La razón por la que es tan atractivo el mito del multimillonario que no terminó la universidad

De hecho, los casos de éxito de gente que no terminó la universidad son la excepción, no la regla.
La razón por la que es tan atractivo el mito del multimillonario que no terminó la universidad
Crédito: depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Entrepreneur Leadership Network Writer
Freelance writer
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Cada ciertos meses (o semanas, dependiendo de lo que leas o escuches), te tocará saber de alguien nuevo que dejó la universidad y se hizo multimillonario tras iniciar un negocio revolucionario. Y para ser exactos, hay muchos ejemplos reales de esto. Algunos de los emprendedores más icónicos de nuestra época han dejado la universidad, incluyendo a Bill Gates, Steve Jobs, Mark Zuckerberg y Larry Ellison, y todos ellos dejaron la escuela para ir entrar de lleno a la lista de los más ricos del mundo.

Pero el concepto del emprendedor que deja la universidad para volverse rico es, en el mejor de los casos, confuso, y en el peor, un mito fundamental de nuestra cultura. Entonces, ¿por qué es tan atractivo y está tan generalizado?

El mito del multimillonario que dejó la universidad

Empecemos diseccionando la problemática del arquetipo del multimillonario que no terminó la escuela. Los ejemplos anecdóticos como los que mencionamos arriba nos llevan a hacer suposiciones potencialmente inexactas. Por ejemplo, uno podría concluir que si estás en la universidad y tienes una gran idea para un negocio, entonces deberías dejar de estudiar para hacerla realidad, ya que al final, puedes hacerte inmensamente exitoso. También se podría concluir que dejar los estudios se relaciona de alguna forma con un mayor potencial de éxito; puede incluso resaltar la capacidad de tomar riesgos poco convencionales, y todos sabemos que tomar riesgos inteligentes es una habilidad vital para los emprendedores.

En realidad, los multimillonarios que no terminaron la escuela son más raros y menos comunes de lo que a la gente le gustaría admitir. Por ejemplo, observemos la lista de Forbes 400, o a los 400 más ricos de Estados Unidos, todos multimillonarios. Tras analizar el historial educativo de 362 de ellos, 44 dejaron los estudios, es decir, sólo 12.2 por ciento de los multimillonarios no terminaron la universidad. De forma similar, un análisis de 2017 descubrió que sólo 16 por ciento de los multimillonarios no tienen una maestría. En otras palabras, 84 por ciento de la gente más rica de Estados Unidos tiene educación completa, y por encima de la media.

Más estadísticas ilustran los beneficios adicionales, tanto monetarios como profesionales, de completar una educación universitaria. Investigaciones compiladas sugieren que los hombres con maestría ganan 900,000 dólares en el transcurso de su vida que sus homólogos graduados prepa. Las mujeres con maestría ganan 630,000 dólares más. Aún algunos pasos extra para llevarte al punto de multimillonario, pero es una estadística difícil de ignorar.

El papel del sesgo de supervivencia

Cuando observamos a todos los multimillonarios, la cantidad de ellos que dejaron la universidad no es impresionante. También podemos examinar el desempeño laboral promedio de los que dejan los estudios y ver las cosas desde el ángulo opuesto. Según College Atlas, 70 por ciento de los estadounidenses estudiará una carrera, pero más de un tercio la dejará eventualmente, y 30 por ciento de los estudiantes de primer año se salen ese mismo año. Con aproximadamente 20 millones de estudiantes universitarios matriculados en un momento dado, eso equivale a millones de nuevos abandonos universitarios cada año. ¿Cuántos de estos llegaron a dirigir un negocio masivamente exitoso?

Nos hemos enfocado desproporcionadamente en los éxitos de los que no terminan la carrera por un fenómeno conocido como sesgo de supervivencia, un error lógico y sesgo cognitivo que hace que la gente llegue a conclusiones falsas por ejemplos invisibles o pasados por alto. En este caso, tenemos unas cuantas personas exitosas que dejaron la carrera y que se yuxtaponen con los millones de personas que también dejaron la carrera pero de los que no escuchamos en las noticias. 

El atractivo duradero

Mientras que el sesgo de supervivencia explica la atención mal distribuida, no explica la razón por la que el mito del millonario que no terminó la escuela es tan atractivo. ¿Por qué estamos infinitamente fascinados con que tomaron un camino poco común y no recomendado y aún así tuvieron éxito?

En parte, es porque nos encanta apoyar a los menos favorecidos, pero también porque nos atraen las anomalías estadísticas, ya que el status quo a menudo se etiqueta como “aburrido". Además, conocer a personas que fracasaron al inicio pero que luego tuvieron éxito nos da la confianza de que podemos superar nuestros propios errores, sin importar cuán sombrías se vean las cosas. Cualquiera sea la combinación de factores que esté en juego, los empresarios que dejaron la escuela se consideran claramente más convincentes de lo que necesariamente deberían ser.

El resultado

Lo más probable es que escuchemos más historias de renegados que dejan la carrera y que eventualmente se hacen exitosos, y sin duda sus historias nos parecerán entretenidas. Pero estas historias de éxito deberían ser consideradas anomalías curiosas y no un indicativo de una correlación con un efecto positivo. La mayoría de los que dejan la carrera no son inusualmente exitosos, y la mayoría de las personas exitosas no dejaron los estudios. Siempre que escuches sobre los puntos en común entre empresarios exitosos y falta de estudios, ten en cuenta este ejemplo (y el sesgo de supervivencia) para ver las cosas de manera más objetiva.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur