My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Vida emprendedora

Aprende a tomar descansos

Trabajar ininterrumpidamente puede hacerte sentir fructífero, pero en realidad esto sólo perjudica tu desempeño. ¡Evítalo!
Aprende a tomar descansos
Crédito: Depositphotos.com
3 min read

Cada emprendedor ocupado sabe que debe tomar descansos. Sin embargo, a menudo estos pasan a segundo plano por atender la gran cantidad de trabajo diario. Y ahí está la paradoja: trabajar por mucho tiempo, ininterrumpidamente, día tras día, puede hacer que te sientas productivo, pero en realidad, es probable que perjudique tu desempeño.

El hecho es: los descansos funcionan. Los estudios demuestran que las personas que toman un respiro aproximadamente cada hora rinden mejor que aquellas que trabajan horas seguidas. Además, nuestra actividad cerebral en realidad aumenta cuando dejamos vagar nuestras mentes. Hay beneficios cognitivos y ganancias de productividad a aprovechar por tomar descansos. Consíguelas con estas estrategias.

1. Estructura tus descansos

Tu creatividad disminuye cuando te obligas a trabajar por períodos largos. Prueba con la técnica Pomodoro. Es simple: cada 25 minutos, toma un descanso de cinco. Si temes que los bloques cortos te impidan completar el trabajo de una sola vez, úsalos como motivación para trabajar más rápido. Dependiendo de tu negocio y del tipo de responsabilidades que tengas, es posible que no puedas tomar descansos frecuentes y programados. Si ese es el caso, planea descansar después de las tareas rutinarias. Los buenos tiempos de descanso incluyen justo los de antes o después de las reuniones, después de terminar una tarea diaria y cuando te preparas para moverte entre situaciones o proyectos. Estos ritmos no sólo son convenientes, sino que también le dan a tu cerebro unos minutos para procesar lo que acabas de completar antes de sumergirte en algo nuevo.

2. Una mente errante es una mente productiva

Una de las maneras más efectivas de pasar tus descansos es no hacer nada. Para los adictos al trabajo, es una tarea difícil. Pero evita la tentación haciendo recados rápidos, viendo redes sociales o realizando cualquier otra cosa que involucre directamente a tu cerebro. Aunque solo sentarse, pararse o pasear sin sentido puede parecer improductivo, este tiempo de inactividad es crítico para optimizar la función cognitiva. La investigación muestra que darle tiempo a tu cerebro para descansar es esencial para tu capacidad de realizar procesos mentales clave como procesar recuerdos, identificar soluciones y mantener el sentido de la ética.

3. Sincroniza tus propios descansos

Si tu labor implica principalmente trabajo individual, los descansos brindan la oportunidad perfecta para vincularte con tus compañeros de trabajo. Si es posible, programa tus descansos al mismo tiempo que los de ellos de modo que puedas entablar conversaciones, tomar un snack o mirar un video divertido. Esto fortalece tus relaciones, y como resultado, tu bienestar y satisfacción laboral. Además hace que todos los involucrados sean más productivos.

El Mindfulness no sólo es una tendencia, es la clave para ser un mejor líder