Hide this Looking for English Content? Click here

Preparación para el parto y lactancia a domicilio

Preparación para el parto y lactancia a domicilio
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares
¿Por qué?

Una de las tendencias que más fuerza ha cobrado entre las jóvenes parejas es el parto naturalizado. Un parto humanizado es aquel en el que tanto la madre es quien decide cómo llevar a cabo su parto de manera informada y con la plena consciencia de que no se trata de una enferma, sino de una mujer sana que no requiere medicamentos o procesos quirúrgicos de más.

En México, la cesárea es una de las prácticas más recurrentes en hospitales públicos y privados. De acuerdo con el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), en el país la cantidad de cesáreas que se practican es tres veces mayor a la recomendada por la Organización Mundial de la Salud. Esto coloca a México como el cuarto país que más recurre a esta intervención.

A consecuencia de ello, el parto humanizado se volvió una opción por demás atractiva para las futuras madres pues es lo opuesto a un parto medicalizado, en el que la tecnología y los medicamentos sustituyen la fisiología de la mujer y llega a poner en riesgo la salud de la mujer y del recién nacido.

Desde tomar la decisión de cómo dar a luz (ya sea en casa, con ayuda de una “comadrona” o en agua, por ejemplo), cuidados pos parto, el amamantamiento del bebé y hasta técnicas para interpretar el llanto del neonato, el parto humanizado ya es considerado una buena opción de emprendimiento.

¿Cómo?

Este emprendimiento se recomienda para quienes tienen una formación profesional y certificada en ginecología pues se requiere de un conocimiento pleno de la fisonomía femenina para evitar poner en riesgo a la madre. Esto también facilitará la selección del personal que integrará el equipo de trabajo (enfermeras, matronas, pediatras, nutriólogos, especialistas en el cuidado de recién nacidos e incluso psicólogos para el tratamiento de depresión pos parto).

El servicio consiste en acudir al domicilio de la futura mamá para darle clases de respiración y meditación. Si así lo desea, se pueden impartir rutinas de yoga para embarazadas y complementar la atención con planes de alimentación. También se deben contemplar clases de técnicas para cargar, arrullar, cambiar y alimentar al bebé, así como clases de cocina para preparar papillas de acuerdo con la edad del niño.

La recomendación es que busques alianzas con clínicas especializadas en partos humanizados para canalizar a la madre a fin de que durante el parto esté monitoreada y en un ambiente seguro y controlado por profesionales en la materia.

Ejemplos de éxito

En Puerto Rico

Parto y Lactancia con Maritza Medina