Mexicanos exitosos

Estudiar en el extranjero, ¿misión imposible?

Cada año más mexicanos deciden ir en búsqueda de nuevas oportunidades académicas en el extranjero. Sin embargo, muchos cometen errores que les puede llegar a costar la entrada a alguna universidad en otro país. Te damos algunas recomendaciones que brinda un mexicano en Edimburgo, Escocia.
Estudiar en el extranjero, ¿misión imposible?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Cuando Adolfo cursaba preparatoria estaba indeciso por estudiar la licenciatura de Historia o Física. Al final, el egresado de la máxima casa de estudios del país optó por lo segundo sin saber que esa decisión determinaría el rumbo de su vida en los próximos años. 

Su gusto por la energía renovable lo llevó a involucrarse de manera directa con Greenpeace en diversas investigaciones y tiempo después, en el Museo Interactivo de Economía (Mide), en donde adquirió conocimientos relacionados a la materia y que poco después le servirían para aplicarlos en la realización de su tesis de licenciatura la cual se enfocó en la investigación de celdas fotovolcaicas. 

Sin embargo, el estudiante de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México quería dar un paso más grande: estudiar en el extranjero. Aunque Adolfo reconoce que al principio la decisión fue complicada, debido a la especialización del tema, confiesa que no hacerlo era una opción que no estaba contemplada. 

“En mi vida he tenido incertidumbres de muchas cosas, pero estudiar en el extranjero era algo que siempre había querido hacer. No sabía cómo ni cuándo iba a ocurrir, pero sabía que lo haría”, explica en entrevista Adolfo Mejía Montero, candidato al grado de doctor en la Universidad de Edimburgo. 

El joven mexicano pertenece a la comunidad de los más de 12 millones de mexicanos que radican en el extranjero, de los cuales 38% son becados y 21% son profesionistas que laboran en alguna empresa del país de residencia, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

Por principio, el originario de Tepotzotlán, Estado de Mexico, decidió ir a estudiar a Alemania debido a que en el país teutón vio las condiciones que le permitirían desarrollar la investigación que tenía en mente. Fue así que comenzó a aprender la lengua anglosajona durante un año y asistir a ferias de posgrado. 

Pero, poco tiempo después el gradudado con honores en Física decidió cambiar de opinión, principalmente por el idioma, y cuando empezó a ver otras opciones, un miembro de los programas de posgrado en Edimburgo se puso en contacto con él. 

“Todo fue muy orgánico, el apoyo y la asesoría que recibí se dio de manera casual y eso fue lo que me convenció de irme para Reino Unido”, comparte. 

De los mexicanos que cambian su lugar de residencia a otros países, 98% busca economías desarrolladas. La lista de las naciones favoritas de los esudiantes está encabezada por Estados Unidos, seguido de Reino Unido y en tercer lugar se encuentra España, de acuerdo con Fernanda Viramontes, general product manager en Mundo Joven.

"El idioma es un factor que influye en esta decisión. Muchos estudiantes mexicanos miran hacia esos países, pues son territorios con comunidades latinas muy grandes y por los beneficios que ofrecen en apoyo con becas y créditos para estudiar", precisa. 

En agosto de 2014, Adolfo comenzó su maestría en ingeniería y tras dos años realizó su tesis basada en los sistemas de energía sustentable, la cual se enfocaba en los proyectos relacionados con energía eólica en el Istmo de Tehuantepec.  

Al concluir el posgrado, Adolfo quiso continuar con el doctorado, pero debía regresar a México a conseguir el apoyo que le permitiera asegurar su permanencia en el país europeo. 

Ante esto, el investigador expone que uno de los principales obstáculos a los que se enfrentan los estudiantes inexpertos al momento de solicitar un apoyo es que no son pacientes y muchas veces dejan a medias el proceso. 

“Necesitas mucha motivación. No es un proceso sencillo, tienes que tocar muchas puertas, ser paciente y alguien creerá en lo que estás haciendo”, precisa. 

En sintonía, Fernanda Viramontes comenta que otro de los principales problemas es que las páginas de los programas disponibles muchas veces son confusas, lo que complica que los estudiantes puedan conocer cuáles son los requisitos mínimos para postularse. Sin embargo, destaca que, contar con una experiencia en el extranjero en el curriculum eleva el perfil de cualquier profesionista. 

"Viajar al extranjero te da una visión multicultural y globalizada, que te permite incluir en tu día a día diferentes perspectivas desde diferentes mercados", explica.  

En 2015, Adolfo regresó a México con la firme convicción de conseguir financiamiento para estudiar su doctorado en Escocia. Tras una exhaustiva búsqueda, el estudiante mexicano logró obtener apoyo de la Secretaría de Energía (Sener) en conjunto con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt),  através de un programa creado tras la promulgación de la reforma energética. 

El joven de 28 años comparte que sus esfuerzos están enfocados principalmente en la investigación de energías renovables, el impacto social que tienen al interior de las comunidades, los marcos legales y su papel en los países desarrollados, en especial en México. 

En la actualidad, Adolfo Mejía Montero es candidato al grado de doctor en la Universidad de Edimburgo. Aunque apenas lleva unos meses en el programa ya empieza a pensar en su siguiente movimiento: regresar a México en un par de años y trabajar de manera conjunta con instituciones que promuevan la generación de energía sustentable en comunidades.

Consejos para estudiar en el extranjero 

Si en este momento estás buscando estudiar en otro país, pero no sabes por dónde empezar, Adolfo Mejía Montero te comporte algunas recomendaciones básicas que te ayudarán a facilitar este procedimiento. 
1. Termina tus estudios. Ya sea que busques hacer tu maestría o doctorado, primero debes terminar tus estudios universitarios en tiempo y en forma. Tener el título te da un respaldo académico muy grande no sólo ante las universidades, también con las dependencias que otorgan becas para estudiar en el extranjero. 

2. Busca opciones. Las universidades con un mejor ranking ofrecen mayores oportunidades y siempre son las que están más abiertas a apoyar. 

3. Consigue apoyo. Estudiar en el extranjero es costoso. Busca apoyo en embajadas, instancias de gobierno o intercambios entre universidades. Prepara bien el proyecto al que deseas postularte y toca puertas. 

4. Estudia otro idioma. El inglés no es el idioma favorito de muchos estudiantes, pero por la importancia internacional que tiene si lo dominas se te abrirán muchas puertas. 

5. No tengas miedo de acercarte a otras personas. Busca asesoría en catedráticos y otras personas que ya han vivido la experiencia de estudiar en el extranjero. Contar con la perspectiva de alguien que ha estado en una situación a la que aspiras te ayudará a saber cómo prepararte mejor.