Hide this Looking for English Content? Click here

El ABC para empezar a trabajar como sociedad

Te decimos cuáles son los puntos que debes considerar para constituir legalmente este modelo para emprender.
El ABC para empezar a trabajar como sociedad
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Por José Antonio Manzanero Escutia

Presidente del Colegio Nacional del Notariado Mexicano

Si tienes la inquietud de emprender o iniciar un negocio propio, la elección del tipo de empresa que vas a constituir es clave para el éxito del mismo. Por ello, la ley prevé diferentes tipos de sociedades para permitir que los empresarios operen en el formato que más les convenga de acuerdo con sus actividades.

En términos jurídicos una sociedad se define como una persona moral, formada por dos o más personas, que persiguen fines comunes, con un objeto determinado, es decir, que produce algún tipo de bien, lo comercializa o desarrolla actividades profesionales de cualquier tipo; asimismo, tiene derechos y obligaciones. Como excepción puede constituirse una Sociedad por Acciones Simplificada con un solo socio persona física.

Aunque para un emprendedor es todo un desafío constituirse como empresa, ya que con ello se adquieren obligaciones legales, fiscales y laborales, es verdad que operar como una empresa legalmente constituida te permitirá calificar como sujeto de crédito, emitir comprobantes fiscales, relacionarte con otras empresas y con clientes sin restricciones y producir, comercializar y promocionar tus productos y servicios sin riesgos.

El primer paso para lograr este proceso con éxito es definir qué tipo de empresa te conviene más y las posibilidades de los tipos de capital. Las dos más comunes, que en ambos casos puede adoptarse la modalidad de capital variable, son:

  •  Sociedad Anónima (S.A)
  • Sociedad de Responsabilidad Limitada (S.R.L.)

Previo a decidir el tipo de empresa a constituir es importante que recibas asesoría de un experto que, en este caso, es el notario, así podrás informarte de las ventajas que tiene cada empresa para tu negocio, así como las implicaciones fiscales y legales que los socios adquieren en cada uno de los casos.

De hecho, el notario público es la persona que dará fe pública de la constitución de la sociedad a través de la redacción de la escritura constitutiva, en la cual se definirá el tipo de sociedad que se formará y en la que quedarán definidos aspectos como:

  • Capital de la empresa y su distribución entre los socios.
  • Objeto de la sociedad.
  • Número de socios y nacionalidad de los mismos.
  • Forma de administración de la sociedad, ya sea por un administrador único o un consejo de administración.
  • Quién será el apoderado de la misma, entre otros requisitos que marca la ley.

El notario además:

  1. Presentará una solicitud ante la Secretaría de Economía, en la que se propongan varias razones sociales o denominaciones de la sociedad, para que esa Secretaría confirme cuál de ellas está disponible.
  2. Registrará la escritura en el Registro Público de Comercio.
  3. Podrá realizar el alta de la empresa ante la Secretaría de Hacienda (SAT), en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC).

El trámite ante notario para la constitución de una sociedad es rápido y accesible. El Colegio Nacional del Notariado Mexicano te recomienda acercarte a tu notario de confianza, quién te dará asesoría gratuita para que tomes las mejores decisiones respecto a tu negocio.

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.