Un hombre invirtió una noche 400 pesos en la criptomoneda Rocket Bunny y despertó 'siendo multimillonario'

Christopher Williamson quiere comprarse un yate gigante con forma de pingüino.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Un residente de Manchester, Georgia, en Estados Unidos de nombre Christopher Williamson invirtió 20 dólares (unos 400 pesos mexicanos al tipo de cambio actual) en la criptomoneda Rocket Bunny la noche del 15 de junio sin sospechar que se despertaría solo para darse cuenta que su inversión se había multiplicado hasta valer 1.4 billones de dólares.

Depositphotos.com

Sin embargo, Williamson trató de vender sus criptomonedas, pero la página Coinbase ya no desplegaba el mismo precio. Se trató de comunicar con los representantes de la plataforma de compraventa de criptomonedas que había utilizado para aclarar su situación. 

"Necesito que alguien me explique qué diablos está pasando y me envíe un cheque. Hay un megayate con forma de pingüino esperándome", escribió el hombre en un tuit dedicado a la cuenta oficial de Coinbase y a la Rocket Bunny. 

Según un correo electrónico que recibió el canal Fox 5, el “multimillonario” aseguró que invitaría a todos a su megayate de pingüino si Coinbase se decidía a pagarle. 

No obstante, Coinbase ‘hundió’ los sueños de Williamson días después. 

“El pingüinoyate puede que tenga que esperar”, respondió Coinbase señalando que simplemente se había tratado un “error de visualización” y que no reflejaba el estado del valor real de la inversión de Williamson. 

 

Este lunes, la cuenta de Williamson quedó temporalmente congelada mientras el equipo técnico de Coinbase arregla su error (que ahora mostraba un aumento a 173 billones de dólares). 

 

Williamson le dijo a Newsweek que había podido mover sus Ethereum sin problema a otras carteras, pero que el problema solo surgía cuando trataba con Rocket Bunny. También dijo que Coinbase solo le respondió cuando su historia se hizo medianamente viral. 

Como sea, esperemos que ese hombre de Manchester pueda algún día comprarse el yate de pingüino de sus sueños.

Ingresa Ahora