Historias Entrepreneur

De deber 150 mil dólares a ganar 4 millones: Así fue como este hombre construyó un negocio exitoso

La búsqueda del regalo para el cumpleaños #80 de su padre fue la primera incursión de este emprendedor en la fabricación artesanal de globos terráqueos.
De deber 150 mil dólares a ganar 4 millones: Así fue como este hombre construyó un negocio exitoso
Crédito: Cortesía Julian Love
Entrepreneur Staff
Associate Editor
13 min read

En un almacén iluminado por el sol al norte de Londres, esferas blancas aguardan para ser transformadas en globos terráqueos. Pedazos de mapas cuelgan de hilos por todos lados, y las herramientas de trabajo (tazones para mezclar, brochas y navajas) lo llenan todo. Carpinteros y cartógrafos trabajan codo con codo con pintores y diseñadores. Y en el centro de todo encontramos a Peter Bellerby, fundador de Bellerby and Co., una de las pocas fábricas de globos terráqueos que aún sobreviven en el mundo.

Imagen: Tom Bunning

Durante casi una década, Bellerby ha creado mundos artesanales que se llevan hasta 3 meses para ser perfectos. Su compañía hace envíos de globos terráqueos a todo el mundo, desde Nueva York hasta Hong Kong, pero requirió de mucha fe, años de trabajo y casi $250 mil dólares para crear el primer globo terráqueo que fue el resultado de la búsqueda de algo único que regalarle a su padre para su cumpleaños #80. Aquí su historia.

La curiosidad

El interés de Bellerby en la geografía empezó antes de lo que puede recordar. De niño, mientras sus compañeros elegían leer novelas, él pasaba horas metido en el estudio de su papá leyendo gruesos volúmenes sobre el mundo, la ciencia y la naturaleza. En su primera laptop, usaba Paintbrush para dibujar globos terráqueos y los guardaba como protectores de pantalla. Y aunque dice haber dejado de tomarse la escuela en serio como a los 7 años, tuvo notas excelentes en geografía.

A mediados de los 90, a sus 29 años y después de haber dejado la universidad y de haberse mudado a Londres, Bellerby se encontró a sí mismo trabajando en el área de ventas de una compañía de televisión. Durante 8 años, su trabajo consistió en conseguir concesiones de programas de televisión para cadenas internacionales, pero su parte favorita siempre fueron los programas de historia natural que distribuían. En su oficina, Bellerby tenía puesto un programa que se repetía constantemente en el que aparecían gorilas en los bosques de África Central.

El desvío

Bellerby sentía que le seguía faltando tener un objetivo, así que dejó el mundo de la televisión en 2001. Trabajo un poco en bienes raíces y luego aceptó poner un boliche / karaoke /bar con un amigo. Durante tres años le ayudó a manejarlo, pero cuando la crisis de 2008 les pegó, decidió dejar tanto la venta de casas como el negocio del boliche.

Imagen: Cydney Cosette

En una decisión alocada, Bellerby emprendió un viaje por el sureste asiático, África del norte y Europa, y durante 6 meses dejó que la espontaneidad lo guiara llevándolo a estar en un festival de trufas en Italia, en un ferry rumbo a Grecia y en una excursión hacia las pirámides de Giza.

En su camino, empezó a planear el regalo que le haría a su padre por su cumpleaños #80. Bellerby quería que fuera algo único, y como estaba harto de reglarle camisetas, calcetines y corbatas, buscó inspiración en otros países. No encontró nada que lo convenciera ni en la India, ni en Egipto, ni en Marruecos, y cuando regresó a Londres estaba verdaderamente impactado de no haber tenido éxito en su búsqueda. Entonces buscó opciones en línea, en museos, en casas de subastas e incluso en Harrod’s (“Si no puedes encontrar algo ahí, sabes que tienes un problema” dice Bellerby.)

Buscó globos terráqueos, pero los que encontró le parecieron mal construidos, como piezas de mapas que no encajaban o que se empalmaban ocultando ciudades entras, incluso países. (Islandia y Alaska solían ser los países más afectados). Además, Bellerby quería encontrar un globo pintado a mano y no daba con él por ningún lado. “En cien años nadie ha hecho globos de la manera correcta” dice.

Bellerby llegó a la conclusión de que la única solución a su problema era hacerle a su padre un globo terráqueo a mano. En el verano de 2008 se puso a trabajar, pensando que no sería algo tan costoso y que estaría listo en unos meses, justo a tiempo para su cumpleaños.

Estaba muy equivocado.

El salto

Bellerby acababa de remodelar su casa, pero poco después su sala estaba irreconocible. Cada mañana colgaba plásticos desde el techo para evitar que el polvo dañara sus muebles mientras hacía su globo terráqueo. Había máquinas en la habitación y creó esfera tras esfera usando yeso de París. Los dos gatos de Bellerby entraban y salían dejando huellas del polvo blanco por todos lados. Aspiraba a consciencia y todos los días, a las 5 de la tarde, guardaba todos sus materiales detrás de un sofá para que su casa recobrara un poco el sentido del orden.

 

Imagen: Tom Bunning

Bellerby recurrió a un amigo programador para crear un programa que transformara un mapa mundial en segmentos que pudieran caber en el globo terráqueo y dividió el resto el proceso en elementos: carpintería, latón, cartografía y la esfera en sí misma. La carpintería fue fácil y la cartografía divertida, pero el elemento de la esfera fue toda una “pesadilla” dice Bellerby, señalando que si ya de por sí es complicado crear algo redondo, crear una esfera llega a parecer imposible.

Otra parte complicada del proceso fue descubrir cómo pegar secciones del mapa plano en una esfera. Durante 18 meses, Bellerby practicó esto todos los días. El problema era que una vez que Bellerby había practicado en una esfera, no podía volver a usarla, lo que significaba que tenía que usar más y más yeso que a su vez, tendría que aspirar.

El punto de quiebre

Los costos del proyecto se dispararon rápidamente. En pocos meses, Bellerby había gastado cientos de libras en materiales, moldes y demás. “Rápidamente fue obvio que, independientemente de lo mucho que amara a mi papá, no iba a gastar lo que resultaron 180 mil libras en hacer el primer globo” dice Bellerby. “Es adorable, pero no es tan adorable”.

Después de cuatro o cinco meses de trabajo, Bellerby decidió convertir su idea de regalo en un negocio. Hizo una página web e invirtió en relaciones públicas para hacer correr la voz sobre su compañía, aún antes de haber terminado el primer globo. “Fue un poco aterrador… Pero empecé a correr la voz,” dice Bellerby.

Imagen: Gareth Pon

El financiamiento para su costoso proyecto lo obtuvo de sus esfuerzos de bienes raíces que le dejaron unas 80 mil libras en el banco después de su viaje, mismas que se fueron directamente al globo. Vendió la casa en la que vivía y su Aston Martin y eso le dio más capital, y usó varias tarjetas de crédito para financiar unas 120 mil libras.

Finalmente, en 2010, después de haber creado oficialmente Bellerby and Co. Globemakers, Bellerby pudo regalarle a su padre el globo terráqueo. Era amarillo y café, con un parecido a los globos terráqueos comunes en el siglo XVII, y de casi 50 cm de diámetro. “Así que en eso has estado trabajando los últimos años” recuerda Bellerby que su padre le dijo. Y luego puso el globo junto a su sillón reclinable en el que lee el periódico, ve la televisión y disfruta su té (y su gin de media tarde).

El giro radical

Los primeros años no vendieron demasiados globos, pero a Bellerby no le importaba porque se estaba divirtiendo en el proceso. Había rentado una bodega barata y el pequeño equipo de cuatro o cinco personas se daban a basto para contestar a las llamadas de las personas interesadas en sus globos. Por lo general, el producto tardaba unos tres meses en entregarse, pero cuando hubo personas dispuestas a pagar más porque sus globos llegaran antes (digamos, en una semana), la compañía tuvo que dar un giro radical.

Estos clientes incluyen personalidades de Hollywood y VIPs de todo el mundo, pero no conocemos sus nombres. “Mantenemos los nombres en privado, pero aunque he trabajado con mujeres que parecen ser muy confiables, incluyendo a Jade (mi socia), todas han esparcido rumores en varias ocasiones,” dice Bellerby. Menciona que se sigue encontrando en mercados y exposiciones de flores con una celebridad que compró un globo hace un año.

Imagen: Tom Bunning

A principios del verano de 2013, la compañía vendió un sólo globo en dos meses y Bellerby recuerda haber pensado “Esto no va a ningún lado. Si no mejora, tendré que encontrar una nueva forma de hacer dinero y mantener esto como un hobby.”

Pero la calma resultó ser sólo eso… calma. Y tampoco afectó el hecho de que el socio de Bellerby tomara las riendas de las redes sociales de la compañía, algo que resultó ser un catalizador para aumentar las ventas y las ganancias. Desde 2011, Bellerby and Co. No ha tenido que pagar por publicidad.

El siguiente paso

El equipo de Bellerby and Co. se ha cuadruplicado en los últimos cuatro años y ahora incluye diseñadores, cartógrafos, carpinteros, pintores, contadores y mucho más. Bellerby sigue haciendo algunas tareas pequeñas relacionadas con el proceso de crear los globos, pero ahora está mucho más involucro en manejar la compañía. Este año, vendieron alrededor de 750 globos,  contra los 500 que vendieron el año pasado, y la lista de espera está entre los 6 meses y los 2 años dependiendo del tamaño del globo.

En términos de ganancias, la compañía facturará arriba de 3 millones de libras (cerca de $4 millones de dólares) en 2018.

Imagen: Tom Bunning

El producto en sí mismo ha mejorado mucho desde el primer intento de Bellerby. El globo terráqueo promedio toma 3 meses para estar listo y los globos pequeños tienen equipos de 6 personas mientras que los globos grandes tienen uno del doble de tamaño. Tan pronto una orden es confirmada, la compañía empieza a trabajar directamente con el cliente en la cartografía, para darle ilustraciones extra o cualquier otro detalle que haga falta. Después el equipo imprime el mapa, lo corta a mano con un escalpelo, le pinta los elementos necesarios y lo aplica a la esfera. Luego pasa a los pintores, que se llevan entre un día y cuatro semanas para hacer los detalles (dependiendo del tamaño). Y después se sella y se barniza para ponerse en su mesa o puesto correspondiente que está fabricado a mano por los carpinteros. Si se requiere algún tipo de trabajo metálico para la base o el meridiano, la compañía usa un proveedor local y luego lo terminan a mano en el estudio. Una vez que el globo está listo, lo ponen en un estuche para viajar y se envía a su destino.

Recientemente la compañía entregó uno de los globos terráqueos más grandes jamás hechos, de más de 127 cm de diámetro y 180 kilos, con todo y la base hecha a mano. Fue entregado a un cliente en Alemania que lo tiene en su museo donde recibe visitas de todo el mundo. Este globo requirió del trabajo de 10 personas y casi un año para terminarse, y Bellerby dice que es “increíblemente grande y pesado, y armarlo fue algo aterrador.”

El aprendizaje

El consejo de Bellerby para los emprendedores: Si genuinamente crees que encontraste un mercado, “no dejes que los pesimistas te hagan desistir.” Es fácil que la gente piense que tu idea es “completamente chiflada”, pero puede que simplemente no entiendan el mercado. No apresures las cosas si ves que tu producto tiene futuro.

El padre de Bellerby murió a principios de este año, pero siempre preguntaba por la compañía aunque no era lo que originalmente hubiera querido para su hijo (siendo un arquitecto naval con mucha experiencia en el negocio del arte). Se sintió satisfecho con el éxito de la compañía de su hijo y siempre se mantuvo al tanto. El globo original sigue teniendo un hogar en casa de la madre de Bellerby en Suffolk, y él puede verlo cada vez que la visita.

Imagen: Gareth Pon

Cada año, por lo menos la mitad de los clientes de Bellerby and Co., envían mails, cartas y fotografías cuando reciben sus globos. La cantidad de testimonios que reciben sigue sorprendiendo a Bellerby. “Nunca he comprado un producto en toda mi vida que me haya hecho escribirle a la compañía que lo creó para agradecerle y decirle que me gustó” dice.

La principal fuente de emoción para Bellerby sigue siendo la cara de la gente cuando visitan su estudio. “Yo siempre estoy emocionado por todo, y ver que la gente tiene el mismo nivel de emoción es muy divertido” dice. “Me hace saber que, al menos para mi, valió la pena haberlo hecho."

Keep Reading

Mexico Desconocido

5 lugares para ir a bailar en la CDMX

Un gran plan de viernes por la noche es salir a bailar. Ya sea en pareja, con amigos o contigo mismo y tus ganas de ligar, visita estos lugares que elegimos para ti y haz realidad el refrán: “lo bailado nadie te lo quita”.
Nupcias Magazine

Horóscopo matrimonial: lo que revela tu signo del zodiaco nupcial

Descubre lo que su signo del zodiaco nupcial dice sobre tu relación.
Altonivel

La próxima crisis financiera, ¿llegará en 2020?

Hacia los próximos meses, ¿cuáles son las debilidades y fortalezas de los mercados emergentes? Estas son las historias económicas más interesantes de la semana, de acuerdo con el Foro Económico Mundial

More from Entrepreneur

Are paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.
Get Your Quote Now

One-on-one online sessions with our experts can help you start a business, grow your business, build your brand, fundraise and more.
Book Your Session

Whether you are launching or growing a business, we have all the business tools you need to take your business to the next level, in one place.
Enroll Now

Latest on Entrepreneur

My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Estos roomies cambiaron sus vidas por un sándwich y construyeron un imperio de franquicias