Consultoría

Cómo hacer virales ideas de filantropía

Conoce las 3 fuerzas sociales que debes aprovechar para "contagiar" su contenido.

En los últimos años, la palabra “viral” ha dejado de estar asociada primordialmente con enfermedades para referirse con frecuencia al fenómeno de la popularidad contagiosa de una campaña, concepto o material audiovisual por medio del internet. Las OSC no se han quedado atrás, y las más innovadoras han buscado generar contenidos que puedan virarlizarse, pero todavía pueden sacarle mucho más jugo a esta idea.

Carina Wong, responsable de educación para la Fundación Bill & Melinda Gates, escribe en la publicación Stanford Social Innovation Review que las organizaciones sin fines de lucro suelen elegir estrategias como buscar el cambio de políticas, inversión directa, asistencia técnica o el desarrollo de nuevas herramientas.

Sin embargo, argumenta Wong, no deben dejar de lado una quinta estrategia: el “contagio” o la propagación viral, que ella define en este contexto como ocasiones en las que “buenas ideas o prácticas toman vida propia y se difunden ampliamente de personas a persona.”

La viralidad es más común en movimientos informales (como #BlackLivesMatter en Estados Unidos o #Yosoy132 en México) y a veces las OSC más tradicionales pueden rechazarla porque prefieren tener un mayor control y rendición de cuentas para los resultados de sus campañas. Sin embargo, la Fundación Bill & Melinda Gates está trabajando para viralizar mejores prácticas en educación.

Para lograrlo, los líderes tienen que renunciar a su nivel de control sobre la campaña y también que dejen de pensar en los mercados, los sistemas y las políticas para concentrarse en las personas: “el contagio le pide a los filántropos que dependan del poder colectivo de las personas para lograr el cambio.”

Aunque en muchas ocasiones parece que la viralidad es un accidente o un capricho, Wong afirma que se puede lograr de forma calculada utilizando el poder de al menos tres fuerzas sociales:

1. Influencers: personas capaces de impulsar el cambio.

2. Narrativas: la historia que ayuda a las personas a comprender qué es lo que está pasando y qué es posible lograr.

3. Redes: quienes continuarán el trabajo más allá de la implementación directa.

La Fundación Bill & Melinda Gates usa estas tres estrategias en su trabajo en la educación. Por ejemplo, crea conferencias y talleres, se acerca a profesores muy activos en redes sociales (influencers y escucha las narrativas que ellos generan), para finalmente crear redes que ven a los maestros como líderes que son clave en el proceso de mejorar la educación.

Artículo escrito por María José Evia H anteriormente publicado en Expok News.