My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Vida emprendedora

Estas son las 10 rutas que debes correr para forjar tu liderazgo

Si eres runner o un gran maratonista, conoce 10 rutas que puedes hacer para entrenar rumbo al Maratón de la CDMX.
Estas son las 10 rutas que debes correr para forjar tu liderazgo
Crédito: Depositphotos
8 min read

Hay quien nos dice devoradores de kilómetros. Yo diría que antes de devorar kilómetros, devoramos experiencias de vida. Lo hacemos mientras entrenamos en las madrugadas y vemos salir el sol, o cuando participamos en una carrera de montaña, cuando salimos a trotar un atardecer junto a la playa, o cuando el dolor y el cansancio están a punto de detenernos, pero al final alcanzamos nuestro objetivo. Correr es una forma única de conocer mejor el mundo.

Para vivir esta experiencia a plenitud, te recomendamos estas 10 rutas de paraísos mexicanos, que muchos corredores también ocupan como método de entrenamiento para largas distancias, como el próximo maratón de la Ciudad de México, a realizarse el 26 de agosto.

1. El Ocotal, Ciudad de México

Es uno de los lugares más hermosos para correr en el país por su majestuosa vegetación, que se impone a más de 20 metros de altura. Aquí no necesitas gorra o bloqueador, solo tu ropa deportiva y si acaso una chamarra, si es que vas muy temprano.

El paso de los rayos del sol es justo el necesario para iluminar la zona, pues las enormes plantaciones de ocotes, oyamel, fresnos y pinos, te darán sombra y un aroma único. Puedes entrenar de distintas formas: El circuito más largo es de 4 kilómetros, e incluye pequeñas subidas y bajadas. También puedes hacer repeticiones en las zonas planas.

2. Centro Histórico – Polanco, Ciudad de México

Esta ruta es parte del circuito que recorre el maratón de la Ciudad de México, y es un espacio que se puede disfrutar de distintas formas. Mi sugerencia es: comienza en el Zócalo, sigue por Madero hasta llegar a la Glorieta del Caballito, dobla hacia Reforma con dirección a Polanco y vive la sensación de correr en la avenida más importante de México.

Llega a Mariano Escobedo, y después da vuelta en Masaryk, esta avenida tiene un par de años de haber sido remodelada y es bastante amigable para los corredores. Llega a Polanquito y sigue hasta regresar a Paseo de la Reforma. Si terminas en el Auditorio Nacional habrás realizado 12 kilómetros.

3. Nevado De Toluca

Un imperdible para un maratón. Sus pendientes, la altura y la complejidad del terreno lo convierten en un espacio ideal para entrenar distancias. Este volcán, cuyo nombre original es Xinantécatl, es uno de los lugares favoritos de los corredores en el país.

Tiene al menos tres formas de correrse: Una, desde la caseta de Los Venados hasta llegar a las Lagunas del Sol y La Luna, con lo cual realizarás 26 kilómetros si tu trayecto es ida y vuelta. Serán cinco kilómetros si llegas en auto al último paradero y ocho kilómetros si comienzas desde las torres de telecomunicaciones. Recuerda llevar ropa para el frío, y será inolvidable si llegas a ver cubiertos de nieve los picos de El Águila y El Capitán.

4. Paso de Cortés, Estado de México

Está ubicado en el Parque Nacional Iztaccihuátl, entre los volcantes Iztaccihuátl y Popocatépetl, y es un lugar en donde coinciden corredores y alpinistas.

Hace casi 500 años, Hernán Cortés pasó por este lugar cuando llegó al Valle de México, antes de conquistar Tenochtitlán. De ahí el nombre de Paso de Cortés.

El entrenamiento que te sugerimos comienza en este lugar, a unos 20 kilómetros de Amecameca, y a un par de horas de la Ciudad de México. Desde aquí puedes correr unos ocho kilómetros al mirador de La Joya, que se encuentra a casi 3,700 metros sobre el nivel del mar.

Si requieres más esfuerzo, continúa cuatro kilómetros hasta llegar al albergue, que se encuentra a 4,800 metros sobre el nivel del mar.

5. Paseo Montejo, Yucatán

Es una avenida pequeña, pero es la más bella de Mérida. Fue construida a principios del siglo 20, tiene 43 metros de ancho y casi dos kilómetros de largo, y resguarda las casas más antiguas de la ciudad, museos, bancos, y residencias con viejas leyendas.

Es un circuito muy pequeño, así que te aconsejamos incluir en tu recorrido la Prolongación Paseo Montejo, que son poco más de cuatro kilómetros e incluso un trote en el Centro Histórico de Mérida, que se encuentra a unas calles.

El espacio tomó fuerza para el running luego de que la promotora internacional de carreras Rock ‘n Roll Maratahon Series incluyera a Mérida en su circuito mundial.

6. Parque Lineal, Puebla

Puebla ha sufrido varios cambios en los últimos años, y si quieres conocerlos, correr este trayecto es una gran opción.

El recorrido que te sugerimos comienza con una vuelta en el Jardín del Arte, frente a la Universidad Iberoamericana y a partir de ahí tomar el Parque Lineal, y seguir sus tres kilómetros y medio a lo largo del bulevar Atlixcáyotl hasta llegar al Ecoparque.

Este espacio forma parte de la zona de Angelópolis, y se ha convertido en un espacio frecuentado por ciclistas, corredores y algunos estudiantes del Tec de Monterrey la BUAP.

7. Malecón de La Paz, Baja California

Este es uno de los malecones más bonitos del país, ubicado en el paseo Álvaro Obregón de la capital bajacaliforniana. Seas o no corredor, es un lugar obligado de visita por sus espectaculares paisajes al atardecer.

Mide casi 4 kilómetros, por lo que puedes hacer un buen entrenamiento de repeticiones o de distancia si haces algunas vueltas alrededor de sus 10 esculturas marinas de bronce.

El malecón fue inaugurado en los años veinte, pero recibió su nombre en 1928, poco después del asesinato del expresidente Álvaro Obregón.

8. Fundidora – Macroplaza, Nuevo León

Cuando vayas a Monterrey lleva tus tenis para este recorrido que representa el crecimiento de la industria en la región. Comienza en el Parque Fundidora, un espacio de 144 hectáreas con dos lagos, en el que podrás observar la grandeza de esta estructura que fue fundada el 5 de mayo de 1900, y que fue exporpiada por el gobierno en 1988.

Después de dar una vuelta continúa por los 2.5 kilómetros del Paseo Santa Lucía, el río artificial más largo de Latinoamérica, y cierra en la imponente Macroplaza. Si sigues esta ruta, tu recorrido será de 6 kilómetros, pero puedes extenderlo dependiendo los caminos que tomes.

9. Parque Metropolitano, Jalisco

Recomendarte un lugar en Guadalajara fue una difícil decisión, pues tiene varios recorridos muy disfrutables, como su Centro Histórico, el Bosque de la Primavera o la Avenida Chapultepec, sin embargo nos decidimos por el Parque Metropolitano, al ser un espacio que los corredores han adoptado con cariño.

Tiene 108 hectáreas y está legalmente protegido desde 1990, a pesar de que han existido algunos intentos por intervenirlo.

Existen al menos cuatro formas de correrlo. Dos rutas de terracería: una de seis y otra de cinco kilómetros, y una de pavimento de casi 4 kilómetros. Un espacio ideal para entrenar distancias.

10. Zicatela – Carrizalillo, Oaxaca

Hacia el sur, Oaxaca es un destino que los corredores aún no exploran demasiado, sin embargo, te ofrece espacios muy bellos y que aún no han sido intervenidos por las grandes cadenas hoteleras, uno de ellos es este corredor, que incluye tres zonas de playa.

Empieza por los cuatro kilómetros de la playa de Zicatela, ocupada principalmente por surfistas, hasta llegar a la Laguna de Agua Dulce, entra unos metros al Pueblo de Puerto Escondido y vuelve a salir al mar en la pequeña Playa Manzanillo, regresa al pueblo y finaliza en la bella Playa Carrizalillo. Serán 6.5 kilómetros que puedes adecuar si te adentras más en el pueblo o das un par de vueltas.

3 formas de condicionamiento que no te dejan afrontar tu propio destino