzas antes de tener todo terminado, te obligarás a apresurar el paso y a rebotar tus ideas con los usuarios.