My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

incmty 2017

La startup que revoluciona la vieja industria de los viajes por los millennials

Wanderu es una aplicación de búsqueda de autobuses y trenes en Estados Unidos, Canadá y México que desempolvó una industria tradicional para darle nueva vida y un nuevo público: los viajeros millennials.
La startup que revoluciona la vieja industria de los viajes por los millennials
Crédito: Depositphotos
Entrepreneur Staff
5 min read

Polina Raygorodskaya ha sido emprendedora desde los 10 años pero no lo sabía; a esa edad fundó un periódico local que vendía entre sus amigos y conocidos. Ese fue su primer negocio. Nueve años después fundó una agencia de relaciones públicas en Nueva York que se enfocaba en la moda, pero encontró su gran idea de startup cuando vio lo difícil que era transportarse en autobús y en tren en la era digital, ahí nació Wanderu.

Wanderu es una plataforma que permite encontrar y reservar boletos de autobús y tren en 85% de los principales centros de Estados Unidos, Canadá y México. “La idea surgió de una experiencia muy personal, me di cuenta de que era muy difícil desplazarse o programar un viaje porque no había tecnología para espacios en autobuses y tren por eso quise resolver ese problema”, cuenta Polina en entrevista con Entrepreneur en Español en el marco de INCmty 2017.

En 2012, la emprendedora decidió cerrar su agencia Polina Fashion -que había fundado mientras estudiaba la carrera de emprendimiento y que había mantenido durante seis años- para dedicarse a este nuevo proyecto que diseñó con su cofundador Igor Bratnikov. Fue el momento correcto, pues Polina cree que “la universidad es un tiempo fantástico para intentar cosas nuevas especialmente si te interesa el emprendimiento y quieres iniciar un negocio porque hay menos estrés y menos responsabilidad”.

Con lo que había ahorrado de su firma anterior y con los recursos de su cofundador, Polina inició su startup con el objetivo de desempolvar una industria tradicional para darle nueva vida y un nuevo público: los viajeros millennials que no siempre viajan en avión.

La tecnología que crearon estos emprendedores fue revolucionaria, lo que le permitió crecimientos trimestrales de 400% en los primeros años. Wanderu no solo agrega recursos ya disponibles, sino que permite a las personas escribir cualquier dirección, ciudad o punto de interés y encontrar la estación más cercana; obtener indicaciones de tránsito hacia y desde la estación; y combinar múltiples proveedores para que lleguen exactamente a donde quieren ir.

La ruta detrás de Wanderu

A un año de su surgimiento, Wanderu logró extenderse por todas las rutas de Estados Unidos. Polina logró esta expansión, en gran medida, gracias a su experiencia en relaciones públicas, pues con ese conocimiento de los medios logró hacerse una campaña efectiva de publicidad y darse a conocer entre su target.  

Pero esto no hubiera sido posible sin el apoyo de los mentores y los inversionistas. A los primeros los encontraron en la Universidad de Boston, donde Igor estudió leyes.  “Ahí fuimos incubados ahí nos dieron mentoría, eso nos llevó a una red más grande donde pudimos encontrar a los primeros inversionistas y otros mentores que impulsaron el negocio”, comparte Polina.

Polina Raygorodskaya, CEO de Wanderu/ Foto: Iván Pérez

Ese fue el primer impulso para ser parte de la incubadora de PayPal y hacerse de sus primeras oficinas propias y de un equipo que respaldara la empresa. Al principio, dice Polina, era un gran reto convencer a la gente de que se les uniera cuando no tenían recursos con qué pagar sueldos.

Wanderu comenzó prácticamente con 10 mil dólares, pero el esfuerzo de su equipo ha hecho que hasta el momento hayan levantado 8 millones de dólares en distintas rondas de capital han levantado. “Ahora somos un empresa rentable y esperamos estar así por mucho tiempo”, dice Polina.

“Lo que busca un inversionista primero es un gran equipo, hay diferentes etapas de inversión, pero al inicio todo tiene que ver con esto porque tienes muy poco por mostrar como empresa. Aunque en la serie A y B ya se buscan las métricas de crecimiento”, asegura Polina.

Desde su experiencia, luego de emprender dos veces, Polina sabe lo difícil que es, “cada día hay un reto cuando eres emprendedor, así que tienes que estar listo para enfrentarlos. Siempre hay socios que esperamos que firmen el contrato pero no lo hacen o inversionistas que no llegan cuando esperamos que lo hagan”.

Polina ha sido reconocida por diferentes publicaciones estadounidenses por emprender antes de los 30. Hoy, a sus 31 considera que “es muy fácil leer artículos que publican personas de veinte años vendiendo empresas de miles de millones de dólares pero la realidad es que hay tanto que no se ve tras bambalinas. Es fácil ver lo maravilloso, pero lo que no se muestra son los retos del día a día de los emprendedores y lo que hace la diferencia entre el que tiene el éxito y quien no es la persistencia y la pasión por lo que estás haciendo y querer resolver el problema que te has propuesto”.

Ellas fueron las ganadoras del Bus Challenge de INCmty 2017