Las paletas heladas mexicanas que 'pusieron el conejo en la luna' y reinventaron toda una tradición con nuevos sabores

Con 45 años de existencia, La Pantera Fresca innovó en la creación de paletas de hielo, hoy tiene 16 puntos de venta y 70 sabores.
Las paletas heladas mexicanas que 'pusieron el conejo en la luna' y reinventaron toda una tradición con nuevos sabores
Crédito: Cortesía La Pantera Fresca
13 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Francisco Macías tenía 11 años cuando viajó de Michoacán a la Ciudad de México con solo una caja de madera en las manos, pero con un gran espíritu de superación. Llegó a una heladería al Centro Histórico y, aunque en un principio sus compañeros desconfiaron de que podía trabajar por ser tan chico, se desempeñó eficazmente por más de una década.

Era 1974, cuando tenía 21 años, logró independizarse y abrir su propio negocio: La Pantera Fresca –marca registrada ante el IMPI- cuyo nombre surgió del personaje rosa de la caricatura y de la frescura y diversión de sus productos. Inició con cerca de 35 sabores y hoy ha doblado la oferta que tiene: no solo puedes pedir de limón, grosella o tamarindo sino también de conejito de chocolate, gomitas de colores o rosca de reyes.

Su fundador quiso apostar por sabores únicos e innovadores que rompieran el molde y salieran de lo ordinario. Su principal objetivo: brindar opciones para todos los gustos y satisfacer los paladares más estrictos.

Aunque Francisco Macías se retiró hace dos años, su hijo, quien se llama igual que él, es desde hace seis años Director de Mercadotecnia e Innovación de la marca. “Mi papá apostó por las paletas porque en ese entonces la mayoría ya hacía helados con los mismos sabores.

Hoy, es común probar paletas con chile, pero en los setentas él fue de los primeros en venderlas; después las endulzó con azúcar libre de calorías (pues la esposa de uno de los socios tenía problemas de salud) y más adelante buscó la certificación Kosher con ingredientes de origen natural 100%”, explica Francisco, quien tiene 31 años y estudió Mercadotecnia en la Universidad del Valle de México, cuenta con una especialidad en Neuromarketing por la Universidad Iberoamericana.

Francisco comparte que cuando era pequeño, todos los sábados su padre les ponía a él y sus hermanas a hacer tareas sencillas como escoger la fruta, llenar un molde con palitos o empaquetar. Con el tiempo, les habló sobre el mundo de los negocios y la importancia de ser sensible y empático. Además, les enseñó que "no se puede mandar sin saber hacer" y a valorar a la gente que cree en los proyectos y brinda apoyo desde el inicio.

Entra las lecciones que Francisco atesora de su padre está también el identificar a las personas que no aportan nada o son negativas, ya que “una fruta mala puede descomponer toda la buena”. Francisco asegura que cuando necesita a su papá, él les brinda asesoría, ya que es la mente detrás de el perfeccionamiento de las paletas. "Muchas veces tenemos el ‘know’, pero siempre nos ayuda con el ‘how’”, comparte Francisco, quien antes de trabajar para la empresa familiar fue ejecutivo de cuentas para Grey México.

Paco Pantera / Imagen: Cortesía La Pantera Fresca

La locura es tu aliada

Paleterías hay muchas, pero pocas satisfacen todos los paladares y marcan una diferencia en el mercado. Por eso, en La Pantera Fresca han creado combinaciones de sabor que podrían sonar imposibles o demasiado arriesgadas. En una ocasión, incluso, utilizaron láminas de oro comestible para rebasar las expectativas. Sin embargo, su producto más emblemático es “Conejo en la Luna”, una paleta hecha con vainilla y rompope.

“Meter un conejo de chocolate en una paleta es rico y viable (de hecho, tenemos la patente y el registro ante el IMPI de “Conejo en la Luna”) e incluso ha permeado a otros sectores como pastelería y repostería. Otra de las más esperadas es ‘La Difunta Abuela’ que lleva pan de muerto. Todo el proceso se hace manualmente, paleta por paleta, molde por molde; preferimos sacrificar tiempo y cantidad a perder la calidad de los productos que han hecho una diferencia frente a nuestros competidores.

“También nos adaptamos a las tendencias y cambios visuales de la Ciudad, como en la época de jacarandas, por lo que hacemos el "Conejo Jacarandoso" en tono púrpura para combinar con el entorno. Podemos decir con pruebas en mano, que sí fuimos una influencia para que la gente se empezara a arriesgar con sabores y creaciones diferentes”.

Las paletas se clasifican en seis distintas categorías: Premium, (con sabores como Ferrero, “Brownella”, con trozos de brownie semiamargo, y “Monstruo comegalletas” con un suave toque de rompope y galletas de chispas de chocolate), Especiales (entre ellas “Pandas muertos con limón” con gomitas de colores o Antigripal con naranja, eucalipto, miel, guayaba  y propóleo), Con Chilito (piña y fresa), Sin chilito (horchata, chicle, Spiderman Limón), Chamoy (tamarindo y limón) y Crema (chocolate o mamey).

Además de la amplia oferta de sabores, el cuidado en los detalles es otro de sus distintivos, ya que ellos mismos fabrican y distribuyen las paletas en los más de 12 puntos de venta en la Ciudad de México y cuatro más en el Estado de México. También se encuentran en las plataformas digitales como Uber Eats, Rappi, y PostMates. Están involucrados en todo el proceso, desde ir por la fruta semanalmente a la Central de Abastos hasta cuidar la selección de proveedores, algunos con los que llevan trabajando 45 años.

“Nuestros productos, cuyos precios oscilan entre los 20 y los 50 pesos (varía según el punto de venta), son tan frescos y tan naturales que ni siquiera utilizamos fruta congelada. Si la temporada se acaba, también se termina el sabor de las paletas”.

No solo se preocupan por ofrecer sabores únicos, sino también por cuidar la salud de sus clientes. En ese sentido, preparan paletas veganas y deslactosadas y ninguna excede las 275 Kcal por cada 100 gramos de consumo. En el empaque puede verse la información nutrimental y GDAs (Guía Diaria de Alimentación) con datos como contenido neto, grasa saturada, otras grasas, azúcares totales, sodio, energía y energía por porción.

“Hacemos nuestras recetas equilibradas para que no excedan estos límites y todas las paletas compartan las mismas características nutrimentales”, apunta Francisco y asegura que todos los emprendedores deben perder el miedo a tomar riesgos y considerar la locura como una aliada.

Escucha a tu cliente a través de las redes

"Paco Pantera" o "Paco Paletas", como le dicen a Francisco Macías, asegura que La Pantera Fresca se preocupa por resolver los gustos y caprichos de todos los amantes del buen helado, razón por la que están a la expectativa de lo que soliciten sus seguidores y lo que dicte el mercado.

“Todos nuestros clientes son importantes, incluso los que llegan a poner alguna queja les ponemos más atención, ya que si se dan el tiempo para escribirnos alguna recomendación es porque realmente valoran la marca y quieren que sigamos mejorando. También respondemos por teléfono o nuestra página web para resolver todas las dudas”.

Otro punto fundamental de su éxito consiste en mantener una comunicación constante con el público a través de redes sociales. Hoy, entre Facebook, Instagram y Twitter, puntualiza, suman más de 120,000 seguidores los cuales más del 90% han surgido de manera orgánica.

“En el último add que hicimos tuvimos la participación de "Cositas" y el video llegó por sí solo, sin pago de pauta, a más de 650, 000 reproducciones”, agrega Francisco.

Las ideas y conceptos se realizan in house, y, aunque han colaborado con agencias de publicidad contratadas para ciertas campañas, las fotos y algunos de sus videos fueron realizados por ellos mismos.

Con un comercial de la marca, han participado en concursos internacionales como el festival de Cannes Lions en Francia (2018) y hoy en día forman parte de los premios Effies Awards, considerados de mayor relevancia en la industria del marketing y la publicidad.

“Conejo en la Luna” / Imagen: Cortesía La Pantera Fresca

“A nuestro mercado le gusta ver que hasta en eso somos cuidadosos y que se sienta la naturalidad de la marca”, dice.

Para consentir a sus consumidores, el 14 de febrero hacen ediciones especiales de paletas y organizan dinámicas en las cuales los primeros que demuestran el amor que sienten por su pareja en una de sus sucursales, reciben un kit “Pantera” (incluye una paleta de sabor de temporada, empacada en una cajita alusiva a la fecha más un regalo).

Sin importar la época del año han vivido momentos emotivos, como la historia de un niño que en su carta a los Reyes Magos solicitó un paquete de paletas de “Conejo en la Luna”; los padres llegaron en la noche a buscarlo a una de las sucursales y no dudaron en dárselo como “cortesía de la casa”.

Superan los retos

Con un alto nivel de popularidad, la marca se enfrenta a un gran desafío: decidir sobre crecer, mantenerse o vender más. Y es que cualquiera de estas opciones representa responsabilidades diferentes.

“Cuando aumentamos las sucursales se presentaron otras dificultades como la falta de producto debido a la demanda y temas de distribución. Entre 2010 y 2014 tuvimos la época más difícil en La Pantera Fresca, incluso pensamos en tomar medidas tan drásticas como vender la marca, que por suerte no pasó, sin embargo dejamos de vender por mayoreo y de distribuir en todos los puntos de venta que no apoyaran directamente a la marca, pues el margen de ganancia era muy poco, nos quitaba tiempo y recursos que necesitábamos. Con la ayuda de nuevos socios (actualmente son 10) que inyectaron nuevas ideas al igual que capital, creamos una sociedad que pudo dar el impulso que necesitábamos”, puntualiza Macías.

Lo más costoso de este negocio, precisa, es el mantenimiento de maquinaria tanto en fábrica como en el punto de venta, como refrigeradores, paleteras e iluminación.

Otro desafío es la temporada de lluvias, pues es una de las más bajas en ventas del año. Caso distinto a los días fríos, en la que procuran darles más peso a las paletas de crema. “Aunque suene loco muchas veces es reconfortante en un día frío darle una buena mordida a una paleta de chocolate o fresas con crema; da calidez, al menos en el corazón”.

Menos es más

Aunque han recibido ofertas por parte de los grandes supermercados para vender sus productos, no las han aceptado, ya que evitan saturar a los clientes para no perder exclusividad.

“Buscamos un equilibrio entre innovación y tradición. Queremos que la gente visite La Pantera Fresca para comprar una paleta y darle una mordida a su infancia; la intención es que siempre tengan una opción que probar”. 

A pesar del éxito de la marca y de que algunos están interesados en que esta marca se vuelva una oportunidad de negocio a través del modelo de franquicias, Francisco comparte que la empresa no está lista para eso, ya que considera que antes deben crecer en infraestructura, personal y socios.

Reconoce, por otro lado, que aunque La Pantera Fresca está bien posicionada, no pueden confiarse, pues en los últimos cinco años en México ha habido un crecimiento importante en la industria heladera, la mayoría extranjera.

“Son competidores que traen productos innovadores y maneras de presentación diferente; han aparecido muchas marcas nuevas en helados, pues cada vez más la tecnología es más accesible y surgen nuevas mentes con ideas innovadoras. 

“Me encantaría decir que no tenemos competencia, pero también sería aburrido. La Michoacana, Bendita Paleta y Wanda, Helados Amor Casero son parte de ella.

Por suerte nosotros conocemos muy bien a nuestro mercado y buscamos siempre complacer las exigencias que día a día surgen. Son pocos los que logran mantenerse bien posicionados y aceptados; hacer helados no es difícil, pero hacer uno que enamore, que haga volver y que puedas recomendar, es casi imposible”.

Para mantenerse actualizado, Francisco asiste dos veces a ferias de helado en México y en Guadalajara. Además, viaja constantemente para conocer las innovaciones en otros países.

Las metas en las que trabajan son aumentar los puntos de venta y lograr que su equipo de 65 personas crezca paulatinamente (algunos de sus empleados llevan más de 30 años trabajando con ellos).

Imagen: Cortesía La Pantera Fresca

Comparte que les gustaría llegar al extranjero, siempre y cuando no sacrifiquen la calidad en la producción, ya que la fruta mexicana es muy buena y no se compara con la que hay en otros países.

Con el tiempo, precisa, esperan que La Pantera Fresca se convierta en una marca que represente a México y lograr que en el extranjero asocien a nuestro país no solo con el tequila, los tacos y el chile, sino también con las paletas heladas.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur