En los negocios y el maratón, no saber manejar la presión te lesiona

No tener estrés es malo, pero tener de más, es peor. Te dejo 3 claves para que no te dejes llevar la presión destructiva.
En los negocios y el maratón, no saber manejar la presión te lesiona
Crédito: Depositphotos.com
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Imagina a un emprendedor que apenas inicia: no tiene un centavo, ni nada que perder, más bien tiene toda la pasión por su idea, por su modelo, por escalar y por tener un verdadero plan de negocio. Su emoción es alegría, reto y pasión. 

Pero con el tiempo, la pasión empieza a convertirse en preocupación.

Adelántate unos años a la película: imagina que ahora ese emprendedor tiene un negocio muy exitoso, una marca, una reputación. En el momento en que deja de enfocarse en lo que puede ganar y empieza a ver lo que puede perder, el impulso se convierte en presión. 

A menos que aprenda a manejarlo.

Es como el maratonista o cualquier otro deportista que al inicio solo piensa en jugar, quiere ganar y se arriesga porque no tiene nada que perder. Pero después tiene patrocinadores, fama y mucha gente a quien puede decepcionar y el gusto se puede ir perdiendo. 

La presión excesiva en los deportistas genera estrés, lesiones, fatiga y malas decisiones, y en un emprendedor igual. Además de estrés, fatiga y malas decisiones, le puede hacer perder esa frescura con la que contagiaba a su equipo y clientes.

Antes de compartirte tres claves para que no te dejes llevar la presión destructiva, es importante ver la otra cara de la moneda. La tensión es necesaria; un nivel de estrés es adecuado para mantenerse motivado, porque así como un emprendedor presionado en exceso se puede romper, mental y físicamente, uno demasiado relajado en una zona cómoda no puede tener un alto desempeño. 

Piensa en un emprendedor que tiene una inversión enorme y cero prisa: en una etapa creativa y de arranque es espectacular, pero si todo el tiempo le da lo mismo si empieza o no a monetizar, no dará el mejor rendimiento.  

El doctor Mihály Csíkszentmihályi en su libro Flow: The Psychology of Optimal Experience nos explica que de acuerdo con sus investigaciones, la tensión perfecta para un deportista es tener retos altos que con sus habilidades actuales sea capaz de sostener; que se pueda sentir retado, pero no asustado ya que el punto exacto para triunfar está en disfrutar sin aburrirse.

¿Hoy de qué lado estás?, ¿Tienes mucha tensión?, ¿Demasiada comodidad?, ¿Cómo está tu equipo? ¿Está fluyendo adecuadamente? 

Bajo este panorama, veamos tres claves del maratón que nos ayudarán a evitar que el exceso de tensión secuestre nuestro desempeño y negocio.

1. Enfoque en retos 

Imagen: Depositphotos.com

Cuando empiezas a tener éxito, en tu mente puedes tener un cambio de enfoque, en el que en vez de soñar con nuevos desafíos, empiezas a enfocarte en no perder lo que has ganado. Estés institucionalizando, aumentando tu rentabilidad, aprendiendo a controlar los gastos o lo que sea, siempre, por salud mental, es importante que tengas nuevos retos que te motiven. 

Esto no significa que por estar iniciando cosas nuevas no consolides las que ya empezaste; simplemente se trata de que tu cerebro siempre este aprendiendo cosas nuevas para mantenerse descubriendo y enfocado en ganar.

Invierte tiempo en retos que te ilusionen y que activen tus endorfinas, aunque tu prioridad principal en este momento no sea tan divertida. El equilibrio se te notará en la cara y en el estado de ánimo. 

En este momento, si hicieras una lista de las actividades y retos que tienes, ¿qué porcentaje es apasionante y qué porcentaje es para no perder? ¿Vas impulsado por la inercia o tienes retos? 

2. La recuperación es parte del entrenamiento

Imagen: Depositphotos.com

Para un maratonista la recuperación es parte del entrenamiento. Los músculos y todo el organismo requieren tiempo para poder volver a dar el máximo desempeño. Aunque te encante tu negocio, necesitas tiempo de esparcimiento, actividades que te ayuden a no pensar en tu emprendimiento y despejar tu mente para tomar mejores decisiones.

En el maratón hay corredores que bajan su desempeño por entrenar de más, al igual que hay emprendedores que no tienen chispa ni creatividad porque están saturados. Trabajan más creyendo que las cosas mejorarán, pero la paradoja es que descansar bien hace que la mente y el cuerpo asimilen el entrenamiento. Las presiones se sienten más duras cuando la mente está saturada. En tu caso, ¿cómo está el equilibrio emprendimiento-recuperación? ¿Pasas un tiempo suficiente en actividades que mantengan tu mente con una tensión adecuada?

3. Resignifica expectativas

Imagen: Depositphotos.com

Cuando un corredor sale a la pista compite principalmente contra sí mismo, contra su récord anterior, incluso si es un profesional. Es importante que sus expectativas sean retadoras y ambiciosas con un principio de realidad. Vamos, no por entrenar con todo el cuerpo y la mente me voy a convertir en maratonista profesional en 15 días. Si mis expectativas son excesivas, lo único que cosecharé será frustración. Por el lado contrario, si mis expectativas son muy bajas no me estiraré a lograr más. 

¿Cómo sé si mis expectativas están bien dimensionadas? Es sencillo pues normalmente estarás cerca de lograrlas. A veces lo harás y en otras te quedarás cerca, después irás aumentándolas paulatinamente de acuerdo con tu nivel de disciplina y talento. 

Si entrenas como loco y nunca logras lo que te propones probablemente sea porque estás planteando mal las metas (son demasiado altas, cambias de metas o reestructuras tu plan). Es decir, si siempre que te fijas objetivos los consigues inmediatamente con relativa facilidad, quizá no seas “un campeón”, más bien te estás poniendo metas mediocres que no permiten estirar tu desempeño al máximo.

Es simple: sabes que tus expectativas están bien planteadas porque te hacen crecer. A veces las logras y a veces no, pero invariablemente te obligan a dar lo mejor de ti, sin caer en el exceso de presión.

Voltea a tu alrededor, piensa en un par de colegas, ¿tienen bien dimensionadas sus expectativas?

Me gusta hacer esa pregunta porque es más fácil identificar las cosas en los demás, pero una vez que lo has analizado, voltea a verte a ti. ¿En tu negocio las metas y expectativas están bien dimensionadas? ¿Qué hay que ajustar?

También tienes que pensar si estás poniendo la barra muy alta (o como dijera Freddie Mercury “Pressure is pushing down of you”). Es decir, paradójicamente, ¿tu ambición desmedida no te estará estancando?

Recuerda emprender no es una carrera de 100 metros, es un maratón. Cuídate y recuerda estar en la tensión perfecta para resistir la carrera con energía.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur