My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

Cómo invertir en una startup y volverte socio

Crowdfunder y Play Business son dos plataformas en México que ayudan a los emprendimientos a obtener inversión y ofrecen acciones como recompensa.
Cómo invertir en una startup y volverte socio
Crédito: Depositphotos.com

Levantar financiamiento es una de las fases críticas en el desarrollo de todo emprendimiento. Sin dinero no hay proyecto y para conseguirlo, los emprendedores tienen que mostrar una idea sólida y profesional para ganarse la confianza de los fondos de inversión.

Pero las nuevas tecnologías abren también más posibilidades para financiar tu startup, dejando de depender sólo de la decisión de los fondos de inversión y acudiendo también a lo colectivo con el equity crowdfunding, una forma en la que la recompensa no está en los productos, sino que la empresa ofrezca acciones a quienes apostaron por su proyecto.

“El equity crowdfunding es una manera de democratizar las inversiones haciendo que cualquiera, desde su computadora, pueda invertir en empresas en etapas tempranas”, explica Ricardo Elizondo, director de Crowdfunder en México, un sitio en el que las compañías pueden publicar este tipo de fondeos desde inicios del año pasado.

¿Cómo obtienes el financiamiento?

El funcionamiento, según explica Elizondo, es sencillo. Por un lado, los emprendimientos que quieran fondearse en Crowdfunder deben de pasar una serie de filtros para garantizar que se trata de proyectos “bien armados y confiables” para los inversionistas. “Estamos trabajando muy duro en subir proyectos de gran calidad y sólidos”, añade.

Una vez que se han cumplido una serie de requisitos, los proyectos se publican en la web durante 6 meses para conseguir el financiamiento deseado a través de pequeños inversionistas, a quienes la startup puede ofrecer un máximo de 99 participaciones en su capital, en otras palabras, 99 acciones.

“Levantar uno o dos millones para una startup es muy complicado. En cambio, si divides es capital en 99 tickets de 20,000 pesos cada uno es mucho más sencillo”, explica Elizondo, quien es además director del fondo Ideas y Capital.

Y así lo hizo la compañía Novelistik, una plataforma tecnológica en la que sus usuarios pueden leer y escribir novelas para compartirlas con el resto de la comunidad. Tienen unos 65,000 seguidores en Facebook y 30,000 usuarios suscritos. Además, Novelistik también es una editorial, ya que algunos de los libros que se han escrito han sido publicados en formato físico.

Mediante el equity crowdfunding, la compañía fue capaz de conseguir 850,000 pesos aportados por 33 socios. “Para nosotros este sistema era clave para diversificar nuestras formas de financiamiento”, comenta Alberto Lujambio, director de operaciones y uno de los creadores de Novelistik.

La firma, que busca revolucionar la industria editorial a nivel internacional, cuenta con un financiamiento superior a los 4 millones de pesos, por lo que el capital obtenido a través de Crowdfunder representa menos del 25%.  

Para Lujambio, el éxito de para conseguir la confianza de los pequeños inversionistas, que aportaron un promedio de 25,000 pesos por persona, fue una campaña de comunicación “muy divertida” en la que dejaban una pregunta abierta a los fondeadores: ¿qué hubiera pasado si hubieras invertido en Youtube o en Spotify en la etapa en la que se encuentra Novelistik? 

“Un fondo ve 1,000 empresas en etapas tempranas y elige uno o dos, mientras que de esta manera optas a obtener el mismo capital pero de muchas personas”, indica el director de operaciones de Novelistik, firma que también cuenta con el apoyo de librerías Gandhi entre otros grandes inversionistas, quien se muestra muy satisfecho con el equity crowdfunding debido al “engagement” que genera con los nuevos socios.

“Al convertirse en accionistas y, por ello, propietarios de la empresa, los fondeadores se convierten en prescriptores del producto, algo que en etapas tempranas es extremadamente importante”, comenta Elizondo, quien además es socio de Crowfunder en EU, un mercado donde este sistema de financiamiento está muy extendido.

Un mercado de 35,000 millones de dólares

Según la web especializada Crowd Expert, el mercado global del crowdfunding en 2015 representó unos 35,000 millones de dólares (mdd), de los que la versión equity levantó 2,500 mdd. Crowdunfer, en su versión estadounidense, ha levantado más de 200 mdd en los dos últimos años, mientras que la versión mexicana en un año ha conseguido 92 inversionistas para cuatro proyectos por un valor cercano a los 10 millones de pesos (casi 500,000 dólares)

“En México el equity crowdfunding aún está en fase temprana, pero hay cada vez vemos más gente interesada en participar en el ecosistema emprendedor y esta es una manera”, señala el director de Crowdfunder, compañía que a, cambio de conseguir este financiamiento, cobra un 5% del capital levantado y 10% de las acciones del levantamiento.

Además de Crowdfunder, los emprendedores mexicanos que busquen capital para sus startups a través de la Red, también pueden acudir a Play Business, la primera empresa dedicada al equity crowdfunding en el país y nacida en 2013.

Play Business tiene más de 15,000 usuarios activos y aseguran haber fondeado más de 50 startups, consiguiendo un capital superior a los 50 millones de pesos. Crowdfunder y Play Business tienen diferentes políticas y maneras de funcionar, pero al final del día son dos nuevas herramientas que están revolucionando la forma de conseguir financiación para emprendedores.

Después del caso de fraude de Foodies por valor de un millón de pesos a finales del año pasado, la confiabilidad de las plataformas de crowdfunding se ha visto dañada en México. Sin embargo, el flujo de dinero hacia estos sistemas online se ha mantenido y, al igual que ocurre en el resto del mundo, se espera un mayor desarrollo de esta industria en el país y a nivel global.

Para Elizondo es fundamental para que la industria del crowdfunding siga creciendo en México garantizar, de nuevo, la seguridad y confiabilidad de los proyectos; y, por otro lado, que los legisladores realicen una “regulación coherente y concreta”.

El otro reto es conseguir una mayor educación financiera en el país que resulte en mayor seguridad de las personas a la hora de invertir. “Para que continuemos creciendo, es necesario asegurarnos que los inversionistas conocen los riesgos y aprendan a evaluar mejor las variables de éxito o de fracaso de un proyecto”, afirma.