Lenguaje verbal

¿El lenguaje de tu mente te ayuda a ser positivo?

Se habla mucho del daño que se puede hacer con las palabras, pero muy poco de cómo éstas pueden afectarnos a nosotros mismos.
¿El lenguaje de tu mente te ayuda a ser positivo?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Steve Jobbs, Jack Wech y muchos otros altos ejecutivos han dejado en claro que en los resultados de sus gestiones influyó mucho su diálogo interior, es decir lo que se decían a sí mismos.

Tómalo en cuenta porque aquello que pasa por tu mente, que te dices con frecuencia, si bien es muy difícil que modifique la realidad, te permite percibirla con mayor claridad ayudándote a reaccionar mejor o todo lo contrario, dependiendo de las palabras que usas.

Daniel Goleman en su libro clásico Inteligencia emocional describe una buena cantidad de pruebas en las que las personas involucradas si bien no cambian el entorno con aquello que se dicen, sí consiguen gestionarlo mejor.

¿Qué no debes repetirte constantemente?, ¿qué pensamientos limitan tu accionar cotidiano?

1. El nombre del día de la semana

“Llegó el beviernes…”, o “es sanlunes…” ,“no va a llegar porque es lunes…”

Si lo traes en la mente será sencillo que dejes pasar una gran oportunidad en lunes o en viernes.

2. “Al fin tengo tiempo

Ni que fuera tan urgente, hay tiempo…" , "el plazo es hasta mañana a las seis, no hay problema, al fin tengo tiempo…"

Si lo traes en mente seguro dejas todo para el final, seguro llegarás tarde, seguro tendrás muchos pendientes y seguro no cumples con los plazos.

3. "Qué mal estoy"

"No tengo para la rentame están presionando del banco y luego esta gripa, qué mal estoy…"

Si lo traes en mente y vuela la mosca, seguro que estarás peor.

4. “Qué tontos”

“El tonto de Joel dejó la cafetera puesta...”, “Bola de tontos que no valoran el esfuerzo..."

Si lo traes en mente te será complicado entender, comprender por qué los demás no actúan como tú quieres.

A estos cuatro pensamientos le puedes agregar mil más que entorpecen tu reacción frente a un problema.

Cuida el lenguaje de tus pensamientos y tendrás mejores resultados.