My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

Consultoría

¿Haces o sólo sueñas? 6 preguntas para saberlo

Siempre será más fácil soñar en ese espacio exitoso pero nunca en lo que hay entre el negocio y el éxito. Aquí te dejamos una guía para reflexionar.
¿Haces o sólo sueñas? 6 preguntas para saberlo
Crédito: Depositphotos.com

Por Verónica Madrigal

Cuando estamos arrancando un negocio es muy fácil caer en esa situación de soñar más que de actuar, es decir, le platicamos a todos hacia dónde vamos y qué lograremos, pero eso en sí parece ya un placebo y a veces se queda ahí, sólo en palabras.

Siempre será más fácil soñar e imaginarnos en ese espacio ya exitoso, pero nunca pensamos en lo que hay en medio en un negocio y el éxito del mismo.

En México, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), existen alrededor de 4 millones 15 mil unidades empresariales, de las cuales 99.8% son PYMES que generan 52% del Producto Interno Bruto (PIB) y 72% del empleo en el país.

Estas empresas somos nosotras, seremos “mini” pero ya generamos movimiento en ventas, proporcionamos trabajo a nuestros proveedores o ayudantes y esto es importante.

Muchas veces como son proyectos “mientras” salgo de un apuro o por hobby, lo dejamos ahí para que crezca solo o muera. A veces es un poco más complejo y la familia completa está en el negocio. En este caso es difícil cambiar la visión de todos los integrantes para invertir en innovación o mejora tecnológica, ya que como se hacen las cosas hasta ese momento se han hecho siempre. Esto hace que la empresa muera por obsoleta o competencia mejor preparada.

Debemos dejar de pensar en el pasado o sólo soñar hasta dónde podemos llegar, se trata de hacer.  Si ya hemos invertido nuestro tiempo en  validar un negocio, ¿por qué no llevarlo hasta su éxito? Aquí les dejo una mini guía para reflexionar:

1.    De lo que le platicas a tus amigos ¿cuánto realmente estás poniendo en acción? Analiza qué platicas y qué tanto haces realmente de ello.

2.    Según la etapa en la que te encuentres, ¿te has planteado metas? ¿cuántas metas de las que te planteaste has logrado? Si realmente quieres avanzar, debes tener claro hacia dónde vas. Las metas a corto, mediano y largo plazo serán tu guía para realizar acciones.

3.    La identidad y comunicación  de tu marca debe ser clara. ¿tienes sesiones profesionales de tu producto o servicio? ¿tienes ya una marca desarrollada? Toda la comunicación debe ser profesional, con la posibilidad de exportarse. Olvida diseños hechos en Power Point, en el familiar que sabe dibujar o cliparts. Contrata e invierte en profesionales para que te diseñen una identidad acorde al alcance de tu proyecto.

4.    ¿Tienes contratos con tus proveedores? Sucede muy seguido que tu tienes una gran idea y quién te lo materializa se siente con el derecho sobre el producto por haberlo confeccionado. Procura dejar  clara la comunicación con ellos desde el día uno. Contratos de exclusividad y producción dejará claro al proveedor hasta donde llega su derecho y si puede o no mostrar el producto que te está desarrollando.

5.    Si eres una marca que ofrece un producto, procura tener algo producto. No producirás si estás arrancando como una marca internacional, pero tampoco puedes tener tus redes sociales o página web con fotografías de productos que no tienes para vender. Salvo que tu modelo de negocio sea sobre pedido, ahí debes tener buen control sobre la producción para que puedas asegurar una fecha de entrega.

6.    Tú vendes tu marca, no te descubren. ¿Cuándo fue la última vez que asististe a un evento relacionado con tu marca? Las oportunidades no llegan solas, debes salir, ser tu propia RP durante tu emprendimiento. Asistir a eventos en donde tu servicio o producto pueda funcionar. ¿Qué mejor persona para hablar de su marca si no es la misma creadora?

Si de estos puntos la mayoría sólo has pensado en hacerlo, sigues en esa etapa soñadora. Se trata de disfrutar tu proyecto, pero también de tomarlo en serio para que todo se materialice.

¿Qué otra actitud ociosa has detectado a la hora de emprender?