¿Tienes una idea de negocio? El multimillonario Stephen A. Schwarzman tiene 3 preguntas que debes hacerte antes de lanzarla

Si vas a iniciar un negocio, debe pasar tres pruebas básicas, dice el CEO de la firma global de capital privado The Blackstone Group.
¿Tienes una idea de negocio? El multimillonario Stephen A. Schwarzman tiene 3 preguntas que debes hacerte antes de lanzarla
Crédito: NBCUniversal | Getty Images
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El siguiente extracto es del libro de Stephen A. Schwarzman What It Take: Lessons In the Pursuit of Excellence. Copyright © 2019 por Stephen A. Schwarzman. Reimpreso con permiso de Avid Reader Press, una impresión de Simon & Schuster, Inc.

Una vez asistí a una reunión de estudiantes emprendedores en una universidad estadounidense de primer nivel. Un profesor de emprendimiento mostró una diapositiva que ilustraba todos los pasos que debe seguir una startup, desde contratar personas y recaudar dinero hasta desarrollar un producto e ir al mercado. Su diapositiva mostraba el negocio en una trayectoria predecible y curva hacia arriba que alcanzaba varios hitos. Si solo fuera realmente así, pensé. Mi experiencia empresarial fue cualquier cosa menos una curva suave y ascendente. Fue tan agotadora que nunca he entendido a las personas que quieren ser "emprendedores en serie". Hacerlo una vez ya es bastante difícil.

Cuando el profesor dejó de hablar y me pasó el micrófono, había decidido que estos estudiantes necesitaban una revisión de la realidad. Si van a iniciar un negocio, les dije, creo que tienen que pasar tres pruebas básicas.

1. Tres pruebas para tu idea de negocio

Primero, tu idea tiene que ser lo suficientemente grande como para justificar dedicar tu vida a ella. Asegúrate de que tu propuesta tiene el potencial de ser enorme.

En segundo lugar, debería ser única. Cuando las personas ven lo que estás ofreciendo, deben decirse a sí mismas: "Dios mío, necesito esto. He estado esperando por esto. Esto realmente me atrae”. Sin ese“ ¡Ajá!” estás perdiendo el tiempo.

Tercero, tu momento debe ser el correcto. Al mundo en realidad no le gustan los pioneros, por lo que si traes una propuesta demasiado temprano, tu riesgo de fracaso es alto. El mercado al que te diriges debe estar despegando con suficiente impulso para ayudarte a tener éxito.

Si pasas estas tres pruebas, tendrás un negocio con el potencial de ser grande, que ofrezca algo único y que llegue al mercado en el momento adecuado. 

Por último, tienes que estar preparado para el dolor. Ningún empresario anticipa o quiere pasar por crisis, pero los momentos difíciles son la realidad de comenzar algo nuevo. Son inevitables.

2. Construye el equipo adecuado

Las empresas reales no surgen de la nada. Recaudar dinero y reclutar gente buena es muy difícil. Sin embargo, incluso cuando eres pequeño y tus recursos son más limitados, encontrar a las personas adecuadas es lo más importante que puedes hacer. Por lo general, no tendrás acceso a los profesionistas más caros que trabajan en otros lugares con niveles de compensación mucho más altos. Tienes que conformarte con las personas que tienes. Eso significa que, como mínimo, debes reducir sus criterios a una simple pregunta: ¿Esta persona tiene el mismo compromiso con la misión de este negocio que tú?

Cuando Phil Knight estaba construyendo Nike contrató a otros corredores de distancia para que trabajaran con él porque sabía que lo que les faltaba en términos de conocimiento comercial, lo compensaban en resistencia. Nunca se rendirían. Aguantarían el dolor y llegarían al final de la carrera a pesar de las dificultades.

Cuando inicias una empresa generalmente te conformas con encontrar a alguien de calidad dispuesto a emprender el viaje con usted. Pero a medida que creces, te das cuenta de que algunas personas son como receptores abiertos en el fútbol con manos de piedra. Les lanzas la pelota y ellos simplemente no la cachan. Otros tienen manos como pegamento. Si mantienes a estos malos miembros, terminarás con una compañía disfuncional donde harás todo el trabajo, quedando despierto toda la noche con las pocas personas que pueden (y quieren) trabajar. Eso pasa.

Tienes dos opciones: administrar una empresa mediana que no vaya a ninguna parte o eliminar la mediocridad que aceptaste en un principio para poder crecer. Si eres ambicioso, tienes que llenar tu empresa con personas muy calificadas y darles las tareas difíciles de hacer.

3. Sé paranoico

Finalmente, para tener éxito como emprendedor, debes ser paranoico. Siempre debes creer que tu empresa, independientemente de su tamaño, es una compañía pequeña. En el momento en que comiences a ser grande y exitoso, aparecerán retadores y harán todo lo posible para llevarse a tus clientes y derrotar a tu oferta. Nunca eres más vulnerable que en el momento en que crees que has tenido éxito.

Muchas empresas lideradas por emprendedores tropiezan tratando de hacer la transición de un arranque inestable a una máquina bien administrada. Los empresarios a menudo prefieren confiar en sus instintos en lugar de los sistemas más ordenados que utilizan los CEO profesionales. Los emprendedores a menudo se resisten a los límites impuestos a esos instintos y a la energía que dio origen a su empresa. Pero eventualmente son esos límites los que crean la base para pasar a la próxima fase de crecimiento. La turbulencia de iniciar una empresa debe permitir en algún momento implementar sistemas que ayuden a otras personas a impulsar tu organización.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Are you paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.

Latest on Entrepreneur