Estas son las lecciones que debemos aprender del Covid-19

Si bien el coronavirus ha provocado una disrupción importante, también ha dejado lecciones clave sobre cómo gestionar a la fuerza laboral.
Estas son las lecciones que debemos aprender del Covid-19
Crédito: depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Autor: Orlando Mejía, Socio Líder de Transformación Organizacional para Latinoamérica en Consultoría, Deloitte México. 

La rápida propagación del Covid-19 ha impactado el entorno laboral de un gran número de organizaciones en todo el mundo. Prácticamente todos sus colaboradores han dejado sus lugares habituales de trabajo para quedarse en casa y, desde ahí, seguir siendo productivos. Y aún no está del todo claro cuándo retornarán y bajo qué condiciones. 

Mientras tanto, las empresas se encuentran inmersas en un proceso de revisión de sus políticas y tratan de estar en contacto constante con su capital humano a fin de guiarlo a medida que este entorno extraordinario evoluciona. 

Modificar repentinamente el estilo de trabajo y seguir operando as usual puso al descubierto una serie de retos que incluyen un soporte administrativo deficiente y una capacitación inadecuada; una infraestructura tecnológica que dificultaba el trabajo a distancia; procedimientos confusos en cuanto al registro de horas trabajadas/extra; y el manejo del estrés de los empleados cuando tienen que ocuparse de sus familias y enfrentar el cierre de establecimientos. 

Superar tales retos requiere una estrecha coordinación entre la alta dirección, los líderes de las unidades de negocio, el área de Recursos Humanos, e incluso de la propia fuerza de trabajo. Si bien el Covid-19 ha provocado una disrupción importante, también ha dejado lecciones clave sobre cómo gestionar a la fuerza laboral, aplicar las mejores prácticas al trabajo remoto, así como asegurar el cumplimiento, de las cuales me gustaría mencionar:

  • La importancia de estar en contacto y en constante capacitación. Las organizaciones se han dado cuenta de lo importante que es estar en constante comunicación y capacitar a los líderes y mandos medios sobre el nuevo contexto y a la par, mantener actualizados a los empleados sobre cualquier cambio reportado a los protocolos y procedimientos, lo que les ofrece una sensación de pertenencia y seguridad. 

  • La protección de la información sanitaria personal. El área de Recursos Humanos se ha hecho cargo de reconciliar sus métodos con las regulaciones médicas y de privacidad a fin de asegurar que la compañía se adhiera a los requerimientos nacionales y locales, resguardando a su capital humano en todo momento.

  • La capacidad para crear nuevos esquemas de trabajo. No solo nos referimos al esquema de trabajo remoto, sino que a partir de la contingencia también se tuvieron que plantear la necesidad de crear políticas que contemplaran las expectativas respecto a los horarios de trabajo, tiempo extra, cómo reportar daños personales, responsabilidad en el manejo del equipo de la empresa, protección de la información confidencial, entre otros. 

  • La importancia de contar con recursos tecnológicos eficientes. Los recursos tecnológicos tienen un papel estratégico en la realización del trabajo remoto. De ahí la importancia de que el personal cuente con computadoras seguras, acceso a través de redes virtuales (VPNs) y una conexión protegida (las empresas pueden incluso estar dispuestas a apoyar con el costo del Internet de alta velocidad). Recordando en cada espacio posible a los colaboradores las políticas sobre el manejo de datos con el propósito de asegurarse de que siempre estén encriptados para evitar su alteración o que sean interceptados. 

Si bien puede haber empleados que no son elegibles para ciertos esquemas laborales, como es el caso de los empleados de medio tiempo, externos o contratistas, es igualmente importante que el departamento de Recursos Humanos les comunique todos los lineamientos acordados por la compañía. 

Las organizaciones han ido aprendiendo en el camino a desarrollar planes para manejar otro tipo de ausencias, como las vacaciones o permisos por períodos específicos que los empleados desean tomar para hacerse cargo de su familia durante esta crisis. 

Sin duda, el Covid-19 ha alterado la manera habitual de trabajar de millones de personas y, por ende, cómo las empresas gestionan a su capital humano. Cómo enfrentan estos nuevos retos y qué lecciones estén aprendiendo depende en gran medida de su capacidad de respuesta y adaptación, así como de su madurez tecnológica y liderazgo. Y aún hay mucho por aprender. 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur