Finanzas personales

La metáfora del árbol

Si la sigues al pie de la letra, esta metáfora te ayudará a tener tus gastos controlados.
La metáfora del árbol
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Muchas personas tienen problemas económicos porque no tienen conceptos básicos de finanzas personales.

En algunos de mis cursos utilizo una metáfora para enseñarles cómo mantener a raya los gastos y evitar las deudas. La he llamado la metáfora del árbol y es tan simple como se lee.

Con este ejercicio también la utilizarás para mantener alejados los gastos de tu vida.

En este momento, traza un árbol con estos componentes:

  • Raíces
  • Tronco
  • Ramas

No incluyas hojas ni aquella casita que muchos suelen agregar como fondo, sólo esboza esos elementos.

En las raíces, coloca los ingresos mensuales que ahora percibes. A cada raíz le corresponde un ingreso. No pongas números, simplemente escribe el concepto por ingreso.

Si recibes un sueldo mensual, coloca “sueldo” en una raíz, si trabajas también como profesional independiente en algunos proyectos, coloca “proyecto x” en otra y sigue así con todos tus ingresos.

Ahora ve a las ramas. Coloca en cada rama un egreso.

Aquí colocas todo lo que pagas mes con mes: el recibo de teléfono, el de la luz, la gasolina, la salida al cine y cualquier gasto que tengas.

Cuando hayas hecho esto, es momento de analizar este árbol.

¿Tienes más raíces que ramas? Si es así, estás haciendo un buen trabajo y dudo que te falte dinero cada mes.

Desafortunadamente la mayoría de personas tiene más ramas que raíces, por eso tiene problemas económicos.

Un árbol que tiene más ramas que raíces, va a caer en cualquier momento, porque el peso de su parte superior vencerá a las débiles raíces que tiene.

Este árbol no resistirá ninguna ventisca. En cambio un árbol con muchas raíces resistirá el peso de muchas ramas y estará erguido ante cualquier vendaval.

¿Te das cuenta? Muchos tienen problemas económicos porque tienen más ramas que raíces, entonces cualquier viento los derribará.

La mayoría de personas comienza a adquirir compromisos de pago cuando tiene un ingreso. Para muestra, una joven que llamaré Juanita.

Ella terminó la universidad y de inmediato buscó empleo. Lo consiguió y después de su primera quincena, contrató televisión por cable, adquirió una televisión en pagos mensuales y fue a una tienda departamental a solicitar una tarjeta de crédito para llevarse ropa.

Mes con mes, Juanita pagaba con su único ingreso esas deudas. Como estaba confiada, sacó más crédito. Pronto su único ingreso era insuficiente para pagar todas las deudas que tenía.

Las ramas se multiplicaron. La única raíz que tenía su árbol no resistió tanto peso y Juanita ahora anda escondiéndose de sus acreedores, que le llaman por teléfono hasta en su oficina para reclamarle el pago. En lugar de enfocarse en construir más ingresos, busco gastar.

Ahora que tienes este concepto del árbol, busca cómo dotarlo de más raíces y cómo podar esas ramas innecesarias que tiene.

Recuerda, si tienes más raíces que ramas, resistirás cualquier huracán de problemas.

"Si quieres ser pobre, gasta más de lo que ganas".