Los 13 factores que contribuyen a lograr una sociedad fuerte en los negocios

Si estás pensando asociarte con alguien, ¡espera! Primero lee estos 13 puntos que debes considerar antes de unir fuerzas con un socio.
Los 13 factores que contribuyen a lograr una sociedad fuerte en los negocios
Crédito: Westend61 | Getty Images
Entrepreneur VIP
TV/Online Host, Keynote Speaker, Business Growth Expert
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El siguiente es un extracto del libro Breakthrough de Scott Duffy. Ordénalo por Amazon o Gandhi.

Puede ser que la decisión más importante que tomes en los primeros días de tu negocio sea la de tener socios que sean dueños junto contigo. Esto puede incluir la búsqueda de una persona que complemente tus fortalezas y debilidades. También puede incluir a alguien que te haya ayudado con ideas o que haya creado contigo una versión beta de tu producto o servicio. Si eliges irte por este camino, debes elegir muy bien a la persona con la que te vas a asociar, tan bien como la persona con la que elijas casarte.

Hay socios que parecen haber sido hechos el uno para el otro. Un hombre llamado Iry Robbins creció ayudando a su padre en su heladería. Su cuñado, Burton Baskin, también conocía el negocio de los helados, e incluso había disfrutado haciéndolos para sus tropas cuando fue teniente naval en la Segunda Guerra Mundial.

Después de la guerra, Robbins abrió Snowbird Ice Cream en Glendale, California. Burton Baskin, que se había casado con Shirley, la hermana de Robbins, durante la guerra, administraba una tienda de ropa para hombres en Chicago. Cuando él y Shirley se mudaron a Los Ángeles, Robbins convenció a Baskin de que vender helados sería mucho más divertido que vender ropa. Baskin aceptó y decidió abrir su propia tienda de helados.

Robbins le dijo en una ocasión a un reportero: “Yo estaba por firmar un contrato de arrendamiento para un local en Pasadena, y le dije a Burton ‘Tómalo tú. Entra en el mundo de los helados y haz lo mismo que yo hago, y en cuanto tengamos suficientes tiendas abiertas, podremos crear nuestra propia fábrica de helados juntos’”.

Así que abrieron dos heladerías en el mismo barrio. Decidieron competir en lugar de asociarse porque ambos sentían que si unían fuerzas en ese momento, el compromiso que les exigiría ese esfuerzo conjunto se interpondría en el camino de su creatividad.

Sin embargo, en los años que siguieron a esa decisión, conforme cada uno fue construyendo negocios exitosos, ambos empezaron a darse cuenta de los beneficios significativos que tendrían sin se unían, en lugar de seguir compitiendo entre ellos. Tenían una visión similar y habían tenido varias revelaciones en el camino. Acordaron de todo corazón no vender nada más que helados, pero los harían de muchísimos sabores. También se dieron cuenta de que tenían habilidades complementarias, ya que mientras uno era excelente en la operación, el otro lo era en ventas y marketing. Ambos habían construido redes de contactos que, en conjunto, les permitirían expandirse mucho más lejos y a mayor rapidez.

Así que decidieron asociarse en su nueva empresa de helados y eligieron el orden de sus nombres para llamarla, Baskin-Robbins.

También fueron de los pioneros creando uno de los conceptos de venta más exitosos del siglo pasado: la franquicia.  En cinco años ya tenían 40 heladerías al sur de California y poco después registraron el concepto de 31 sabores. Hoy en día, Baskin-Robbins tiene más de 2,800 heladerías en Estados Unidos, y 5,000 alrededor del mundo.

No hay un modelo básico para las sociedades, pero la historia de Baskin-Robbins es un gran ejemplo de cómo, con una visión compartida, temperamentos similares, habilidades complementarias, redes que no se pisan y trabajo duro, una sociedad puede tener mucho éxito.

Si estás pensando en buscar un socio para tu negocio, asegúrate de tener en cuenta estos factores:

  • Visión. Tu socio potencial debe compartir tu visión o complementarla con sus propias ideas.
  • Temperamento. Por lo general, hay un socio que es un líder natural mientras que el otro es más operativo. Una empresa exitosa requiere el equilibrio entre ambos.
  • Habilidades complementarias. Las sociedades funcionan mucho mejor cuando tienen habilidades diversas. Por ejemplo, un gran vendedor y un gran desarrollador web podrían hacer un equipo poderoso. A los inversionistas no les gusta pagar dos veces por el mismo puesto. Tener experiencia en diferentes aspectos del negocio es un plus, y ayuda a la hora de enfrentarse a problemas porque lo harán desde diferentes perspectivas.
  • Redes de contactos que no se superponen. Cada uno tiene una red, y entre menos se crucen, mejor, porque esto les permite ampliar su rango de posibles inversionistas, socios, proveedores, etc.
  • Experiencia. Serías mucho mejor en tu trabajo si tuvieras el doble de experiencia, ¿cierto? Los socios pueden unir sus años de experiencia para tener un conocimiento profundo y muchas más capacidades desde las que partir.

También es sumamente importante tener un contrato de sociedad por escrito, y éste debe incluir, por lo menos, lo siguiente:

  • Propiedad. ¿Quién es dueño de qué porcentaje de la empresa? ¡No todo tiene que irse al 50/50!
  • Compromiso financiero. ¿Qué aportará cada uno a la empresa? Si hace falta capital, ¿qué se espera de cada uno? ¿La empresa será responsable de los contratos y cuentas, o lo harán de manera individual?
  • Compromiso de tiempo. ¿Cuánto tiempo y esfuerzo dedicará cada uno a la empresa? Si no lo harán de manera equitativa, entonces hay que hacer ajustes a los términos de propiedad y compensación, a menos que haya un equilibrio entre la inversión de tiempo y la inversión de capital.
  • Compensaciones económicas. ¿Cuánto van a ganar y en cuánto tiempo? ¿Las ganancias se basan en llegar a cierto número de ingresos o de horas trabajadas? ¿Las compensaciones se harán en forma de sueldo o de distribución de la ganancia? ¿Tienes que recibir dinero, o puedes recibir más acciones de la empresa?
  • Gastos. ¿Cuál es su política de gastos? ¿Cuánto es válido gastar en relaciones públicas? ¿De dónde saldrán estos gastos?
  • Derechos de decisión. Si un socio tiene más acciones, ¿implica que puede tomar todas las decisiones? Si se dividieron 50/50, ¿cómo tomarán las decisiones cuando no estén de acuerdo en algo? ¿Tienen que ser unánimes las decisiones más importantes?
  • Agenda de posiciones. ¿Qué pasa cuando un socio deje el negocio? Asegúrate de tener una agenda de posiciones que describa cómo se distribuirá la equidad.
  • Compra/venta. ¿Bajo qué circunstancias se puede vender acciones? ¿Cómo serán los términos? Esto deben acordarlo desde el inicio y asegúrate de incluir una cláusula en la que se especifique que un socio sólo puede venderle a otro socio si todos están de acuerdo.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur