Hasta 25 mil pesos en créditos para micronegocios: Este es el plan de reactivación económica para México

Tatiana Clouthier presentó el plan de la actual administración para reactivar a la economía nacional esperado varios meses antes.

Por
Nota original publicada en Alto Nivel

Por Antonio Sandoval

Vía Alto Nivel

El pasado 19 de enero la secretaria de economía del gobierno federal, Tatiana Clouthier, presentó al país un plan de la actual administración para reactivar a la economía nacional.

Independientemente de que dicho plan se presenta con rezago, 10 meses después de que iniciaran en su máxima expresión los efectos de la crisis sanitaria global en nuestra economía, bien vale la pena hacer un breve análisis sobre lo más importante y representativo.

Estos son los pros y contras que se observan y derivan del documento que puso a disposición del público en general la titular de la cartera de economía.

Tatiana Clouthier, presentó al país un plan de la actual administración para reactivar a la economía nacional / Imagen: Depositphotos.com

Los pros

1) Siempre es mejor tener algo que no tener nada; por meses se pidió un plan de reactivación que disminuyera en la medida de lo posible el impacto de la crisis en el sector productivo. La idea desde luego no era apoyar a las grandes empresas, esas no tienen tanto problema, pero sí a millones de pequeñas y medianas compañías, millones de unidades económicas que son fundamentales para el empleo en el país. Aunque tarde, siempre es mejor tener algo que no tener nada.

2) Los cuatro ejes contemplados dentro del plan, parecen correctos: mercado interno, empleo y empresa, fomento y facilitación de la inversión, así como regionalización de los sectores

3) El esquema refleja que al menos en términos generales el gobierno o los encargados de diseñar el plan tienen una idea concreta de lo que se requiere en materia sectorial para reactivar a la economía. Parece un buen comienzo.

Para saber más: 

4) Regionalizar sectores es un punto fundamental, algo que incluso pocas veces se ha hecho, o quizás nunca.

Se trata de atender las necesidades sectoriales por región, un acierto al menos en el papel.

5) El plan sigue en términos generales las líneas de acción tendientes a proteger a sectores frágiles. Siempre será positivo tener en cuenta a quiénes son más desfavorecidos.

Los contras

1) El gran problema del plan es la ausencia de los “cómos”; ¿cómo se pretenden realizar los objetivos planteados?, etc. En la mayoría de los casos son líneas generales de acción que no van más allá; resultan un buen ejercicio pero incompleto.

2) Tampoco hay demasiadas cifras, son pocas en realidad. Eso nos lleva a la interrogante de si existen en verdad los recursos necesarios para llevar a cabo los objetivos. En realidad salvo la cifra de que están disponibles alrededor de 1,600 millones de pesos para dispersión de créditos, las cifras brillan por su ausencia. Incluso este monto, resulta pequeño para el tamaño de lo que se requiere.

3) Se habla de apoyos a micros y pequeños negocios por montos de hasta 25 mil pesos en créditos. La verdad es una cifra baja aún tratándose de negocios pequeños, porque no se sabe por cuánto tiempo han estado cerrados ni hay una fecha certera de plena reactivación. Posiblemente esos recursos sean sólo una aspirina para un mal mucho mayor.

Se habla de apoyos a micros y pequeños negocios por montos de hasta 25 mil pesos en créditos. / Imagen: Vía Alto Nivel 

4) Se habla de créditos al sector restaurantero por hasta 250 mil pesos. La cifra es baja o mediana según el tamaño de la unidad de que se trate, pero en ambos casos insuficiente. Además volvemos al mismo problema de no saber cuánto tiempo más durará la pandemia y las restricciones con todos sus efectos negativos.

5) Si bien este gobierno ha dicho que es y hace las cosas diferente, llama la atención que un programa de tal magnitud no haya contado con la presencia de actores clave en la economía del país. Por ejemplo, no se contó con la presencia del secretario de hacienda. Un plan así, por su relevancia económica, se trataba y anunciaba sí en la secretaría de economía y con su titular, más otras instancias que lo respaldaban. Ahora no fue así. La credibilidad y certidumbre es esencial para el éxito de programas como este, en Estados Unidos es el mismo presidente del país quien se encarga de hacer y explicar este tipo de programas, sin que ello reste importancia al titular de la cartera de economía.

Ingresa Ahora