Especial: Cómo escribir un libro (y realmente terminarlo) en 5 pasos

Esta guía ofrece un mapa de principio a fin sobre cómo escribir un libro.
Especial: Cómo escribir un libro (y realmente terminarlo) en 5 pasos
Crédito: Rawpixel | Getty Images
VIP Contributor
15+ min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Hay muchas razones por las que podrías considerar escribir libros. Es posible que desees demostrar tu experiencia en un tema determinado o crear un canal de ventas para tu negocio. Tal vez necesitas tener un libro publicado para establecerte como un orador o profesor. Es posible que simplemente tengas una historia que realmente quieres contar.
Pero, ¿por dónde empezar a escribir esa historia? Descubrir cómo escribir un libro con un comienzo, un medio y un final puede ser desalentador cuando lo único que tienes es una idea y una página en blanco.

Al igual que con cualquier cosa en la vida y los negocios, la respuesta para aprender a escribir un libro es encontrar un buen maestro, es decir, personas que hayan logrado lo que estás tratando de hacer. Si quieres saber cómo escribir un libro de negocios, y estás tratando de resolver cómo abordar el estilo de tu escritura, puedes intentar leer How to Win Friends and Influence People de Dale Carnegie. Si quieres escribir una memoria, puedes echarle un vistazo A Shoe Dog de Phil Knight.

Pero cuando se trata del acto directo de escribir libros, en realidad comenzar un proyecto y terminarlo, quizás los mejores modelos a seguir son los novelistas de historias de fantasía épica como Stephen King o J.K. Rowling. Estos profesionales de la escritura saben cómo escribir libros y series que abarcan miles de páginas y más de millones de palabras, y los procesos que utilizan pueden ser informativos para ayudarte a escribir tus propios libros. No solo podemos acceder al resultado final de su trabajo, sus libros, sino que a estos escritores épicos a menudo les encanta ofrecer un mapa a otros que esperan recorrer el mismo camino.

Paso las horas de 9 am a 5 pm en las oficinas Entrepreneur escribiendo sobre negocios y emprendimiento mientras colaboro con nuestra red de contribuyentes. Pero en mi tiempo personal, me encanta leer ficción como Harry Potter o Game of Thrones. Cuando decidí escribir un libro propio, me propuse emular las historias de ficción que crecí leyendo.

Comencé, alentado por el conocimiento de que podía tener éxito y que incluso los grandes escritores a menudo tenían dudas en el camino. Vaya, que siguen teniendo dudas mientras escriben libros hoy. Por ejemplo, Joe Abercrombie, cuyo libro más reciente se estrenó en el número 15 en la lista de bestsellers del New York Times Hardcover:


 
Imagen: Joe Abercrombie vía Twitter

Aprendí que está bien que no me guste una sección, un capítulo, incluso el libro completo que he escrito. Está bien cometer errores, batallar para sacar el texto. Al final, solo una cosa realmente importa cuando se trata de escribir libros: terminar. Crear un producto del que te sientas orgulloso a pesar de los obstáculos, dudas o frustraciones que puedan surgir durante el proceso.

Entonces, si quieres saber cómo escribir un libro y realmente completarlo, aquí están los cinco pasos que usé para terminar el mío, cada uno inspirado en autores épicos que siguieron el mismo camino. 

1. Descubre cómo comenzar tu libro

No solo me refiero a cómo escribir el Capítulo Uno de tu libro. No, quiero decir, "¿Cuál es la fuerza impulsora detrás de tu libro?" Esto podría ser cualquier cosa: un tema, una historia, una idea. Esta cosa actuará como la semilla de la cual crecerá el resto de tu texto; será la columna vertebral para darle forma.

George R.R.Martin estaba escribiendo un libro diferente cuando descubrió dónde comenzar A Game of Thrones. En una entrevista de 60 minutos con Anderson Cooper, Martin afirmó: "Un día, una escena del primer capítulo de 'Game of Thrones' vino a mí cabeza: el momento en que una familia que encuentra a cachorros de huargo en las nieves".

Es importante tener en cuenta que, técnicamente, la escena en la que los niños Stark encuentran a sus lobos no está en el primer capítulo del libro. En cambio, la historia se abre en un lugar diferente, con otros personajes, antes de girar sobre los Starks. Sin embargo, como señala Martin, esa escena creó una imagen tan intensa en su mente, y los personajes se sintieron tan reales para él, que tuvo que continuar haciendo preguntas y eventualmente desarrollar un mundo alrededor de esa idea. A Game of Thrones comenzó con una frase.

"Lo supe desde el principio", dijo Martin a Cooper. "Quiero decir, esa sola oración: 'Encontraron a los cachorros lobo huargo en las nieves del verano’". Sabía en mi mente que las ‘nieves del verano’ era un lugar donde podría nevar fuera de invierno. Entonces, ¿qué podría resultar en eso?

"Un fin de semana después en el que estaba buscando un departamento, tomé el tren de regreso a Londres y la idea de Harry Potter se me vino a la cabeza", J.K. Rowling le dijo a Urbanette. “Había estado escribiendo desde que tenía seis años, pero nunca había estado tan entusiasmada con una idea como lo estaba en ese momento. Casualmente, no tenía un bolígrafo a la mano y era demasiado tímida para pedirle a alguien uno en el tren, lo que me frustró mucho, pero cuando lo recuerdo pienso que fue lo mejor para mí. Me dio las cuatro horas completas del viaje en el tren para pensar en muchas ideas para el libro.

“Un niño escuálido, de pelo negro y con gafas se convirtió cada vez más en un mago para mí. Se volvió más real. Creo que hubiera frenado las ideas y si hubiera empezado a escribirlas. Esa misma noche comencé a escribir ’La Piedra filosofal’. Sin embargo, las primeras dos páginas no se parecen en nada al producto terminado".

La última parte de la respuesta de Rowling: "las primeras dos páginas no se parecen en nada al producto terminado", es extremadamente importante. A menudo, pensamos en los grandes escritores como personas creativas y talentosas que se inspiran de una manera que simplemente es inhumana. Quizás eso sea cierto porque tanto Martin como Rowling crearon bestsellers de imágenes increíblemente detalladas.

No obstante, es crucial tener en cuenta que cuando comenzaron a escribir sus respectivos libros, Martin pudo usar las primeras páginas que escribió y Rowling no. A veces, las palabras perfectas vendrán y a veces no. La clave es llevar la historia a su fundación eventualmente.

Después de todo, nadie puede decir que Rowling no pudo escribir un gran libro sobre un "niño escuálido, de pelo negro y con gafas" en un tren, incluso si su primer intento no fue perfecto. Rowling cambió y refinó las palabras que describen su visión con el tiempo, pero la imagen y la inspiración para el libro permanecieron.

El Capítulo Uno también es importante

Como dice el viejo refrán, solo tienes una oportunidad en la primera impresión. Si no deseas publicar por tu cuenta, tu primera impresión es muy importante. Para llamar la atención de una editorial tradicional, normalmente, primero necesitas contactar a un agente literario y para eso, generalmente necesitarás impresionar al asistente de ese agente.

Ese agente generalmente leerá solo una pequeña porción de tu libro o propuesta, por ejemplo, de cinco a 15 páginas, antes de decidir si realmente sabes cómo escribir un buen libro. Si no captas su atención en esas primeras páginas, probablemente no tendrás la oportunidad de mostrarles lo que realmente puedes hacer más tarde.

Eso no significa que debas gastar todo su tiempo y energía para hacer que el Capítulo Uno sea perfecto. De hecho, pasar demasiado tiempo en el primer capítulo no será productivo: la regla 80/20 se aplica en la escritura al igual que en los negocios. Después de un tiempo, el retorno de su inversión de tiempo simplemente no tendrá sentido.

No necesitas mostrar todo lo que puedes hacer en la primera página de tu libro. Una película de gran éxito normalmente no utiliza todo su presupuesto en la primera escena, y no deberías sentir que necesita hacer el equivalente en tu libro. Si puedes crear un gancho fuerte, personajes interesantes o una visión reflexiva para atraer al lector, eso es suficiente. Solo asegúrate de que la escritura sea lo más clara y concisa posible, mostrando una competencia con el lenguaje que cree confianza con tu audiencia.

Del mismo modo que desea mostrarte bien preparado para una reunión de negocios, debes tratar de demostrar que conoces el tema de tu libro. Aquí hay tres consejos básicos que pueden ayudarte al escribir el comienzo de tu libro:

  • Utiliza lenguaje activo. En lugar de decir algo como: "Los secretos de saber cómo escribir un libro se están volviendo claros para mí", debes decir: "Estoy aprendiendo a escribir un libro". Esta elección activa de palabras crea una sensación más personal y directa.
  • No repitas las mismas palabras una y otra vez. Si está hablando de algo altamente técnico, esto puede ser inevitable. De lo contrario, trata de no usar las mismas palabras o frases si la repetición no tiene un propósito obvio. Esta repetición no solo desvía el ritmo de su escritura, sino que puede hacer que el lector crea que simplemente no se te ocurre nada más que decir.
  • Llega al punto. El gran escritor deportivo Tim Layden me dijo una vez que la primera oración de cada párrafo a menudo ayuda al escritor a hacer la transición de sus pensamientos, pero no es necesariamente pasa lo mismo con el lector. Las personas están ocupadas y no tienen tiempo para palabras adicionales. En mi propia escritura me tiendo comenzar las oraciones con conectores lógicos: "Primero", "Sin embargo", "En cambio", y así sucesivamente. Cuando escribo trato de ser consciente de esas muletillas y trato de domarlas. 
  • El aspecto más importante de crear el Capítulo Uno de tu libro en realidad no tiene nada que ver con el capítulo en sí. La parte más importante es entender cómo el comienzo de tu texto encaja con tu idea general, cómo te permite pasar al medio y terminar sin problemas.
  • Simplemente no puedes construir una buena base si no sabes lo que está construyendo sobre ella. No soy arquitecto, pero dudo que se use la misma estructura fundamental para un rascacielos que para una cabaña junto al mar. Lo mismo vale para escribir libros.

Por eso, antes de comenzar a escribir tu propio libro, necesitas…

2. Descubrir cómo terminar tu libro

Necesitas entusiasmo para emprender el proyecto de escribir un libro, pero en mi experiencia, es una locura dejarse llevar y simplemente comenzar a escribir sin un plan. Al igual que las primeras páginas de Harry Potter de Rowling nunca llegaron al libro que se vendió finalmente en tiendas, tus ideas seguramente cambiarán con el tiempo, ya sea porque piensas en nuevos conceptos geniales o porque te das cuenta de que las ideas que tenías que comenzar no son tan buenas como creías.

¿Recuerdas cómo era escribir ensayos en la preparatoria donde el profesor te daba los puntos a tocar? Crear un libro es como escribir 20 ensayos diferentes de 20 páginas, todos los cuales deberían funcionar de manera coherente para complementar y promover ese tema básico o idea con la que comenzó.

A veces está bien improvisar. Como Brandon Sanderson escribe, la escritura planificada puede ayudarte a visualizar una serie, mientras que una escritura más espontánea te permite contar chistes y agregar humor en los lugares cuando surja la oportunidad.

"No hay una manera perfecta de hacer esto", dice Sanderson. "George R. R. Martin describió su forma de escritura como el quehacer de un ‘jardinero o un arquitecto’. Los jardineros hacen crecer una historia, sin tener una idea firme de a dónde van. Los arquitectos tienden a construir un esquema como marco y a partir de él.

"Yo soy (generalmente) un arquitecto. He descubierto que es la mejor manera de obtener los tipos de finales que me gustan. Tengo que saber a dónde voy antes de comenzar.

“Dicho esto, un esquema tiene que ser algo propio. Necesito la flexibilidad para eliminar secciones enteras y reconstruirlas; lo hago con frecuencia”.

Dos notas importantes aquí: la primera es que nadie es enteramente un jardinero o un arquitecto. Sanderson se describe a sí mismo como arquitecto, pero admite que necesita la libertad de dejar que el contorno crezca como lo haría un jardinero. Martin probablemente sea más un jardinero, dada la forma en que creció su serie a partir de una sola oración, y sin embargo, en su entrevista de 60 minutos, habla sobre la creación de historias, mapas y estructuras para su serie. Incluso tiene un experto en Game of Thrones a quien consulta cuando tiene preguntas sobre la continuidad.

Puedes elegir tu propio estilo. Por lo general, prefiero escribir el libro antes que resumirlo, pero no hay nada más frustrante que darse cuenta de que necesita pivotar, haciendo que las primeras 200 páginas de su libro sean inútiles. Tuve que reelaborar las secciones principales de mi libro debido a mi falta de previsión, lo que provocó retrasos de meses que podría haber evitado si hubiera pasado unos días o incluso semanas descubriendo cómo escribir el libro antes de tiempo.

Cuanto más compleja sea la idea de tu libro, más tiempo le recomiendo que pases planeando cómo escribirlo. Por ejemplo, mi historia involucró dos narrativas alternadas y entrelazadas de varias maneras. Cambiar algo en una historia afectó a la otra, lo que significa que cada alteración era como un juego de Jenga: todo el libro podría desmoronarse si sacaba los bloques de construcción incorrectos.

Echa un vistazo a la serie Stormlight Archives de Brandon Sanderson, una epopeya de 10 libros que abarca docenas de personajes, historias y tiempos que podría tener hasta cuatro millones de palabras, y verás por qué sus planificaciones son más complejas. Aquí hay una imagen del formato de un libro de Stormlight.

"Usted ve, los libros de Stormlight tienen una especie de formato extraño", escribe Sanderson. "Los trazo de una manera rara que probablemente solo tiene sentido para mí".
Sanderson también crea esquemas que detallan escenas, imágenes, nombres y frases que quiere incluir. 

Rowling también creó un esquema de estilo de hoja de cálculo al escribir Harry Potter y la Orden del Fénix. El esquema explica cuándo tiene lugar cada capítulo de la novela, el título del capítulo y qué sucede en ese capítulo. Luego explica cómo la trama del capítulo avanza las seis subtramas fundamentales del libro.

Prueba el esquema de Rowling o el de Sanderson. Crea tu propio para mantenerte organizado, pero un esquema y un plan te ayudarán a ver el panorama general. Debes utilizar la columna vertebral de tu libro para crear una historia coherente en todo momento.

3. Escribe el libro

Gran consejo, ¿verdad? Puede parecer básico, pero es la verdad: escribir un libro requiere tiempo y esfuerzo, y no hay forma de evitarlo. No importa si conoces todos los consejos o trucos sobre cómo escribir un libro, al final del día, en realidad solo tienes que sentarte a escribir.

Siempre me ha encantado este intercambio entre Neil Gaiman y uno de sus lectores:

Hola. Me llamo Jonny...

Solo tengo una pregunta para usted, y si no recibo una respuesta, no me voy a enojar, pero, ¿cómo termino una historia que creo que va a ser genial? Mi problema es que empiezo lo que creo que va a ser una buena historia y nunca puedo terminarla. Tengo docenas y docenas de historias cortas sin terminar que sé que serían buenas lecturas, pero parece que no puedo darles un final. Si tiene algún consejo para mí, sería muy apreciado y también me sentiría honrado de recibir comentarios suyos.
Mis mejores deseos,
Jon Carpenter

A lo que el autor de The Sandman contestó: 

¿Cómo los terminas? Tú los terminas.
Me temo que no hay una respuesta mágica. Así es como lo haces: te sientas en el teclado y pones una palabra tras otra hasta que esté listo. Es así de fácil y así de difícil.
Lee las historias que dejaste sin terminar, elige la que tengas un poco más clara y sigue escribiendo hasta que termines la historia. Luego termina la siguiente o comienza una nueva y termínala.
Puedes descubrir qué necesitas tener un final más en mente antes de comenzar.
Siempre me daba cuenta de que estaba terminando algo porque en lugar de preocuparme por cómo iba a terminar, ahora me preocupaba por cómo iba a comenzar lo siguiente.
La mayoría de las personas pueden comenzar una historia corta o una novela. Si eres escritor, puedes terminarlas. Termina lo suficiente de ellas y podrías ser publicable. Buena suerte.

Saber cómo escribir un libro significa saber que no hay atajos. El libro será tan largo como sea necesario. Afortunadamente, puedes optimizar tu tiempo mientras escribes.
Minimiza tus distracciones 

¿Quieres saber cómo escribir un libro más rápido? Evita pasar cinco minutos mirando una página en blanco de Google Docs antes de checar tu Twitter durante media hora.
Para evitar las distracciones que vienen con la tecnología moderna, personalmente elijo escribir todo a mano (incluido este artículo). Aquí hay una parte del esquema:

Imagen: Matthew McCreary

Es más lento que escribir directamente en la computadora, por supuesto, pero usar una libreta y un bolígrafo bien formados es genial por varias razones:

  • Reduzco el potencial de distracciones. No tener internet significa no tener acceso a YouTube, a redes sociales, al correo electrónico o a mis alertas de noticias.
  • No puedo borrar mis palabras. En lugar de desperdiciar varias páginas reescribiendo una y otra vez, usar un bolígrafo me obliga a seguir avanzando, limitando las posibilidades de quedar atrapado en las minucias.
  • Puedo ver el progreso con mis propios ojos. Para mí, escribir en un documento de Google o Word puede ser frustrante: cada vez que termino de escribir una página, aparece otra debajo de ella. Es imposible llegar al final o ver la luz al final del proverbial túnel. Para mi es más satisfactorio para mí pasar una página, llenar un cuaderno y seguir adelante.
  • Puedo hacer mi primera ronda de ediciones cuando ingreso las páginas escritas a mano en la computadora.

 
Imagen: J.K. Rowling vía Twitter
Gaiman también prefiere escribir sus libros a mano. Una vez le dijo a BuzzFeed: “Comencé con Stardust: estaba (en mi cabeza) escrito en la década de 1920, así que compré una pluma estilográfica y un cuaderno grande y lo escribí a mano para descubrir cómo este proceso podría alterar mi visión sobre la historia. Y lo hizo, realmente lo hizo. Era más concreto, pensaba más en las oraciones y escribía menos, en el buen sentido. Y cuando lo transcribí a computadora, se convirtió en un borrador muy real: las cosas desaparecían o cambiaban. Descubrí que me gustaba jugar con las plumas estilográficas, incluso disfruto del ruido de la punta de la pluma en el papel”.

Martin, mientras tanto, le dijo a Conan O’Brien que usa una computadora DOS, que no está conectada a Internet. Es una máquina tan vieja que O'Brien pregunta si Martin "la talló en madera".

Martin explica: "Hace todo lo que quiero que haga un programa de procesamiento de texto y nada más".

Si prefieres trabajar en tu computadora portátil, puede limitar sus distracciones de otras maneras. Encuentra un buen lugar para trabajar: Rowling recomienda un café; otros escritores tienen habitaciones u oficinas separadas dedicadas para trabajar en sus libros.

Busca una lista de reproducción que te ayude a concentrarte. Escucho mucha música al estilo de una cafetería mientras escribo, lo que me parece relajante. Otros prefieren las melodías clásicas, el género electrónico o incluso el silencio. Averigua qué funciona para ti y aprovéchalo.

No intentes escribir todo el libro “en una sentada”

Fracasarás y luego te desanimarás. A menos que esté escribiendo un pequeño folleto (digamos, menos de 10,000 palabras), probablemente no podrá terminar en una semana o incluso en un solo mes. La clave para terminar un libro es comprometerse a hacer un progreso constante.

Creo firmemente en llevar un registro del número de palabras, tanto a diario como en general. El conteo diario de palabras hace que te mantengas responsable, mientras que el número general te permite obtener una imagen más amplia de cuánto estás avanzando. El libro promedio tiene alrededor de 250 palabras por página, por lo que puede realizar un seguimiento de cuánto tiempo te tomará escribir tu libro pensando que cada 1,000 palabras equivalen a cuatro páginas.

Al escribir el primer borrador de mi libro, buscaba alcanzar la meta de 1,500 palabras por día, inspirado por el hecho de que Stephen King intenta escribir seis páginas todos los días. No era perfecto, por supuesto, pero pude terminar un borrador de 118,000 palabras (un poco menos de 500 páginas) en aproximadamente cinco meses.

Escribir 1,500 palabras por día es bastante realista. Es posible que tenga un trabajo diario, una familia en casa u otras cien cosas que te quiten la cantidad de horas que puede pasar sentado solo en un escritorio o en una mesa de café. Simplemente crea una meta que te sirva a ti y sé consciente de tratar de alcanzar esa meta con la mayor frecuencia posible. En mi experiencia, es la forma más segura y eficiente de escribir libros.

Si te quedas atascado, ve a otra parte del libro. Intenta editar algo que escribiste anteriormente o salta a una escena diferente. Investiga los capítulos que desea escribir a continuación. Solo sigue escribiendo y avanzando.

4. Edita el libro

Cuando estaba en la escuela, odiaba volver y editar mi escritura. Es aburrido porque había terminado de crear y necesitaba cambiar mi cerebro a un modo de pensamiento más técnico y objetivo. Más que eso, era decepcionante porque las palabras nunca se ven tan bien en la página como las había sentido mientras las escribía.

Esa decepción es exactamente la razón por la cual es fundamental editar tu trabajo. El novelista Sam Sykes publicó en Twitter (en tono de broma) que hay siete etapas de escribir un libro:

  1. Esto es muy bien
  2. Esto está ok
  3. Esto es malo
  4. Soy malo
  5. Soy el peor
  6. Santa mierda, mátenme
  7. Esto está ok

Probablemente nunca te sientas tan bien con tu libro como cuando escribes el primer borrador. Eso no significa que tu primer borrador será el mejor: no olvides, Rowling recuerda precisamente la primera vez que comenzó a escribir Harry Potter, a pesar de que esas páginas no llegaron a la versión final.

Es solo después de reflexionar que puedes ver que la ejecución de tu idea no está a la altura de la gran imagen que tenías en tu cabeza. Puede acercarse a esa visión solo al dedicarse a mejorar y editar. Hay muchos recursos que puedes usar para aprender más sobre edición, y cada caso probablemente será diferente.

Cuando escribí mi libro, me tomó cuatro borradores antes de sentirme lo suficientemente seguro como para enviar el manuscrito a agentes literarios. Esto es lo que hice con esos borradores:

  1. Primer borrador: escribí el libro, de principio a fin. Todavía no tenía una historia muy buena: el principio no coincidía con el final en el que finalmente me decidí, y los personajes aún no parecían reales. Pero elaboré la trama y cómo los personajes importantes deberían interactuar entre sí. Descubrí el formato del libro y cómo las narraciones separadas eventualmente se fusionarían con el tiempo. Mi primer borrador tenía aproximadamente 118,000 palabras.
  2. Segundo borrador: rellené el libro y cree más detalles. Cada vez que me quedaba atascado o frustrado durante el primer borrador, elegí seguir adelante y dejar una sección o capítulo en blanco. Me costó mucho trabajo resolver cómo transmitir una confrontación importante: simplemente no sabía lo suficiente sobre mis personajes y el libro que estaba tratando de escribir durante el primer borrador. Al pasar por segunda vez por ellos, entendí mejor mis objetivos, y esa comprensión me permitió escribir con más confianza. Completé todos los espacios en blanco, creando una historia completa pero demasiado larga. Este borrador tenía aproximadamente 190,000 palabras.
  3. Tercer borrador: quité la grasa. Ahora que tenía la historia completa en la página, todo lo que tenía que hacer era contarla con mayor precisión. Como un escultor que esculpe la piedra, me libré de mis palabras de relleno. Maté a mis queridas muletillas y esas partes del libro que encontré inteligentes pero que no añadían nada a la historia. Fui capítulo por capítulo, línea por línea, y corté 55,000 palabras (aproximadamente 220 páginas), que puse en un documento separado (no solo borres palabras, puede que las necesites más adelante). Terminé el tercer borrador en 135,000 palabras.
  4. Cuarto borrador: mostré el libro a otros. No importa qué tan bueno sea escribiendo o editando libros, es crucial obtener comentarios de otros lectores. Ellos te señalarán cosas en las que nunca habrías pensado: partes que te parecen obvias pueden ser confusas, secciones que pretendías fueran cómicas pueden resultan molestas. Mi cuarto borrador fue muy similar al tercero, tanto en contenido como en extensión, pero fue una mejor historia gracias a la ayuda de otros.

5. Acepta el libro

Este puede ser el paso más difícil de todos. Muchos emprendedores son perfeccionistas que desean tener un producto u oferta perfectamente probado antes de sacarlo al mercado. Si deseas que tu libro se publique en una editorial tradicional, y no tienes muchos seguidores o experiencia previa, deberás sorprender a tu audiencia.

Dicho esto, repasar la misma oración una y otra vez probablemente no va a hacer la diferencia. Hacer grandes cambios significa compromisos a lo grande y es simplemente improductivo intentar reelaborar el mismo concepto de 100 maneras diferentes. Te cansarás de cosas que no mejoran significativamente tu libro y luego te agotarás.

Comprende que tu libro probablemente no va a ser perfecto. No a todos les va a gustar cada parte. Como dice King en su libro On Writing, "no puedes complacer a todos los lectores todo el tiempo; no puedes complacer a algunos lectores todo el tiempo, pero realmente deberías tratar de complacer al menos a algunos de los lectores algunas veces".
Comprende que tu negocio tiene un nicho y tu libro también debería tener uno. Si solo el uno por ciento de los mexicanos ama sus ideas lo suficiente como para comprar tu libro, llegará al número 1 en la lista de los más vendidos.

Cómo escribir un libro en cinco pasos

Estos son los cinco pasos que recomiendo sobre cómo escribir y terminar esa idea de libro en la que has estado pensando durante un tiempo.

  1. Descubre el comienzo de tu libro. ¿Cuál es tu columna vertebral, la historia o concepto que debes compartir con otras personas? Haz crecer la historia desde allí.
  2. Encuentra el final de tu libro. ¿Cómo vas a convertir esa semilla de una idea en un libro completo? Prueba un esquema u organiza tus pensamientos de otra manera, y tendrá que hacer menos revisiones más adelante.
  3. Escribe el libro. Minimiza tus distracciones. Establece metas diarias de palabras que escribir y sigue avanzando. 
  4. Edita el libro. Usé cuatro borradores para completar mi libro. El tuyo puede tomar menos. Simplemente no pienses que tu primer intento será mágico y perfecto. Raramente así es como funciona la escritura.
  5. Acepta el libro. Si has hecho todo el trabajo duro de completar una novela, entonces da ese salto final de fe. Permítete creer en lo que has hecho y estar orgulloso de tu trabajo.

Escribir un libro no es fácil, pero es simple. La verdad es que probablemente ya sabes cómo escribir un libro, solo se trata de hacerlo. Así que hazlo. Tú puedes. 

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Are you paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.

Latest on Entrepreneur