Consultoría

Deje su mensaje viral

En un mundo en el que viven más de 7 mil millones de personas, se necesitan grandes y muy buenas habilidades para no ser ignorado.
Deje su mensaje viral
Crédito: Depositphotos.com

En agosto de 1991, había exactamente 1 página web en el mundo. Ahora hay cerca de 1000 mil millones (y hay alrededor de 4,9 millones de páginas web reales). Si sus ideas en los negocios (o en su vida personal) no cautivan rápido, es muy seguro que se pierdan en el "Trastorno de Déficit de Atención" del mundo moderno en el que vivimos hoy.          

Hay que empezar a comprender hasta qué punto el cerebro toma decisiones por nosotros. Existe una amplia explicación para demostrar que a pesar de las diferencias entre muchas cosas que nos parecen convincentes, tienen efectos similares en nuestra mente.

En otras palabras, ¿qué tienen en común una película galardona por los Oscars y la religión católica?, o ¿Qué tienen en común el coro de una canción de The Rollings Stones con el libro Don Quijote de la Mancha?

El científico y profesor Jim Davies, en su libro Riveted (Remachado), recopila  diferentes estudios de filosofía, antropología, religión, piscología, economía, informática y  biología. Teniendo como resultado de dichos estudios la explicación de cómo podemos hacer para que nuestro mensaje o ideas sean virales, aquí los 6 mandamientos.

1. Estamos interesados en historias sobre seres humanos

Existen dos componentes en este punto:

a) Nos gusta las historias. (Es interesante saber que a las mujeres les gustan más las historias de ficción)

Contar historias, es la manera universal de transmitir un mensaje

b) No queremos historias abstractas.

Tu público quiere anécdotas de la vida real. Es verídico que una buena historia pasada de moda trae la atención de vuelta del público que hayas perdido.

2. Prestamos especial atención a las cosas que queremos o tememos

Recompensa y castigo. Tal como lo dijo Sigmund Freud, en su ensayo "El malestar en la cultura".

Te invito hacerte esta pregunta: ¿Qué es lo que las personas demandan más en sus vidas y qué es lo que desean alcanzar en ellas?             

La respuesta a esto difícilmente puede ponerse en duda: buscan la felicidad, quieren llegar a ser felices y seguir siéndolo. Hay dos lados a este esfuerzo, una positiva y una negativa; su objetivo es, por una parte eliminar el dolor y la incomodidad, por el otro vivir la experiencia de los placeres intensos.

El logro está en modular entre los dos incentivos de la mente humana.

3. Nos deleitamos en la búsqueda de patrones

Esta es la razón  por la que las mejores canciones tienen un coro que no dejamos de cantar y recordar. Algo que se repite en las mentes de tu audiencia puede engancharse.

La gente quiere la constancia y la seguridad. Y ellos lo encuentran en los patrones.

4. Nos atrae la incongruencia, la novedad, y los rompecabezas

La ironía es que si los patrones que nos encantan tienden a ser demasiado predecible, nos aburrimos. Tienes que tener visión. La gente tiene que aprender algo de ti que nunca hayan oído antes. O por lo menos, que nunca se haya visto de la misma manera que lo compartes. 

5. La naturaleza de nuestros cuerpos y los demás sentidos

Somos seres materiales. La televisión es más potente que la radio, porque se utilizan dos sentidos, los ojos y los oídos, mientras que la radio sólo se utiliza uno.

El primer debate político televisado en la historia fue el 26 de septiembre de 1960, entre el demócrata John F Kennedy y el republicano Richard Nixon. Quienes vieron por televisión el debate dieron por ganador a JFK, quienes escucharon el debate por radio, dieron por ganador a Nixon. Lo cierto del asunto es que Kennedy, ganó la elección a presidente.

Como dato curioso es que el 1º de agosto 1981, Music Television (MTV) lanzó el primer video musical. Las compañías discográficas estaban asustadas por ese fenómeno. Lo irónico, es que el primer video musical se llamaba “Video Killed the Radio Star” (El video mató la estrella de radio) de la banda The Buggles.

6. Tenemos rasgos psicológicos que creemos y no creemos

Los seres humanos somos predecibles. Una vez que golpeas ligeramente en los rasgos evolucionados, la persuasión es fácil. Ya convencidos, el mensaje estará en sus mentes para quedarse.

Somos seres sociales, si tu mensaje no es irresistiblemente atractivo, el viento se lo llevará, y estarás en desventajas con el mundo real.

Prepárate, cuenta una buena historia que concilie los incentivos de ganar y perder, junto a los patrones interesantes e incongruentes, bríndale a tu público, clientes o espectadores, la experiencia de ver y sentir el mensaje que le das.

Es tu momento y el mundo te está esperando por escucharte.