My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Carrera

El Brexit, ¿una oportunidad para los profesionistas de América Latina?

Las empresas inglesas han empezado a tener dificultades para atraer europeos, lo cual podría beneficiar a los extranjeros que busquen trabajo en ellas.
El Brexit, ¿una oportunidad para los profesionistas de América Latina?
Crédito: Depositphotos.com
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Desde que empezaron las negociaciones entre Londres y Bruselas acerca de la salida del Reino Unido, un nuevo sector laboral ha estado surgiendo. Muchas empresas y gabinetes de reclutamiento están ahora proponiendo servicios para ayudar a los ciudadanos europeos que viven en Inglaterra y que no cuentan con la nacionalidad del país a mudarse o encontrar trabajo en el continente.

Este fenómeno no solo se limita a europeos que están viviendo ahora en Inglaterra, también tiene repercusiones fuera de las fronteras del Reino Unido. La Oficina Nacional de Estadística Inglesa comunicó que, entre septiembre de 2015 y septiembre de 2016, el número de europeos buscando empleo en Inglaterra ha disminuido, algo que no había ocurrido desde 2012.

Las empresas inglesas han empezado a tener dificultades para atraer europeos, lo cual podría beneficiar a los profesionistas de América Latina.  

Aún es muy pronto para saber qué tipo de política migratoria va aplicar el gobierno inglés, ya que la primera ministra, Teresa May, se niega a comunicar claramente el estatus de este tema tan delicado.

Sin embargo, al parecer, el daño ya está hecho: Inglaterra está perdiendo prestigio y ha dejado de ser tan atractivo para los profesionistas europeos, así que los latinoamericanos tienen una carta que jugar ante la carencia de mano de obra calificada que se avecina para los próximos años.

El sector High Tec muestra señales de crisis

Según una encuesta realizada por Tech London Advocates, una organización que reagrupa a los inversionistas, expertos y principales empleadores del sector, las empresas británicas están teniendo problemas para reclutar extranjeros.

Por otra parte, un tercio de las empresas del sector de nuevas tecnologías, renunciaron a contratar personal extranjero debido a la incertidumbre que existe sobre las facilidades o no para conseguir una autorización de trabajo.

Muchos agentes económicos están preocupados por la situación: si las empresas británicas no pueden atraer nuevos talentos, tendrán grandes dificultades para mantener su leadership en la innovación tecnológica.

Consciente del riesgo y con el fin de tranquilizar a los empleadores, hace algunas semanas, el gobierno inglés anunció un plan para multiplicar por 2 las visas de trabajo de nivel 1. Estas visas son destinadas a inversionistas y expertos extranjeros que vienen de países no miembros de la Unión Europea y que desean trabajar o emprender en el Reino Unido.

Sin embargo, las startups inglesas estiman que esta medida será insuficiente. Contratar gente calificada es ahora más costoso que hace algunos años debido a la incertidumbre de los europeos al mudarse a Inglaterra y ver que su situación migratoria puede cambiar en el corto plazo. Los profesionistas de América Latina pueden sacar provecho de esta situación: podrán negociar salarios y beneficios sociales más altos.

Un viento de pánico en los otros sectores

Uno de los problemas por el que están pasando las empresas del Reino Unido debido al Brexit es el hecho que los ciudadanos europeos, a diferencia de los latinoamericanos, no necesitaban una visa de trabajo para ejercer una actividad profesional en Inglaterra.

Sin embargo, la salida próxima del Reino unido implica que, a nivel migratorio, sus los ciudadanos europeos sean tratados como los extranjeros en el resto del mundo.

Muchos expatriados europeos que viven en Inglaterra temen que el proceso para conseguir la residencia sea complicado o muy largo y que, al final, las empresas británicas los despidan para estar en conformidad con las futuras leyes migratorias.

Alrededor de 3 millones de europeos de la Unión Europea viven y trabajan en el Reino Unido, es decir, 7% de la población activa.

Algunos sectores de la economía son completamente dependientes de la mano de obra extranjera, como es el caso de la industria de la restauración y la hotelera, donde cada año son reclutados más de 600,000 empleados y, de estos, el 75% de los camareros, jefes de cocina y managers vienen del resto de la Unión Europea.

Las empresas intentan tranquilizar a sus empleados; los departamentos de RRHH de las grandes empresas multinacionales reciben cada vez más emails y visitas de empleados europeos preocupados por su futuro. Ante la gran cantidad de preguntas, la famosa empresa prestadora de servicios de auditoria KPMG, hace poco, creó una hotline para atender a sus empleados extranjeros de la Unión Europea.

Sin embargo, las empresas británicas no pueden comprometerse con sus empleados europeos porque no saben cuál va a ser el resultado de las negociaciones con la UE y el plan del gobierno inglés. Cada vez más, los ciudadanos extranjeros empiezan a buscar empleos en otras partes del continente.

Seguramente los empleadores del Reino Unido buscarán soluciones para ocupar las vacantes. Se armará un gran juego de sillas musicales y los profesionistas de América Latina deberán estar preparados.

Trabajar en Europa: ¿Por qué no emprender?