My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Tecnología / Industrias 4.0

¿La tecnología te quitará el trabajo?

Cualquiera que alguna vez haya visto Terminator puede imaginar fácilmente el momento en el que las máquinas olviden quién trabaja para quién.
¿La tecnología te quitará el trabajo?
Crédito: Depositphotos.com
7 min read
This story originally appeared on Foro Económico Mundial

Por Jennifer Artley, Presidente de Americas, BT Group

A medida que la tecnología avanza y la cantidad de datos continúa creciendo, la era de la inteligencia artificial y la automatización en el lugar de trabajo se acerca cada vez más. El aumento de la productividad a través de la transformación digital debería ser un motor para el crecimiento económico. Pero cualquiera que alguna vez haya visto Terminator puede imaginar fácilmente el momento en el que las máquinas olviden quién trabaja para quién.

En las economías que tienen más que ganar, los seres humanos en el lugar de trabajo podrían tener más que perder. Es por eso que se necesita una visión reflexiva y compasiva para asegurar que los trabajadores del mañana tengan las habilidades para competir en el mundo digital. Ser capaces de crear una economía de innovación amigable para el hombre es el desafío y la oportunidad que tenemos hoy.

Abordar este desafío significa tener que identificar sus diversas causas. Hacerlo es difícil, ya que cualquier economía de innovación incluirá mucha información que aún no existe. Pero el análisis del pasado y del presente muestra que la tecnología ha tenido dos impactos en nuestro trabajo: mejorar y reemplazar. Una economía de innovación amigable con el hombre deberá abordar ambas dinámicas.

Comenzando por el último, la tecnología ha reemplazado al trabajo humano desde que existe. De hecho, se remonta a nuestra necesidad de superar nuestros límites como humanos. Así como la rueda permitió que una persona empujara lo que antes necesitaba a diez personas, el motor permitió que una persona moviera lo que antes habría necesitado a cien personas.

Si bien los avances de principios del siglo XX parecían prometedores, el progreso digital exponencial de las últimas décadas puede ser preocupante. Esto se debe en parte a la falta de educación, ya que a veces le tememos a lo que no entendemos. Pero el temor también surge de un costo laboral humano muy real y significativo. La fabricación en los EE. UU., por ejemplo, declinó del 16 % de la fuerza laboral estadounidense en 1996 al 8 % en 2016. Esta es una caída dura. Muchos se ven afectados por la preocupación, pero no deberíamos dejarnos abrumar. El progreso trae beneficios; pero para aprovecharlos es necesario que nos preparemos.

Estos beneficios son ampliamente reconocidos por el segundo impacto histórico de la tecnología: la mejora del trabajo humano. Aunque a menudo eclipsado por el miedo al desempleo masivo, los beneficios del progreso tecnológico son indiscutibles. La digitalización permite a las empresas hacer más de lo que desean sus clientes: mejor, más rápido y más barato. De hecho, el desarrollo digital de los empleados puede convertirlos en 'superhéroes': un trabajador de una línea de producción con soporte robótico puede producir más bienes; un abogado con análisis de casos en tiempo real producirá un argumento más sólido; un bioquímico con modelos genómicos basados en datos puede curar más enfermedades. Estos empleados que sobrepasan las barreras de la producción son el resultado de nuestra realidad digital presente y futura.

Los C-suites de todos los sectores están reconociendo estos beneficios digitales. Tres de cada cuatro directores ejecutivos describen la transformación digital como una prioridad, mientras que el 86 % de las grandes empresas han nombrado directores ejecutivos digitales y el 72 % de las organizaciones creen que el puesto de director de información se ha convertido en el centro de la sala de juntas en los últimos dos años.

Sin embargo, a pesar del reconocimiento universal de los beneficios digitales, aparentemente no podemos o no estamos dispuestos a aceptarlos por completo, debido a que la brecha de habilidades es un factor clave. La falta de habilidades de TI ya frena la transformación digital. Con un avance tecnológico sostenido y una capacitación inadecuada, esta brecha solo se ampliará, lo que traerá aparejada la pregunta: ¿qué habilidades y atributos necesitará la gente para competir en este entorno de trabajo digital, crear una economía de innovación e impulsar la inclusión económica?

La respuesta está en la educación. A medida que el progreso tecnológico se vuelve cada vez menos tangible, debemos proporcionar una educación cada vez más relevante. Los planes de estudio de STEM, que son el estándar de la educación avanzada, deben convertirse en STREAMD: ciencia, tecnología, robótica, ingeniería, artes, matemáticas y diseño. Esta amplitud y profundidad en la capacitación refleja el desarrollo de una economía de innovación más allá de la TI, con un énfasis creciente en habilidades de diseño y experiencia, sistemas y pensamiento relacionados con la computación, economía digital, sociología, economía del comportamiento y matemáticas avanzadas.

No será suficiente enseñar un plan de estudios ampliado a una población limitada. Necesitaremos alimentar una gama más diversa de talentos, que incluya mujeres y otros grupos subrepresentados en tecnología, para reflejar mejor el mundo al que servimos.

Convertir estos ideales admirables en un progreso factible a menudo es difícil. Aunque el escepticismo en la reforma educativa y la capacitación laboral puede ser correcto, hay mucho en juego para permitir que las fallas pasadas definan la preparación para el futuro. El progreso no debería sufrir mientras los líderes de las empresas privadas señalan fallas legislativas y los legisladores señalan los males del sector privado.

Para alcanzar el equilibrio entre el trabajo automatizado y la participación de los empleados se necesita una estrategia que incluya a todas las partes interesadas, en la que tanto los gobiernos como las empresas tengan un interés en particular. Las compañías, en especial las de tecnología, tienen la responsabilidad de apoyar las iniciativas educativas de STREAMD, impulsadas en parte por la responsabilidad de los accionistas de garantizar una fuerza laboral sostenible.

La transformación digital creará todo tipo de oportunidades para impulsar el crecimiento económico y es necesario que se implementen iniciativas educativas para que nuestras futuras fuerzas laborales tengan las habilidades adecuadas. Solo así podremos garantizar que más personas estén posicionadas para beneficiarse de las ganancias económicas. Solo entonces podremos sostener justificadamente el progreso.

Escrito originalmente para el Foro  Económico Mundial, con quien Entrepreneur en Español tiene un acuerdo de intercambio de contenido. 

¿Tesla se declara en bancarrota?