Ni genios ni burros. ¿Por qué tu futuro depende de volverte un nerd?

La mayoría de nosotros no somos genios como Ferran Adrià, el mejor chef del mundo. Y por eso no tenemos asegurado el futuro laboral ni profesional. No nos queda otro camino que el aprendizaje y la capacitación continúa. ¡A estudiar!

Por
Este artículo apareció en la edición de Septiembre 2019 de la revista Entrepreneur Mexico. Suscríbete »

Gritos y euforia de más de 3,500 personas resonaban aquella noche del 14 de julio de 2017 en el Pepsi Center. Estábamos en la parte final de nuestro evento RockStars de la Innovación. Chumel Torres, influencer y fundador de Máquina 501, respondía, desde el escenario, preguntas del público tras su presentación.

Anna Kaminova vía Unsplash

El micrófono llegó a una fan suya, una chica de alrededor de 20 años, bajita, de pelo negro y corto, de lentes. “Oye, ¿qué le dirías a una persona como yo, de la que todos se burlan en la escuela, tanto por mi aspecto como porque me la pasó estudiando?”

La respuesta de Chumel me sorprendió: “Mira, vieja: yo te digo que no ‘peles’ a estos cuates que te molestan. Tú sigue estudiando, clávate en los libros, vuélvete más nerd. En unos años nadie se acordará de ellos, pero todos vamos a oír hablar de ti. ¡Porque vas a llegar muy lejos!”

De forma extraña, me acordé de esta anécdota ahora, que tuve la fortuna de entrevistar a Ferran Adrià, el mejor chef del mundo, considerado uno de los más grandes innovadores de la era contemporánea. Tenía que averiguar qué hay detrás de un ser que parece “iluminado”, muy por encima de nosotros los mortales.

“Te han comparado con Picasso y Mirò. ¿Eres un genio?”, le solté con la voz temblando por los nervios. Y a rajatabla contestó: “Yo me considero un cocinero y un pequeño empresario con actitud innovadora.”

La actitud innovadora, dijo, te permite mantener todo el tiempo los ojos bien abiertos a lo que pasa en el mundo, tener hambre por conocer y aprender de los mejores, y adaptar a tu negocio algunos cambios para llegar al siguiente nivel.

Al final, lo que postulan Ferran y Chumel es lo mismo: algunos le llaman “aprendizaje continuo”, que es el único camino que hoy tenemos los que no somos genios, los emprendedores y profesionistas, para mantenernos vigentes en el mercado laboral ante la amenaza de las inteligencias artificiales, que prometen hacerlo mejor que nosotros.

Pero hay todavía muchos burros o necios que no quieren aprender nada nuevo, que se niegan a cambiar o a salir de su zona de confort y, peor aún, que se burlan de los ñoños. ¡Pobres! No saben que de los nerds será el reino de los cielos.

Ingresa Ahora