3 razones ocultas por las que a los emprendedores les cuesta trabajo perder peso

Lo que te convierte en un emprendedor exitoso también puede ser la razón por la que luchas con tu peso.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Construir una empresa de ocho cifras desde cero. Salir de miles de dólares en deudas para construir un negocio de ensueño. Dejar un trabajo de 9 a 5 en medio de una crisis para crear un negocio de estilo de vida que te impulse a viajar por el mundo.

Malte Mueller | Getty Images

Esto es una pequeña muestra de las historias que escuchamos y vemos a diario de empresarios en todos los ámbitos de la vida y de distintas edades. Ser emprendedor implica asumir riesgos, fortaleza interna, visión y compromiso con la coherencia, entre muchos otros atributos.

Los emprendedores son personas competentes que normalmente poseen un intelecto superior al promedio y tienen un puñado de logros en su haber. Con estos fantásticos atributos y logros, ¿por qué los empresarios son propensos a tener problemas de peso, una piel que envejece rápidamente y una salud en declive, al igual que el resto de la población?

Quizás la población en general necesita motivación, pero eso está lejos del problema de los emprendedores. En cambio, los emprendedores enfrentan un problema único que la sociedad rara vez discute: los lados oscuros del éxito.

La mayoría de tus libros, publicaciones de Instagram y podcasts favoritos le dan glamour al éxito. Pero muy pocos prestan atención a las luchas que tienen los emprendedores al otro lado del éxito.

Los emprendedores tienen un estilo de vida único y exigente. A medida que escalan la montaña del éxito, hay más responsabilidades, más expectativas, más presión, más estrés acumulado, lo que lleva a menos tiempo disponible para ti; creando así un caldo de cultivo para el posible agotamiento y aumento de peso. Controlar tu peso no es complicado, pero puede ser complejo por muchas razones, comenzando con las tres que se pasan por alto a continuación.

Confiar solo en el trabajo duro

Ya sea hacer crecer tu negocio, despegar o mejorar tus ingresos para el próximo trimestre, trabajar más duro (o como algunos lo llaman "apresurarse") es una gran pieza del rompecabezas para lograr esos objetivos.

En los negocios, más capital, más recursos y más personas: tu negocio crece exponencialmente. Los negocios recompensan a quienes nunca sueltan el acelerador.

Desafortunadamente, para los emprendedores, controlar su peso no opera bajo la misma filosofía. Lanzar más dardos al tablero y mantener el pie en el acelerador no va a ser suficiente.

Controlar tu peso (y todo tu sistema humano en general) es un péndulo delicado que requiere que actúes como si fueras un maestro. Así como el maestro tiene que encontrar el equilibrio adecuado con su batuta para la actuación de cada noche, tú debes encontrar el equilibrio adecuado con tu plan de pérdida de peso

Un maestro sabe que ha llegado al ensamble correcto una vez que hay cohesión entre el equipo y su sonido. Sabrás que tu plan es el adecuado cuando hay poca o ninguna fricción entre tus hábitos de salud diarios y tu vida de emprendedor.

En vez de trabajar más duro y pisar el acelerador continuamente con dietas estrictas y ejercicio excesivo sin ton ni son, pisa el freno estratégicamente y ve tu salud y estado físico como una sinfonía que requiere acciones precisas para funcionar sin problemas.

En la vida, especialmente en lo que respecta a la salud y el estado físico, a muchos se les ha enseñado cómo disparar. Pero a pocos se les ha enseñado a apuntar. La precisión es importante para los emprendedores: no puedes darte el lujo de adivinar y esperar con tus hábitos y estrategias, porque llevas un estilo de vida con limitaciones de tiempo.

Desde la forma en que duermes, hablas, haces ejercicio, respiras, suplementas y comes, la precisión es necesaria.

Antes de tomar acciones masivas y lanzarte ciegamente a un plan, adopta la mentalidad de reducir la velocidad para acelerar.

Haz un trabajo preliminar recopilando datos y números iniciales, como análisis de sangre y medidas corporales, y audita tu vida para ver qué plan de ejercicio y nutrición realmente se adapta a tu vida individual.

Imagen vía Depositphotos.com

 

No abordar completamente tu mundo mental y emocional

Ser emprendedor está lejos de ser una hermosa secuencia de autos deportivos, jets privados, millones de seguidores que esperan ansiosos tu próximo producto y estadios agotados para escucharte hablar.

La vida de emprendedor es una montaña rusa llena de altibajos indescriptibles, pero también, y desafortunadamente, bajones que no le desearías a tu mayor enemigo.

Una investigación publicada en la revista Small Business Economics encontró que los emprendedores en comparación con otros participantes y la población en general, tenían 2 veces más probabilidades de tener depresión, 3 veces más probabilidades de problemas de abuso de sustancias, 6 veces más probabilidades de TDAH y 11 veces más probabilidades de tener trastorno bipolar.

La vida de emprendedor puede ser un círculo vicioso de estrés crónico que no se maneja y que puede conducir a un sistema inmunológico debilitado, dificultades para dormir y aumento de peso, entre muchos otros efectos fisiológicos.

Prioriza tu bienestar mental y emocional con actividades como la meditación, el sueño constante, el ejercicio, llevar un diario, fomentar relaciones clave y recordar que tú no eres tu trabajo. Lograr tu peso y salud óptimos es un trabajo de adentro hacia afuera, no al revés.

Orientarse a objetivos en vez de orientarse a procesos

Para conquistar cualquier industria o construir un negocio desde cero, necesita grandes cantidades de ambición y motivación. Este atributo es benéfico para su negocio, pero es contraproducente para controlar su peso.

Quizás logres tu peso ideal, pero ¿qué sigue? Has completado el maratón, pero ¿qué hay después de la línea de meta? A menudo, para las personas orientadas a objetivos, la chispa se desvanece, y no queda nada más que un vacío que, lamentablemente, es favorable para que los viejos hábitos (y el peso) reaparezcan.

Claro, puedes comenzar otro plan, pero es probable que aparezca una sensación de déjà vu. Perder peso y luego recuperarlo es el ciclo de la dieta yo-yo en el que, lamentablemente, muchos se encuentran corriendo.

No pienses en controlar tu peso como una meta; piensa en ello como un proceso. Al igual que la contabilidad, requiere una atención diaria a los detalles.

Muchos emprendedores tienen como objetivo un negocio de un millón de dólares, pero un proceso de marketing y ventas bien aceitado es lo que da el resultado. El objetivo es perder peso, pero el proceso es tu entrenamiento diario, nutrición y hábitos de sueño.

Las características que te convierten en un emprendedor exitoso, pueden evitar involuntariamente que iguales tu éxito físico con tu éxito financiero.

El control del peso como emprendedor no es un problema en blanco y negro, porque tu vida está lejos de ser una historia en blanco y negro. Por lo tanto, tu enfoque para el control de peso sostenible debe incluir los muchos matices que conlleva ser un emprendedor.

Ingresa Ahora
Julian Hayes II

Escrito por

Julian Hayes II is an author, host of "Optimal Health for Busy Entrepreneurs" and the founder of The Art of Fitness & Life. He helps busy entrepreneurs and executives recharge and upgrade their health.