My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Plan de Negocios

Cómo poner una Sex Shop, un negocio que arde

En la industria del entretenimiento para adultos, las boutiques eróticas o sex shops acaparan la atención de los emprendedores que buscan un negocio con un margen de utilidad de hasta 40%.
Cómo poner una Sex Shop, un negocio que arde
Crédito: Cortesía Erotika Love Store
18 min read

El entretenimiento para adultos ha dejado de ser un tema tabú para convertirse en una industria que genera ingresos por más de 70,000 millones de dólares anuales a nivel mundial y que en México reporta ventas por más de 2,000 millones de dólares, siendo las llamadas sex shops y/o boutiques eróticas uno de los giros más buscados por los emprendedores.

El negocio llegó a nuestro país hace poco más de 20 años, pero fue en la última década cuando registró un repunte debido al mayor interés de las personas en el ejercicio pleno de su sexualidad, la mayor información sobre salud sexual y la proliferación de productos y servicios ligados al tema.

Como resultado, los establecimientos formales del giro han registrado un aumento exponencial, al pasar de medio centenar en el año 2000, a cerca de 300 tiendas en la actualidad.

Aun así, hay un gran mercado por conquistar con propuestas innovadoras que además de juguetes sexuales, lencería erótica y de fantasía, lubricantes íntimos, aceites para masaje y condones, oferten otros artículos como joyería, muebles y libros sin olvidar otros valores agregados como asesoría o terapia sexual.

 

Segmento de clientes

Para emprender con el pie derecho en este giro, debes conocer ciertos datos clave. Por ejemplo, ¿sabías que nueve de cada diez mexicanos mayores de 14 años, de zonas urbanas, han tenido relaciones sexuales o que 31% tienen encuentros íntimos dos a tres veces por semana y 19% una vez en ese periodo?

A esta información, que se desprende del documento “Sexualidad e inteligencia erótica de los mexicanos” elaborado por la Asociación Mexicana de Agencias de Inteligencia de Mercado y Opinión Pública (AMAI) con la participación de más de 7,000 personas de entre 18 y 70 años de edad, se añaden otros detalles importantes para el conocimiento del consumidor, como el hecho de que entre los 35 y 44 años la actividad sexual tiende a ser mayor, que para 35% la noche es la preferida para los encuentros sexuales, que 81% de los mexicanos conoce juguetes sexuales como vibradores, anillos, consoladores y que 73% sabe de tiendas de artículos sexuales o sex shops.

El estudio también refiere que 86% de la población entrevistada se describe heterosexual. Sin embargo, al profundizar, mediante diferentes preguntas, resulta que 68% son heterosexuales puros y 18% tienen ciertas inclinaciones homosexuales (que van desde fantasías hasta conductas muy esporádicas). El 14% se declara homosexual (donde se incluyen los bisexuales). Otro hallazgo importante es que se detectaron dos tipologías de homosexuales: los orgullosos (más libres y espontáneos) y los declarados (más reprimidos e inhibidos).

En todo caso, se trata de un mercado en constante crecimiento, conformado por hombres y mujeres que quieren enriquecer el ejercicio de su sexualidad a través de elementos externos, dice Enrique Toledo, director de Franquicias Erotika Love Store.

“El negocio del erotismo tiene un inmenso potencial que abarca la mayoría de los mercados. Nuestra franquicia, por ejemplo, se enfoca en hombres y mujeres mayores de 25 años, económicamente activos de niveles socioeconómicos C, C+, B, B+ y A. El 40% de nuestros clientes pertenecen a estilos de vida alternativos, personas o parejas DINKS (doble ingreso, no niños) que viajan y consumen productos tecnológicos de vanguardia”, añade.

Los consumidores frecuentes son mujeres (a razón de seis por cada diez hombres), aunque el indicador puede variar ligeramente en ventas en línea, donde se ha visto que los varones predominan. Respecto a la edad promedio de los consumidores, los inversionistas del ramo la ubican entre 18 y 55 años, siendo el grupo de 25 a 45 los más asiduos compradores.

“El ticket promedio en tiendas físicas es de 1,200 pesos con 2.5 productos, y en online es de 1,900. El perfil es de una persona que se interesa en estos complementos tiene tres años de actividad sexual continua”, dice Juan Manuel Andrade, gerente general Erectus (erectus.com.mx), una ‘erotic boutique’ originaria de Guadalajara, Jalisco, que opera bajo el modelo de franquicia.

Propuesta de valor

Las primeras sex shops en México datan de la primera mitad de los 90. Entonces, estos establecimientos se ubicaban en espacios relativamente ocultos o clandestinos: muchos vendían pornografía y algunos tenían las llamadas ‘cabinas’ para ver películas XXX.

Con el paso del tiempo, el giro se transformó y si bien siguen existiendo establecimientos apegados al concepto original, ahora las sex shops han migrado hacia un modelo de tienda o boutique erótica donde además de juguetes sexuales y lencería fina, es posible adquirir libros sobre sexualidad o incluso obtener terapia o consejería sexual.

Zona G (zona-g.com.mx), una ‘sex boutique’ con sucursales en Ciudad Satélite, en el Estado de México, y en Querétaro, da cuenta de ello. Y es que Lizette López, su propietaria, no solo tiene en sus aparadores lo más nuevo en juguetes sexuales

importados de Alemania o Estados Unidos, sino que se certificó como Sex Coach por la American Association of Sexuality Educators, Counselors and Therapists, de California. Dichas credenciales han contribuido a ofrecer un mejor servicio y orientación a sus clientes, pues muchos llegan con dudas sobre la oferta, utilidad y uso final de los productos que se expenden en su tienda.

“En 2013, mi esposo (Rodrigo Rivera) y yo, empezamos con una tienda en línea, pero nuestros clientes querían ver los productos físicamente, así que abrimos la primera sucursal. Queríamos un espacio bonito y agradable, que hiciera énfasis en la salud sexual, por lo cual no dudé en capacitarme como sex coach. Esta formación me ayuda a guiar a mis clientes de una forma más especializada sobre el uso de ciertos artículos o a resolver dudas de carácter sexual, ya sea en consultas que hacen en la tienda física o mediante el chat de nuestra tienda virtual”, indica la emprendedora.

Al igual que Lizzete y Rodrigo haz que tu propuesta destaque. Puedes organizar sesiones informativas, jornadas de salud sexual, incluir el servicio de terapia sexual programada y, además de juguetes sexuales, vender joyería, libros y muebles.

Canales de distribución

Los canales de distribución en este giro especializado en el entretenimiento para adultos son tres: in situ, online y a través de máquinas vending.

En la tienda ‘real’ los consumidores pueden ver, tocar y preguntar sus dudas en torno a algún producto en específico. Este canal exige tener un inventario, aparadores adecuados y personal de piso. Su principal ventaja radica en que genera un conocimiento de la marca, al tiempo que elimina costos adicionales ligados al envío de mercancía.

La tienda online, por su parte, permite que el cliente realice su pedido con unos cuantos clics y que al cabo de unas horas o unos pocos días reciba su compra en la comodidad de su domicilio. Para el emprendedor implica desarrollar una tienda virtual y una plataforma o sistema de distribución (las empresas de paquetería cuentan con paquetes para pymes).

Así también figuran las máquinas vending que, si bien no expenden toda la gama de productos de una sex shop, sí cuentan con condones, lubricantes y aceites, entre otros. El relacionamiento es totalmente mecánico: el consumidor mete monedas y la máquina expende el producto.

Independientemente del canal que elijas, cuida al máximo la calidad de los productos y la atención que brindas. Recuerda que una mala experiencia puede ser el detonador que afecte tu reputación.

Relación con clientes

En una sex shop la relación con el cliente suele comenzar en el entorno digital y aproximadamente en siete de cada diez casos se concreta en la tienda física. La razón radica en que los consumidores quieren ver, tocar y preguntar sobre el producto que desean adquirir.

Bajo esta lógica te recomendamos tener a punto tu página web, tu carrito de compras, sistemas de pago y candados de seguridad. No olvides habilitar un chat para responder a las dudas de los clientes.

A la par, asegúrate que tus redes sociales estén activas y que integren contenido de interés para tus audiencias. Activa Facebook para apuntalar el grado de compromiso e interés por parte de los consumidores; Twitter para subirse a la ‘conversación’ a través de los trending topics, Instagram para hacer una gran vitrina visual y YouTube para transmitir videotutoriales.

Al margen de lo anterior, recuerda hacer una base de datos de tus clientes y enviarles vía email boletines informativos y las promociones del mes. La idea es mantenerte en constante comunicación con ellos.

Fuentes de ingreso

En una sex shop o boutique erótica el flujo de ingresos proviene hasta en 90% de la venta de juguetes y accesorios para adultos; el resto es atribuible a pláticas, conferencias, talleres y terapias.

Los emprendedores del ramo coinciden en que el ticket promedio en tiendas físicas depende de la zona donde ésta se encuentre, pero puede oscilar entre 600 y 800 pesos, hasta 1,200 pesos o más.

Los productos de mayor demanda son geles, vibradores, balas, condones, anillos y aparatos más sofisticados que parecen más piezas de diseño que accesorios sexuales.

“Lo de hoy es el silicón hipoalergénico. Incluso vemos artículos recargables, de control remoto o que se pueden controlar desde el teléfono móvil, lo que explica que haya productos que te cuestan 10,000, 15,000 o 20,000 pesos”, agrega Enrique Toledo, director de Franquicias de Erotika Love Store.

La afluencia en el giro depende de la zona, la época del año (febrero es el mejor mes) y las promociones existentes, pero una tienda Erotika en una zona comercial importante como la Zona Rosa puede esperar hasta 200 compradores por día.

Obviamente, los números son otros para negocios independientes, pues si bien pueden alcanzar el retorno de su inversión al mes 20 o 24 y utilidades que rondan 40% cuando tienen una buena ubicación, se trata de negocios que están lejos de generar ese volumen de venta diario.

Para complementar tus ingresos, puedes hacer sexy parties y llevar esta faceta del entretenimiento para adultos directo a la casa de un cumpleañero o de alguien que desee festejar; o incluso vender tarjetas de regalo, crear programas de lealtad (Erectus tiene uno) y rentar tu espacio como centro para impartir conferencias especiales sobre orientación sexual.

Recursos clave

Para ponerle turbo a una sex shop hacen falta varios ingredientes, siendo el concepto de la tienda la piedra angular.

Erectus, por ejemplo, trabaja para mostrar un rostro de sofisticación orientado a un público con alto poder adquisitivo que puede pagar artículos de 9,000, 10,000 o hasta 15,000 pesos. Zona G, por su parte, busca posicionarse como un espacio educativo donde la bandera es la promoción de la salud sexual. En tanto, Erotika es una tienda con un fuerte enfoque hacia la mujer.

Si no sabes por dónde empezar, te aconsejamos hacer un scouting de las mejores tiendas en México y en el extranjero (puedes hacer un recorrido virtual). Analiza sus puntos fuertes y comienza a ‘tejer’ tu concepto. Para ir a la segura, refuérzalo con una investigación de mercado.

Una vez definido el tipo de tienda que quieres, busca el local. Erotika Love Store sugiere tres tamaños: small (de 30 a 49 metros cuadrados), large (de 50 a 80 metros cuadrados) y VIP (de más de 81 metros).

“El punto comercial debe resultar atractivo, seguro, discreto y limpio para los clientes, no solo en su interior, sino también el área general que lo rodea”, detalla Enrique Toledo, de Erotika Love Store.

Obviamente, hay que tomar en consideración ciertos consejos: como el hecho de que el lugar seleccionado tenga un alto flujo peatonal, que se localice en planta baja (de preferencia no en una plaza comercial), que la renta no supere entre el 7% y 14% de la venta anual proyectada y que el contrato de arrendamiento tengo una duración mínima de dos años.

“También hay que contratar y mantener vigente durante el transcurso del contrato un seguro por incendio, terremoto, de responsabilidad civil frente a terceros, robo con o sin violencia y de responsabilidad general”, agrega Luis Llanos, director de Marketing de Erotika Love Store.

¿Qué hay con el personal? Lizette López, fundadora de Zona G, dice que estos colaboradores deben ser personas de mentalidad abierta y con buenas habilidades de comunicación; dispuestos a aprender y sin pena para llamarle a las cosas por su nombre.

La plantilla depende del tamaño de tu tienda, pero para un espacio de 60 metros cuadrados basta con dos personas en piso de venta y un encargado general.

Finalmente, tramita los permisos correspondientes ante la ventanilla única de la Delegación/Municipio y Protección Civil.

Actividades clave

La operación de una sex shop implica diversas actividades que todo emprendedor debe tener en el radar. Una de ellas es la capacitación del personal, la cual es un elemento clave para el adecuado engagement con los consumidores.

En el caso de una franquicia dicha capacitación corre a cargo del franquiciatario, pero tratándose de negocios independientes esta debe fluir de una autoridad en sexualidad humana, como por ejemplo un terapeuta sexual. El objetivo es sensibilizar a los empleados sobre el uso de juguetes eróticos, salud sexual y uso adecuado del lenguaje. Puedes buscar algún especialista o cursos en el Instituto Mexicano de Salud Sexual (IMESEX).

Otra actividad clave es la proveeduría. En México hay distribuidores de prácticamente todas las marcas, pero también puedes buscarlos en el extranjero. Estados Unidos, Alemania y algunos países de Asia destacan por sus avances en el tema.

Una alternativa es acudir a las ferias especializadas, tales como Expo Sexo y Erotismo, organizada por Fernando Deira, un empresario del porno que saltó al mundo de las expos.

“Alrededor de 60% de los stands de la expo son para proveedores de juguetes sexuales; hablamos de unos 50 stands. De ese gran total, 45% son distribuidores de productos y 15% sex shops”, indica Fernando.

Independientemente de los proveedores que elijas, presta mucha atención a las letras chiquitas de los contratos de compra venta, a la moneda (muchos productos, al ser importados, están sujetas a la variación cambiaria) y, por supuesto, a las garantías.

“Todos los productos en nuestras tiendas tienen 30 días de garantía por defecto de fábrica y dos meses adicionales con el distribuidor. Todos deben estar certificados por la Food and Drug Administration (FDA) si vienen de Estados Unidos, o del organismo regulatorio correspondiente si vienen de Asia o de Europa (en el caso de México la autorización proviene de la Secretaría de Salud y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios Cofepris)”, agrega Luis Llanos, de Erotika Love Store.

Asimismo, hay que mantenerse informado sobre las novedades que surgen en el sector, para lo cual se aconseja viajar al extranjero en busca de productos innovadores o, en todo caso, en investigar tendencias a través de Internet.

Alianzas clave

En el mundo del entretenimiento para adultos las alianzas pueden ser una manera de llevar tu negocio a otro nivel. Por ejemplo, Patricia Hernández e Iris Villalobos fundaron en 2004 La Condonería (contactocondoneria.com), un espacio que además de la venta de juguetes, lubricantes, condones, accesorios y esencias, promueve una nueva cultura sexual mediante información especializada para diversos grupos sociales.

Para ello tiene en marcha diversas acciones. Por ejemplo, en alianza con dos sexólogas, imparte talleres de sexualidad. También cuenta con un servicio que se llama “CONTACTO en tu escuela”. Contempla conferencias, talleres, charlas y stands informativos para alumnos y maestros.

Al igual que estas emprendedoras, haz que tu boutique erótica o sex shop destaque por si sola. Busca un acuerdo con algún sexólogo. También puedes buscar el patrocinio de alguna marca de condones o lubricantes para ofrecer pláticas o talleres en tu espacio.

Otra alternativa consiste en hacer alianzas con empresas y universidades para participar en sus jornadas de salud sexual con alguna conferencia especializada. ¿El objetivo? Ganar visibilidad y reconocimiento.

Asimismo, puedes buscar acuerdos con marcas ‘amigas’ para hacer promociones conjuntas (por ejemplo, de condones) y, si tu presupuesto lo permite, buscar a algún influencer que te ayude a catapultar tu marca.

Estructura de costos

Para abrir la cortina de una boutique erótica o sex shop lo mejor es un local a pie de calle con dimensiones a partir de 30 o 40 metros; aunque lo ideal son 50 o 60 para tener opción de equipar una pequeña oficina que funja también como bodega de papelería, insumos y algunos artículos pequeños. Se recomienda que tenga lugar para dos o tres autos, pero si no cuenta con esta prestación se puede buscar un acuerdo con un estacionamiento cercano.

Aunque la distribución depende de tu concepto y modelo de negocio, se recomienda dividir el local en zona de caja/recepción, oficina, un probador y piso de venta. La decoración va por tu cuenta y deberá alinearse a la imagen que quieras proyectar.

Por ejemplo, un espacio ‘afrancesado’ puede incluir dos sofás, mesitas de servicio, estantería diversa, un taburete para el vestidor, iluminación, equipo de sonido y circuito cerrado de televisión. La recepción debe tener una computadora, un teléfono, una impresora, software de administración, un banco alto y acceso a internet; mientras que la oficina lleva un equipamiento básico de una computadora, un escritorio, un teléfono, dos sillas, una impresora y un archivero.

¿A cuánto asciende la inversión inicial en el giro? Depende del modelo de negocio y del tamaño de la tienda, dice Juan Manuel Andrade, gerente general de Erectus.

“En nuestra franquicia la inversión por metro cuadrado debe rondar los 10,000 pesos, mientras que la habilitación del local anda sobre 5,000. El royalty está en 2% de la facturación mensual y el retorno sobre la inversión en 24 meses a utilidad neta y con flujos de efectivo en 10 u 11 meses. Todo esto en tiendas de mínimo 60 metros cuadrados de superficie”, explica.

Erotika Love Store, por su parte, ofrece paquetes semi llave en mano con una cuota inicial de franquicia de 125,000, sin regalías, una cuota de publicidad de 1.5% mensual sobre ventas y una inversión total de 1,085,900 millones de pesos. El ROI demora entre 24 y 30 meses.

Otra opción es irte por la libre; es decir, con un negocio independiente. Aquí la inversión puede disminuir entre 30% y 35% en comparación con una franquicia, con un margen de utilidad de 40% y un retorno de inversión a 20 a 24 meses. En este caso la inversión inicial y la adecuación del local pueden rondar los 10,000 pesos por metro cuadrado máximo. Recuerda sumar gastos fijos (renta, luz e internet), nómina y capital de trabajo.

Finalmente, y visto el tema de la inversión, no olvides cumplir con todas las de la ley. Verifica que el local tenga uso de suelo comercial. Realiza los trámites de Declaración de Apertura, permiso de anuncio exterior y registro del programa de protección civil. A la par, gestiona tu registro ante Hacienda y tu alta en el IMSS como patrón. Esto se hace en las oficinas del SAT de tu localidad y en las oficinas delegacionales del Instituto, respectivamente.

¡Todo se vale! ¡Atrévete a emprender! El mundo del entretenimiento para adultos te espera.

5 razones por las que tu startup SÍ necesita un plan de negocios