Hide this Looking for English Content? Click here

5 maneras fáciles de mitigar la sobrecarga de trabajo en tus empleados

¿Tus colaboradores están trabajando por largas horas? Disuádelos de que esta es la manera de salir adelante
5 maneras fáciles de mitigar la sobrecarga de trabajo en tus empleados
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Todo mundo quiere un equipo de empleados que trabajen duro, personas que lleguen cada día enfocadas y listas para afrontar todo lo que se les presente.

Sin embargo, hay una línea delgada entre productividad y agotamiento. Y esa línea se cruza cuando los empleados creen que tienen que trabajar por largas horas. Así que ellos continúan incluso cuando el día laboral ha terminado.

Esto es más común de lo que nos damos cuenta. El reporte State of Enterprise Work de Workfront, en 2015, estudió las horas laborales de más de 600 empleados. Sorpresivamente, la razón número uno (52 por ciento) por la que los empleados trabajan horas extras no es para ponerse al día con las tareas, sino para continuar.

¿Por qué los trabajadores sienten esa necesidad de trabajar más horas innecesariamente? ¿Qué es lo que piensan que se espera de ellos? ¿O están tratando de evitar hundirse por el trabajo?

Tal vez la mejor pregunta es: ¿Por qué los gerentes permiten esto?

Los grandes gerentes deberían crear un ambiente en el que los empleados se sientan apreciados por el trabajo que hacen, en vez de creer que necesitan hacer más y más. El último escenario, en la superficie, puede parecer una gran cosa, conduce a los empleados a sentirse agotados y frustrados.

Así es como los gerentes pueden crear un ambiente donde los empleados no sientan la necesidad de sobrecargarse de trabajo:

1. Emplea maneras transparentes de medir el progreso

La verdad del asunto es que la mayoría de los empleados incluso no saben lo que se espera de ellos en el trabajo. En una encuesta de Gallup de 2015 a 2.2 millones de empleados, el 50% de los encuestados no pudo responder con entera claridad sobre lo que necesitaba exactamente para complementar su rol.

Cuando hay esta cantidad de incertidumbre es comprensible que los los empleados empiecen a adivinar lo que es “suficiente”. Inseguros de si están haciendo todo lo que se espera, los empleados comenzarán a clavar en la única cosa que ellos pueden medir con certeza: las horas extras.

Los gerentes que ponen metas claras a sus empleados, sin embargo, les dan "marcadores de millas" para trabajar hacia ellas cada día. Ten una discusión con tus empleados sobre lo que se espera y cómo se medirá el progreso.

De esta manera, sabrán si la calidad de su trabajo es como se necesita o si de hecho son necesarias un poco de horas extras.

2. Da una retroalimentación con una carga de trabajo razonable

Los gerentes no siempre están tan en sintonía con las tareas cotidianas de sus equipos como debería ser. Sin embargo, pedir a los empleados retroalimentación sobre su carga de trabajo podría ser una solución simple a este problema, aunque pocos gerentes realmente lo hacen.

Así que es recomendable tener registros regulares sobre cuánto tiempo toman las tareas y por qué, para entender mejor lo que esperamos de nuestros empleados. Pregunta sobre puntos de dolor que enfrentan y lo que puede estar ralentizándolos.

Si es posible haz sugerencias para ayudarlos a trabajar más eficientemente. Pero, si no es posible, ajusta las fechas de entrega y las expectativas para ser más razonable.

3. Reconoce incluso los pequeños logros

Imagina un empleado que llega a la oficina a hacer su trabajo todos los días, pero nadie nunca reconoce que trabaja duro. Con ganas de ser apreciado, el empleado entonces comienza a trabajar más y más horas con la esperanza de obtener reconocimiento.

Exhausto cuando el reconocimiento por fin ocurre, el empleado siente que su esfuerzo no valió la pena.

Eso es lo que pasa cuando los gerentes fallan regularmente en reconocer los logros de los empleados. Y realmente no hay excusa ahí, especialmente teniendo en cuenta las muchas herramientas fáciles de usar que están disponibles.

Una de estas herramientas es Hoopla, la cual permite a los gerentes celebrar incluso los pequeños logros. Cuando los empleados alcanzan sus metas, son premiados, y sus éxitos son compartidos con el equipo entero. En vez de sentirse que necesitan trabajar hasta morir para ser tomados en cuenta, los empleados se sienten motivados por el estímulo de sus gerentes.

4. Desalienta el martirio del trabajo

En años recientes, un nuevo fenómeno está ocurriendo: el martirio del trabajo. Esos son los empleados que renuncian a sus vacaciones y tiempo personal para trabajar porque creen que eso los hace indispensables.

De acuerdo con una encuesta de GfK de enero a febrero de 2016 a 5,641 trabajadores americanos, el 39% quería ser visto por su jefe como un mártir del trabajo, y eso no debería ser.

Hay que poner un alto a esta tendencia animando -incluso rogando- a los empleados a tener un balance entre su vida y trabajo. Estar sobrecargado de trabajo no es lo que hace a un gran empleado. Recuerda al equipo eso. Si ven que todavía son respetados y valorados como empleados cuando trabajan las horas normales, sentirán menos presión de dedicarse a una jornada de trabajo excesiva.

5. Pon un buen ejemplo

Es uno de los básicos de liderazgo de negocio: guiar con el ejemplo. Si los empleados ven que su gerente trabaja hasta tarde, será más probable que ellos lo hagan también.

Sé un gerente que señale a los empleados que la empresa valora a la persona y su ética de trabajo.

Si los empleados quieren ganar una posición gerencial, asumirán que eso es lo que se espera.

En vez de eso, toma descansos. Trabaja horas razonables. Ve de vacaciones. No hay nada bueno en encontrar empleados con sobrecarga de trabajo, lo mismo para los gerentes.