Crédito fácil, futuro difícil: 7 puntos a considerar antes de solicitar uno

Existen créditos que pueden ser malos para tus finanzas, descubre cuáles son y sigue estos consejos antes de solicitarlos.
Crédito fácil, futuro difícil: 7 puntos a considerar antes de solicitar uno
Crédito: depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Últimamente ha llamado mi atención la expansión tan agresiva en México que han tenido dos tipos de créditos que están afectando a dos segmentos de población muy específicos, uno está regulado y el otro no, y sin embargo ambos están dañando sobremanera las finanzas de las personas que los contratan ya que los intereses normales y moratorios excesivos de dichos créditos conducen a la pérdida de patrimonio y alimentan un círculo vicioso de deuda en un país con serios y viejos problemas en temas de cultura e inclusión financiera.

A continuación, les platicaré un poco sobre ambos tipos de crédito y espero que sirva como advertencia.

Créditos de nómina a empleados de gobierno y pensionados de IMSS e ISSSTE

El primer tipo de créditos del que quiero platicarles son los créditos ligados a la nómina de los trabajadores del Estado y pensionados. Financieras que ofrecen crédito de nómina sin revisar el buró de crédito, sin garantía ni aval y que generalmente tienen condiciones de crédito muy desfavorables para los acreditados en términos de intereses, comisiones y plazos.

Y es que el descuento de nómina que operan estas firmas no es como un crédito bancario normal que se descuenta mensualmente desde la misma cuenta bancaria del acreditado, sino que estas cobran sus mensualidades de raíz, es decir, el descuento se realiza desde las secretarías gubernamentales o las mismas pensiones y no domiciliando a sus cuentas bancarias.

Esto no debería representar un problema si la toma del crédito se hiciera de una manera responsable, si las condiciones de los créditos que otorgan estas financieras tuvieran condiciones competitivas de mercado y no tan por encima del promedio como actualmente pasa, y si las dependencias gubernamentales no permitieran comprometer el sueldo de sus trabajadores hasta el grado de perder mes con mes su sueldo casi íntegro.

Como vemos existe una corresponsabilidad entre los que solicitan el crédito, los que lo otorgan y las dependencias gubernamentales que prácticamente dejan a estos trabajadores del Estado y jubilados sin sueldo o pensión, según corresponda, para vivir.

Hay que decir que cuando el trabajador o pensionado acepta este tipo de crédito firma un contrato que establece que el cobro será descontado directamente de su nómina aún antes de llegar el dinero al banco y así lo aceptan, pero el firmar este contrato no obliga a continuar de esta manera hasta el fin del crédito, este descuento puede cancelarse haciendo la solicitud correspondiente a la secretaría para la que se trabaje o en su caso promoviendo un amparo ante tal situación, de esta manera el trabajador puede seguir con los pagos ya por su cuenta realizándolos en efectivo directamente a la financiera. 

Hay que decir que cuando el trabajador o pensionado acepta este tipo de crédito firma un contrato que establece que el cobro será descontado directamente de su nómina aún antes de llegar el dinero al banco y así lo aceptan, pero el firmar este contrato no obliga a continuar de esta manera hasta el fin del crédito, este descuento puede cancelarse haciendo la solicitud correspondiente a la secretaría para la que se trabaje o en su caso promoviendo un amparo ante tal situación, de esta manera el trabajador puede seguir con los pagos ya por su cuenta realizándolos en efectivo directamente a la financiera.

Y es que esto bajo ciertas circunstancias podría considerarse una modalidad de fraude según el código penal federal en el artículo 387, fracción VIII que textualmente dice:

“Al que valiéndose de la ignorancia o de las malas condiciones económicas de una persona, obtenga de ésta ventajas usuarias por medio de contratos o convenios en los cuales se estipulen créditos o lucros superiores a los usuales en el mercado”

Dicho esto, amigos trabajadores del Estado y pensionados, traten por todos los medios de no recurrir a este tipo de financiamiento porque los puede meter en serios problemas financieros y comprometer la estabilidad de toda su familia.

Créditos gota a gota

Desde hace algunos años se han extendido por las ciudades y zonas urbanas del país un grupo de personas ofreciendo los créditos “gota a gota”, un esquema que consiste en el otorgamiento de pequeños créditos a la palabra y en efectivo con cobro diario y a domicilio, estos préstamos suelen tener un interés presuntamente bajo, del 10 o 20% mensual y otros del 1, 2 o 3% diario, lo que si hacemos cuentas resultan ser de 120%, 240% o 365, 730 o 1,095% respectivamente de interés anual.  

Estos microcréditos no están avalados por ninguna institución financiera y no están regulados de ninguna manera, y su mercado objetivo son pequeños comerciantes y vendedores ambulantes que generalmente no tienen acceso a otras formas de financiamiento formal.

Los prestamistas se instalan en zonas comerciales y ofrecen los préstamos que van de 2 mil a 60 mil pesos sin la necesidad de un contrato y dadas sus excesivas tasas de interés poco a poco se convierten en deudas impagables y los comerciantes se vuelven objeto de extorsión y violencia.

Actualmente existe una propuesta para la modificación del código penal federal en lo que respecta a la definición y castigo del delito de “fraude” para poder hacer frente a esta modalidad de usura y la Unidad de Inteligencia Financiera de la Ciudad De México han comenzado a darle seguimiento a dicho fenómeno con el propósito de identificar la fuente de los recursos de las personas que participan en el esquema.

Por lo anterior te comparto 7 puntos a considerar antes de solicitar un crédito:

  1. Nunca excedas tu capacidad de pago: Es decir, el pago de tus compromisos mensuales no debe exceder el 30% de tus ingresos mensuales. 
  2. Solo acude a instituciones formales: Revisa que la institución a la que te acercas a solicitar crédito esté avalada por la Comisión Nacional Bancaria, si tienes duda o desconfianza, antes de firmar cualquier contrato o adelantar cualquier dinero comunícate a la CONDUSEF para pedir información al respecto del crédito que quieres tomar.
  3. Conoce CAT: Asegúrate de conocer el costo anual total del crédito que deseas y compara entre instituciones para ver cuál es el más competitivo. 
  4. Establece los objetivos: El crédito solo debe ir dirigido a la adquisición de activos duraderos como casas y terrenos, o inversión productiva en negocios que generen rendimientos por encima del costo del mismo crédito, y para hacer frente a emergencias como enfermedad o accidente.
  5. Por favor, lee: Aunque te tardes 3 horas en leer el contrato, puedes pedir una copia y leerlo en tu casa con calma, pero por favor lee cuidadosamente los contratos de crédito que firmas y ante cualquier duda o titubeo mejor pregunta o declina. 
  6. Cabeza fría: El mejor momento para pedir crédito es cuando no lo necesitas, es ahí cuando verdaderamente puedes analizar con calma y objetivamente la apertura, y uso productivo de un crédito sin urgencias.
  7. Sentido común: La mayor parte de las estafas y errores financieros se pueden evitar solo con sentido común, recuerda que si es muy bueno para ser verdad, lo más probable es que no lo sea.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur