Cómo dominar el 'código' de la lista de pendientes de Leonardo da Vinci

El genial sistema de listas de tareas del artista y pensador puede ayudarte a organizarte y motivarte al mismo tiempo.
Cómo dominar el 'código' de la lista de pendientes de Leonardo da Vinci
Crédito: Photo Josse | Leemage | Getty Images
7 min read
This story originally appeared on Calendar

Echa un vistazo a tu lista de tareas pendientes. Si se parece a la mía seguramente es bastante simple y directa. Vaya, mi lista de pendientes es un simple post-it. Pero conozco personas que usan un diario de viñetas, una aplicación o que han reemplazado su lista de tareas bloqueando espacios en sus calendarios digitales. 

Realmente no hay una manera correcta o incorrecta de hacer una lista de tareas pendientes. Sin embargo, si hay una tendencia común y es que la mayoría de las listas de tareas son pasivas. ¿Te mantienen organizado y productivo? Seguro. Pero no son lo suficientemente ambiciosas como para mantenerte motivado cuando necesitas un impulso.

Cómo convertir tu lista de tareas en un motivador

Según el historiador y autor Toby Lester, el cuaderno de Leonardo da Vinci contenía una maravillosa lista de tareas pendientes que demuestra cuán motivado estaba el pintor. También refleja cuán dedicado estaba a aprender y crear, incluso si parecía imposible.

Robert Krulwich de NPR tradujo una de las listas de da Vinci de principios de la década de 1490. Es impresionante, por decir lo menos. Estos son solo algunos de los elementos de esa lista:

  • [Calcular] la medida de Milán y sus suburbios
  • Hacer que el maestro de aritmética me muestre cómo cuadrar un triángulo.
  • Hacer que Messer Fazio (profesor de medicina y derecho en Pavía) me muestre ejemplos de proporción
  • Preguntarle a Benedetto Potinari (un comerciante florentino) por qué medios se mueven en hielo en Flandes
  • Dibujar Milán
  • Preguntarle al maestro Antonio cómo se colocan los morteros en los bastiones de día o de noche.
  • [Examinar] la ballesta de Mastro Giannetto
  • Encontrar un maestro de hidráulica y hacer que me diga cómo reparar una cerradura, un canal y un molino a la manera lombarda
  • [Preguntar sobre] la medida del sol que me prometió el maestro Giovanni Francese

En lugar de dejarse intimidar por su genio y ambición, inspírate con la lista de tareas pendientes de da Vinci. Solo imagina si tuvieras una fracción de su impulso y curiosidad. Probablemente serías una de las personas más productivas del mundo. Por supuesto, eso es más fácil decirlo que hacerlo. Pero, aquí hay un par de formas en que puedes comenzar a crear tu propia lista de pendientes al estilo “da Vinci”.

1. Siempre lleve una libreta

Leonardo da Vinci no fue la única persona exitosa en llevar siempre un cuaderno consigo. Isaac Newton, Beethoven, Benjamin Franklin, Thomas Edison, John D. Rockefeller, Bill Gates y Richard Branson son conocidos por llevar consigo un cuaderno de bolsillo. ¿La razón? Aristóteles Onassis, el famoso magnate naviero griego, lo explicó mejor:

“Siempre lleva un cuaderno. Escribe todo. Cuando tengas una idea, escríbela. Cuando conozcas a alguien nuevo, escribe todo lo que sabes sobre él. De esa manera sabrás cuánto tiempo vale la pena invertirle. Cuando escuches algo interesante, escríbelo. Escribirlo te hará actuar respecto a las cosas. Si no lo haces, lo olvidarás. ¡Esa es una lección de un millón de dólares que no te enseñan en la escuela de negocios!”.

Pero, tu cuaderno no es solo para recordar cosas y anotar tus pensamientos. Sheryl Sandberg usa su cuaderno como planificador diario donde garabatea sus listas de tareas. Después de completar cada elemento de su lista, arranca la página. Eso la motiva a mantenerse en el camino.

Mi sugerencia sería usar un diario de viñetas, que es lo que Da Vinci usaba (más o menos). De esta manera, tendrás una libreta para escribir tus ideas y realizar un seguimiento de ellas y los eventos del día.

2. Abraza tus pensamientos al azar y garabatos 

Como señaló la radio pública de Estados Unidos, dejar que la mente “se suelte y flote libre” es esencial para las personas creativas. De hecho, dejar de concentrarse y permitir que nuestras mentes vaguen puede ser beneficioso.

La investigación ha encontrado que las personas con TDAH tienden a ser muy creativas. El diario Scientific American informa que las personas con TDAH pueden "alcanzar niveles más altos de pensamiento creativo y logros que las personas sin estas características", como "niveles más altos de generación espontánea de ideas, deambular por la mente, soñar despierto, búsqueda de sensaciones, energía e impulsividad" debido a que sus mentes no están inhibidas o restringidas.

Incluso si no posee estas características, no dudes en dejar que tu cerebro se libere garabateando o escribiendo sobre pensamientos aparentemente aleatorios en tu cuaderno y listas de tareas. Nunca se sabe a dónde te llevará ese viaje.

3. Nunca dejes de ser curioso

En la biografía de Walter Isaacson Leonardo da Vinci, el autor señala: "Una y otra vez, año tras año, Leonardo enumera las cosas que debe hacer y aprender. Algunos involucran el tipo de observaciones y comentarios cercanos que la mayoría de nosotros rara vez hacemos como 'Observen el pie de un ganso: si siempre estuviera abierto o siempre cerrado, la criatura no podría hacer ningún tipo de movimiento'". Otra gema del cuaderno de notas de da Vinci: "Describir la lengua del pájaro carpintero".

Como el maestro renacentista, siempre debes ser curioso. La ciencia ha descubierto que ser curioso puede ayudarte a aprender y retener conocimientos, crecer personalmente y estar más abierto a nuevas experiencias que puedan aplastar estereotipos.

Entonces, la próxima vez que sientas curiosidad, anota ese pensamiento en tu lista de tareas para que puedas aprender más sobre los pensamientos e ideas que ocupan tu mente.

4. No tengas miedo de establecer grandes metas

"Dibujar Milán" es un objetivo increíblemente grande y ambicioso. Pero, no hay nada de malo en establecer objetivos de esta magnitud. Esto se debe a que tener grandes metas te da la oportunidad de:

  • Soñar. Cuando soñamos en grande, nos entusiasmamos ante la perspectiva de lograr esa ilusión. 
  • Hacer mejoras a largo plazo. Debemos darnos cuenta de que los cambios estructurales pueden ser necesarios para hacer realidad los grandes objetivos.
  • Hacernos más resistente a corto plazo. Para lograr un gran objetivo, no puedes perder el tiempo. Esto te hace más resistente a corto plazo. Por ejemplo, es posible que no tengas ganas de trabajar hoy, pero si no lo haces, tu negocio fracasará. Eso puede ayudarte a levantarte de la cama y ponerte a trabajar.
  • Enfrentar la realidad. Establecer grandes objetivos te hace honesto contigo mismo. Tienes que darte cuenta de lo que debes hacer para conseguir tus propósitos. A veces funciona, pero tal vez te das cuenta de que es mejor contar tus pérdidas y cambiar de dirección. 
  • Desarrollar hábitos poderosos. Si desea alcanzar un objetivo, deberás formar nuevos hábitos para lograrlo. Sin sistemas y procesos efectivos, no podrás trazar tus metas.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Are you paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.

Latest on Entrepreneur