Los 9 elementos que debes utilizar para darle 'color' a tus historias

Cuando te pongas a armar la historia de tu marca u organización necesitas tener, al igual que un pintor, algunos elementos básicos.
Los 9 elementos que debes utilizar para darle 'color' a tus historias
Crédito: Shubham Bochiwa vía Unsplash

Free Book Preview: Brand Renegades

Discover how two entrepreneurs used unconventional business strategies to turn their startup into a multimillion-dollar company.
9 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

A pocos metros del Fuerte Rojo, uno de los principales monumentos históricos de Nueva Dehli, capital de India, está el mercado de Chandni Chowk. La “Plaza de la luz de la Luna”, como también es conocido, fue construido en el siglo XVII por el emperador mogol Shah Jahan y  diseñado por la Princesa Jahanara, hija predilecta del soberano. Desde hace más de 300 años, en el mercado se pueden encontrar especias, frutos secos, joyas de plata, saris y dulces tradicionales indios. Y cada primavera, es unos de los lugares donde los hindús pueden encontrar los polvos multicolores que utilizan para el Holi, el festival de los colores. Durante las celebraciones (este año fueron a finales de marzo), la gente se arroja puñados de polvos y chorros de agua de muchos colores como, por ejemplo, el amarillo cúrcuma, el naranja azafrán, el rojo intenso, el azul, el verde, el rosa y el morado. Al final del día, todo el mundo tiene el cuerpo y la ropa completamente teñidos de múltiples colores, resultantes de las mezclas de los pigmentos con los que han sido rociados. 

This is Holi de Matt Luckey vía Vimeo.

Muchas otras culturas están impregnadas de colores: baste pensar en los mercados de especias de Marruecos o Turquía, en las tiendas de sedas en Tailandia o Japón o en las fachadas de las casas en México.

La mayoría de los investigadores estiman que los humanos somos capaces de distinguir aproximadamente un millón de colores diferentes. Y, sin embargo, cualquier pintor experto puede lograr representar esa extraordinaria variedad de tonos con pocos colores básicos. Una paleta con blanco, negro y otros ocho o diez colores es suficiente para pintar prácticamente cualquier sujeto y reproducir cualquier tonalidad. Los artistas logran esto combinando y mezclando colores básicos en un ejercicio de pericia y creatividad que requiere experiencia y visión. Y cada artista, con esa simple paleta de colores, logra pintar muchas imágenes manteniendo al tiempo su propio estilo.

El otro día, al salir del café donde suelo desayunar cada mañana, vi que había tres coches “rojos” estacionados uno al lado del otro. Pongo la palabra “rojos” entre comillas porque los tres vehículos no tenían exactamente el mismo color. Uno parecía de un color rojo ligeramente anaranjado, el otro tendía muy imperceptiblemente al morado y el tercero tenía un sutil toque de coral. Para un pintor sería muy fácil y muy rápido reproducir esos tres diferentes rojos en sus paletas combinando los colores de sus 10 o 12 tubos.

Algo semejante pasa al construir una narrativa. Por eso, cuando te pongas a armar la historia de tu marca u organización necesitas tener, al igual que un pintor, algunos elementos básicos que te permitan, por medio de mezclas y combinaciones, crear diferentes piezas narrativas, desde anuncios en redes sociales o televisión, hasta notas de prensa o presentaciones.

Esos elementos son como colores que te van a permitir armar una paleta con los tonos que necesitas para contar tu historia, manteniendo a lo largo del tiempo una consistencia y un estilo propio y único. 

Los elementos que necesitas para esta tarea son los 9 siguientes:

1. Pasión

Imagen: arv jpr vía Unsplash

Cuando pensamos en personajes como Henry Ford, Roald Amundsen, Walt Disney o Steve Jobs sabemos inmediatamente cuáles eran sus motivaciones, qué sueños guiaban sus acciones y cuáles eran los objetivos que perseguían con pasión. 

Lo que mejor caracteriza a tu organización o a tu marca y lo que la hace memorable y única, es la pasión que la mueve. Esa pasión se origina de valores específicos que determinan las acciones y los comportamientos en todo lo que tu organización hace. Ten en cuenta que tus clientes y tus colaboradores se van a sentir atraídos y comprometidos si tu marca es capaz de proyectar una pasión por lo que hace, por sus productos o servicios. Tener pasión por algún aspecto de lo que haces te da una enorme ventaja y te permite estar siempre delante de tus competidores, porque te impulsa a dedicar más tiempo y energía que ellos.

2. Antagonistas

Imagen: Shuvra Podder vía Unsplash

Las organizaciones y las marcas más poderosas son las que se tienen que enfrentar a fuertes antagonistas que se contraponen a sus valores y que se interponen entre ellos y su pasión. Los antagonistas pueden ser personas, organizaciones, miedos, prejuicios, reglas, percepciones o procesos obsoletos. Esos antagonistas deben ser compartidos por tus audiencias para que todo el mundo se siente identificado con la lucha de tu marca. Una marca, por ejemplo, que lucha contra el monopolio en una categoría y el excesivo costo de ciertos productos, conecta muy fácilmente con muchos consumidores.

3. Génesis

Imagen: Depositphotos.com

El génesis consiste en el punto de partida de tu marca u organización. ¿Cuándo y cómo se creó, cuáles fueron los retos que hubo que vencer al comienzo, quiénes fueron los aliados en ese proceso? Recordando el nacimiento de tu proyecto podrás encontrar los detalles que te ayudan a darle a la historia de tu marca la tonalidad que necesita.

4. Estatus quo

Imagen: Depositphotos.com

El estatus quo corresponde al estado de la organización en la actualidad y describe su posición en el mercado y lo que los clientes o los colaboradores piensan de ella.

5. Llamada a la acción

Imagen: Debashis RC Biswas vía Unsplash

Es esa circunstancia o ese evento disruptivo que implica un cambio o una evolución del estatus quo y la necesidad de una nueva historia. Quizás la llamada a la acción nazca de una pérdida de cuota de mercado o en la dificultad de hacer crecer las ventas. Puede nacer de la complejidad del sistema de distribución o de un cambio en los hábitos sociales. La llamada a la acción es un timbre de alarma que suena para activar una respuesta y determina el tono de tu historia.

6. Propósito superior

Imagen: bhupesh pal vía Unsplash

Los personajes históricos más memorables como Gandhi y los de ficción como Robin Hood están directamente relacionados con la causa y el propósito superior que los impulsaban. El propósito superior de tu marca u organización se origina en parte de tu pasión y expresa esa motivación que va más allá de generar utilidades, ganar dinero, abrir mercados y crecer.

7. Tierra prometida    

Imagen: bhupesh pal vía Unsplash

Visualizar el futuro es una de las tareas más importantes que puedes hacer para impulsar tu organización o tu marca. Pintar con claridad una tierra prometida, un especio ideal que todo el mundo puede alcanzar gracias a tus productos o servicios es la mejor manera de atraer a las audiencias. Esa visión de futuro tiene un gran poder para determinar la tonalidad de tu historia.

8. Emociones 

Imagen: bhupesh pal vía Unsplash

Las emociones moldean el comportamiento de las personas. La historia de tu marca u organización debe ser diseñada para generar o ensalzar las emociones positivas (como el amor, el orgullo, la pertenencia o la felicidad) en tus clientes o colaboradores y reducir las negativas (como el miedo, la tristeza o la inseguridad). Tener claras cuáles son las emociones que quieres estimular o contrarrestar te permite dar a tu historia los colores que necesita.

9. Anhelos

Imagen: John Thomas vía Unsplash

Los anhelos de tus clientes o colaboradores deben ser parte de la historia de tu organización. Todo el mundo va a conectarse emocionalmente con una marca que es capaz de entender y representar sus sueños. Esos anhelos deben ser parte de la historia que cuentes y estar imbuidos en ella de forma natural.

Puedes descargar gratis esta plantilla que te ayudará determinar los elementos de tu historia. 

Piensa en estos 9 elementos como los ingredientes de tu historia y visualízalos como colores. Cuando empieces a construir tu historia, agrega un poco del rojo de la pasión, del azul de las emociones, del verde de la tierra prometida, del morado de los antagonistas. Cada uno de esos elementos añade a tu historia una tonalidad específica que, en conjunto con todos los demás matices, da vida a una narrativa única de tu marca u organización.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur