De la revista

Las tres claves para vender más

Ofrecer un servicio excepcional es la estrategia más eficaz para conquistar clientes, mantener una relación a largo plazo y lograr que te recomienden.
Las tres claves para vender más
Crédito: Depositphoto.com

Hoy, la competencia en el mercado es una jungla y no bastan los atributos o el precio de tu producto para vender.

Además, ahora los consumidores buscan experiencias de compra. Por eso, la clave está en brindar un servicio al cliente excepcional, haciendo que tu caja registradora suene una y otra vez.

Una excelente interacción con tu cliente puede marcar la diferencia en tu relación a largo plazo con él: seguramente regresará y también generará recomendaciones positivas de boca en boca. Así, tu reputación mejorará y conseguirás que nuevos compradores se casen con tu marca.

1. Contacto directo

Una simple sonrisa puede incrementar tus ventas. Al tener contacto con un cliente, ¡sonríe! Un estudio de la Universidad Estatal de Pensilvania, EE.UU., demuestra que los empleados que sonríen son percibidos como simpáticos, corteses y competentes.

Ponte en el lugar de tu comprador: ¿te gustaría interactuar y comprarle a una persona con una gran sonrisa, dispuesta a ayudarte? Lo más probable es que sí. Por lo que, si tú y tus colaboradores sonríen, tendrán más clientes leales y, por ende, mayores ingresos para tu empresa.

2. Lenguaje corporal

La mayor parte de la impresión que das a una persona es a través de la comunicación no verbal. Esto significa que el lenguaje de tu cuerpo tiene un impacto mayor que tus palabras.

De acuerdo a Tom Hopkins, autor del best seller Cómo dominar el arte de vender (Harper Collins Publishers), el lenguaje corporal puede determinar la calidad de tu servicio y, por lo tanto, la cantidad de tus ventas. El experto en transacciones inmobiliarias recomienda hacer contacto visual con los clientes porque “sin esa conexión, no se podrán hacer ventas”. El contacto visual te permitirá estar atento a lo que tu cliente te expresa y así conocer detalladamente sus necesidades.

Si deseas cerrar un trato, mantén posturas abiertas. Tus brazos deben estar sueltos y deberás mantenerte erguido, pero con naturalidad. Intenta, además, mostrar tus manos. Las personas que manifiestan este lenguaje corporal son percibidas de forma positiva y transmiten mayor confianza. De este modo, será más fácil llegar al feliz desenlace: una venta más.

3. Toque personal

Los clientes necesitan sentirse en las manos de un experto para tomar sus decisiones de compra. Para conseguir la medalla de oro como un gran conocedor en este tema, debes capacitarte y entrenar a tu personal en conocimientos y habilidades para descubrir las necesidades de tus clientes y saber negociar con ellos. Asimismo, cada integrante de tu equipo debe contar con toda la información de los productos y servicios que integran el catálogo de tu negocio.

En pocas palabras, las personas quieren estar cerca de las empresas que les ofrezcan experiencias de compra y piensan en hacer negocio con quienes en verdad estén dispuestos a brindarles su ayuda. Tu actitud, la cortesía y amabilidad con la que trates a un cliente, así como tu profesionalismo, repercutirán directamente en más ingresos para tu compañía.