Sismo Septiembre 2017

Los héroes que levantarán a México

El sismo del 19 de septiembre detonó la participación y la solidaridad de todos los mexicanos. Y en medio de la emergencia surgieron emprendedores sociales que están auxiliando a los damnificados mientras concluye la reconstrucción.
Los héroes que levantarán a México
Crédito: Isaac Alcalá / Entrepreneur en Español
15+ min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

*Con información de Yanin Alfaro

Fue un día como cualquier otro, Alicia Acosta no imaginaba que su vida cambiaría. Eran las 13:14 del 19 de septiembre del 2017, Alicia preparaba el almuerzo en su casa cuando el piso empezó a brincar. En ese momento su hijo la alertó del temblor. “De inmediato empezaron a caer los pedazos del techo”, recuerda la mujer de 73 años, originaria de Colombia.

Estaba en el primer piso de un edificio de siete niveles en la calle Palenque, muy cerca del Parque de los venados en la Ciudad de México. Ahí vivía con dos de sus hijos y su nieto desde hace dos años. Llegaron a la capital mexicana porque su hija obtuvo un contrato de trabajo en el 2007.

El edificio se estremeció con el sismo de 7.1 grados de aquella tarde, y de no haber salido a tiempo, Alicia y su hijo hubieran resultado heridos. El departamento quedó destruido. “No sabíamos que éramos felices ahí hasta que lo perdimos todo” dice Alicia, “es como si te quedaras sin pasado, sin los recuerdos de otras generaciones y de tus hijos. Esas cosas nunca las vamos a recuperar”.

Y es que a todos nos tomó por sorpresa. Nadie suponía que a dos horas de haber realizado un simulacro y en la misma fecha en que la Ciudad de México fue azotada por el terremoto de 1985, iba a ocurrir otro sismo que acabaría con la vida de más de 350 personas, según datos de la Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Foto: Cortesía / Entrepreneur en Español

Señales de colapso

Al igual que Alicia, más de 250,000 personas perdieron su casa a consecuencia del sismo del 7 y 19 de septiembre, dejando más de 155,000 viviendas afectadas y de las cuales 33,000 son pérdida total, según cifras oficiales de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu). Los estados más afectados son Oaxaca, Morelos, Estado de México, Guerrero, Puebla y la Ciudad de México.

Desde entonces, Alicia y los vecinos no han podido regresar a su vivienda. El arrendador ha dicho que no puede hacer nada para reparar las pérdidas de los inquilinos, y ahora el edificio está acordonado con una cinta amarilla en espera de una revisión exhaustiva de protección civil. Sin embargo, necesitan recuperar los documentos que comprueban su domicilio para solicitar la ayuda de 3,000 que les brinda la delegación Benito Juárez, en donde se ubica el inmueble.

Tras el temblor, Alicia y su familia peregrinaron en casa de amigos, mientras conseguían una casa en Querétaro, donde no se sienten los temblores, afirma. Decidieron pagar una mudanza de 50,000 hacia la capital queretana. Este será el paliativo que cure el estrés postraumático que no deja dormir a Alicia, ni le permite tener tranquilidad en ningún momento del día.

Vencer la crisis del sismo

Pero la emergencia del sismo también activó la participación y la solidaridad de todos los mexicanos. Fueron especialmente los jóvenes quienes tomaron la iniciativa de levantar a México en el momento más grave de la crisis. Recogieron escombros, alzaron el puño para dar una esperanza de vida, llevaron agua y comida al desconocido, y estrecharon sus manos para salvar la vida del prójimo.

De forma paralela, surgieron soluciones creativas e innovadoras que facilitaron las labores de rescate y el apoyo a los damnificados. Este es el caso de Alexia Ulibarri, diseñadora mexicana de moda, que tuvo la idea de equipar chalecos con focos led para que los rescatistas pudieran ver entre los escombros. Por su parte, Eduardo Higareda creó Cómo Ayudar, un sitio web para indicar cómo y en dónde ayudar desde cualquier parte del país o incluso desde el extranjero.

Para la siguiente etapa después del sismo, la de reconstrucción, cinco emprendedores sociales decidieron anticiparse y aportar sus métodos y procesos creativos para apoyar a las familias que perdieron su casa, que fueron afectadas por el servicio de agua, y que necesitan recuperar su estabilidad emocional.

Foto: Cortesía / Entrepreneur en Español

Refugio de vida

Marcela González recibió la noticia del sismo en medio de una junta de trabajo en Monterrey. Se enteró a través de un chat grupal en donde su familia decía que había temblado y que estaban a salvo en la Ciudad de México. Pero fue hasta el día siguiente cuando decidió poner en marcha su proyecto de tesis para darle refugio a los damnificados que habían perdido su hogar.

Se trata de una vivienda emergente hecha de madera triplay, con recubrimiento exterior de plástico corrugado, para seis personas y armable en menos de tres horas sin usar herramienta. Cuenta con una base reticular para instalarse en superficies de concreto o tierra. Marcela asegura que es resistente a la intemperie, e incluso a los sismos y que puede durar hasta dos años.

“Nuestro objetivo fue crear una vivienda emergente de fácil y rápida construcción y sobre todo digna para las personas que han perdido su hogar después de un desastre natural”, dice Marcela, quien diseñó esta solución junto con Andrea Leal, Ana Martínez y María Cantú al concluir sus estudios en diseño de interiores en la Universidad de Monterrey.

Cuando su esposo le propuso donar este diseño, Marcela aceptó de inmediato. “Empezamos a buscar donadores de materiales y cortes para poder hacer las primeras viviendas”. El primer paso fue crear una página de Facebook, publicar fotos del diseño, y pedirle a sus fans que apoyaran la propuesta. Así fue como surgió VI.DA. “Recibimos cientos de mensajes de personas dispuestas a apoyar en la forma que fuera posible”, relata.

Hasta ahora, Marcela ha logrado sostener la iniciativa a través de donaciones monetarias, en especie y con más de 200 voluntarios que participan en la Ciudad de México, Chiapas, Oaxaca y Puebla. Las viviendas se encuentran en proceso de fabricación y la meta es construir la mayor cantidad posible dependiendo del apoyo que reciba VI.DA. Además, los planos están disponibles para que cualquier taller de corte pueda fabricar estas casas.

Aunque la emprendedora revela que no ha sido fácil el desarrollo de esta  iniciativa, está convencida de llevar a VI.DA. al siguiente nivel una vez que se alivien los efectos del sismo. “Nuestro objetivo a mediano plazo es convertirla en una asociación civil dedicada a proveer una vivienda digna a las personas que pierden su hogar en un desastre natural”.

¡Échale México!

Cuando Francesco Piazzesi se dio cuenta de que el sismo había dejado sin hogar a miles de personas de bajos recursos, tuvo la idea de lanzar el programa social ¡Échale México! para reconstruir las viviendas afectadas por los sismos recientes. Es una iniciativa de Échale a tu casa, una empresa mexicana fundada por Francesco que impulsa el desarrollo social y sustentable de las comunidades marginadas en México a través de la autoconstrucción de vivienda asistida.

¡Échale México! busca recibir la mayor cantidad de donaciones de ecoblock, que es un bloque de tierra inerte, cal y arena compactado a presión para la construcción de estas casas. El fundador explica que los damnificados participan en la producción de este material y en la edificación de su vivienda, de tal forma que se generan empleos. “El damnificado no paga el material ni la mano de obra. También está contratado para construir su hogar”, agrega.

Incluso los materiales de construcción industrializados como cemento, varillas, o tinacos, se compran en las casas de materiales de la localidad. La idea de Échale a tu casa también es reactivar la economía que dejó fracturada el sismo del 7 y 19 de septiembre. De hecho, en el proceso de construcción no participan voluntarios, “sería quitarle el trabajo a alguien que lo necesita en la comunidad” dice Francesco.

Gracias a este programa, 600 damnificados en pobreza tendrán una vivienda nueva en los próximos meses. Esa es la meta que se ha puesto Échale a tu casa en la etapa de reconstrucción. Las primeras 100 casas ya se están construyendo en la localidad de Huamúchil en Oaxaca y en San Simonito en el Estado de México, en donde ya inició la producción de materiales.

Para mantener activo el programa, Échale a tu casa recibe donativos en efectivo “destinados a la producción de los ecoblocks y la mano de obra para que los damnificados produzcan el material para construir su vivienda”, puntualiza Francesco. Cada donativo de 10 pesos equivale a un ecoblock, y para construir una vivienda se necesitan 2,200 ecoblocks. El resto de los recursos se obtienen de alianzas con empresas, instituciones y organizaciones como Fundación Azteca.

Después de que Échale a tu casa concluya las obras en esta etapa y las comunidades afectadas logren sobreponerse a la crisis que dejaron los temblores, Francesco planea crear un financiamiento de vivienda exclusivamente para la Base de la Pirámide (BoP). El reto es que “la gente tenga acceso a un crédito con tasas igual de competitivas que las de la banca comercial”, dice el fundador, “y generar una cultura patrimonial en México”.

Foto: Cortesía / Entrepreneur en Español

Tu botella es mi ladrillo

¿Cuántas botellas de PET tiraste a la basura la semana pasada? ¿Qué tal en lo que va del año? La realidad es que México consume alrededor de 700 toneladas de estos envases anualmente, según el organismo ambiental ECOCE. Con esa cantidad de botellas, hoy podríamos construir aproximadamente 350 casas de 72 m2 para las personas que perdieron su hogar a consecuencia de los sismos.

Esa es la propuesta de VIEM (Viviendas Emergentes), una iniciativa fundada por Vanessa Rendón y David García, arquitectos queretanos, para apoyar en la etapa de reconstrucción. La idea de construir casas de PET, surgió en medio de la emergencia del sismo del 19 de septiembre, cuando nadie había pensado en el destino final que tendrían todos los envases de plástico acumulados en los centros de acopio. “Era una cantidad impresionante”, dice Vanessa.

Estas viviendas emergentes son como una casa tradicional, pero totalmente sustentables. Las botellas ocupan el lugar de los tabiques, se rellenan de tierra y se pegan con cemento. Se edifican sobre suelo firme, con muros sólidos y acabados comunes. Incluso son resistentes a los sismos y más económicas por utilizar recursos naturales.

Al ver que era una incontable cantidad de botellas, formaron un grupo de voluntarios para recolectarlas inicialmente en las brigadas y en lugares donde llegaban los víveres, después habilitaron depósitos en varias zonas de la Ciudad de México, Querétaro y Estado de México. “Creímos que donarían muy pocas botellas, y de pronto llamaban empresas para donar todo su PET”, recuerda Dafne, miembro del equipo de VIEM.

Recibieron apoyo de empresas como Coca Cola, Liverpool, Nestlé y Zoé Water, y sumaron esfuerzos con la fundación Liderazgo Joven para crear la campaña Reconstruir México que estima restaurar de manera sustentable, innovadora y transparente las viviendas que fueron devastadas. El proyecto será financiado a través de una campaña de crowdfunding de donación con tecnología blockchain para transparentar el uso de los donativos que reciba.

Por ahora, las primeras casas de PET podrían construirse en el estado de Oaxaca. Y una vez que VIEM logre su cometido y se alivien los efectos del sismo, el plan para esta iniciativa, dice Vanessa, es consolidarse como una asociación civil para brindar una vivienda a las personas que pierdan su casa en desastres naturales, y para apoyar a las comunidades que viven en pobreza extrema.

Agua para todos

Uno de los problemas más graves que provocaron los sismos en las comunidades rurales, fue la afectación de la infraestructura de los sistemas de agua. Esto intensificó los problemas de saneamiento y mala calidad de agua, y de no ser atendida la situación, podría aumentar la incidencia de enfermedades como la diarrea y el cólera por la filtración de bacterias en las tuberías.

Ante esta situación, Fermín Reygadas, director y cofundador de Fundación Cántaro Azul, decidió instalar sistemas para desinfectar el agua en lugares estratégicos como albergues, espacios comunitarios, comedores y escuelas en las comunidades más afectadas. “En una etapa de emergencia es difícil proveer estos sistemas en cada hogar, el costo es muy elevado y la cobertura sería muy limitada”, explica Fermín.

Hasta ahora, Fundación Cántaro Azul ha instalado más de 15 sistemas de agua en Oaxaca y en Morelos, con apoyo de aliados como la marca Rotoplas y empresas que han facilitado los insumos con esquemas de compra de 2x1, además de donativos en especie y en efectivo de la propia sociedad. La meta es, dice el fundador, “brindar estos servicios en 100 puntos comunitarios para beneficiar hasta 20,000 personas”.

Fermín adelanta que la fundación también planea atender las necesidades de saneamiento en conjunto con el Programa de Reducción de Riesgos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), con Unicef y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Además, está en busca de alianzas con organizaciones locales en las comunidades afectadas para darle seguimiento a las soluciones de agua, mejorar la infraestructura y lograr que perduren.

El equipo de Fundación Cántaro Azul seguirá innovando en soluciones de agua y llevando más sistemas de tratamiento a las comunidades que viven en una situación vulnerable. La motivación para seguir adelante con esta iniciativa, dice Fermín, es la satisfacción de generar un impacto positivo en la sociedad y la gratitud que reciben de las personas beneficiadas cuando logran transformar su vida.

Jugar para sanar

Educación para Compartir es otra de las empresas sociales que se puso al servicio de la comunidad para ayudar en la etapa de reconstrucción. Su apoyo va dirigido a las niñas y niños que estuvieron expuestos a los efectos de los sismos y que podrían ser susceptibles de presentar afectaciones en su salud emocional y desarrollo personal.

Para prevenir esta situación, la empresa realiza programas educativos lúdicos en albergues de las zonas afectadas, con el fin de que los infantes sigan disfrutando su niñez, no decaiga su ánimo y la crisis no interfiera en la convivencia social. El modelo está sustentado en el aprendizaje significativo, “con la premisa de escuchar y tomar en cuenta lo que los niños piensan, sienten y pueden hacer para convertirse en agentes de cambio”, dice Gabriela Lozano, directora de operaciones.

Se trata de una metodología lúdica basada en juegos cooperativos, como las traes, stop o encantados, pero con contenido educativo. Con estas actividades, las niñas y niños trabajan en equipo, con igualdad de género, tolerancia, respeto, empatía y responsabilidad. Y al final de cada juego, contestan preguntas de reflexión para manifestar sus inquietudes. “Todos los temas están guiados por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (OSD) de Naciones Unidas”, apunta Gabriela.

Hasta ahora, más de 100 niños han participado en estas actividades en los albergues de San Gregorio en la delegación Xochimilco y también en la delegación Cuauhtémoc de la Ciudad de México, aunque estiman llegar a otros estados afectados como Oaxaca. Es una forma de hacerlos sentir seguros para superar la crisis del sismo y fortalecer la convivencia con los demás.

El desafío en un mediano plazo, será lograr un trabajo que perdure y pueda escalar con ayuda de aliados estratégicos. “Estamos en pláticas con varias organizaciones para trabajar con otras comunidades”, adelante la directora de operaciones, quien espera el desarrollo de un modelo que les permita atender en un futuro a niños que estén viviendo una situación de desastres naturales.

Estos emprendedores sociales lograron convertirse en un aliciente para aliviar los efectos que dejaron los sismos a personas como Alicia y su familia. Pero, para ganarle a la crisis y superar con éxito la etapa de reconstrucción, se necesitará mantener activa la participación y la solidaridad de toda la sociedad. No hay mayor fuerza que la de un pueblo que trabaja unido.

Keep Reading

Mexico Desconocido

12 cosas que hacer en Salamanca, Guanajuato

Te compartimos esta lista de cosas que hacer en Salamanca, para que aproveches cualquier fin de semana o puente y te lances a Guanajuato.
Cine Premiere

Andrew Lincoln en trilogía de películas The Walking Dead

Tras el reciente episodio, AMC sorprende: Andrew Lincoln regresará como Rick Grimes, ¡pero a una trilogía de películas The Walking Dead!
Altonivel

Facebook descubre error y da acceso a fotos de millones de usuarios

La empresa Facebook se disculpó este viernes por un "virus" que podría haber expuesto fotos no publicadas e información de los usuarios

More from Entrepreneur

Kim's expertise can help you become a strong leader, pitch VCs for capital, and develop a growth strategy.
Book Your Session

In as little as seven months, the Entrepreneur Authors program will turn your ideas and expertise into a professionally presented book.
Apply Now

Are paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.
Get Your Quote Now

Latest on Entrepreneur

My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.