Qué es el Síndrome de Insatisfacción Crónica y 5 ideas para eliminarlo

La persona que cursa este síndrome se sentirá desganada, con dificultad para desarrollar nuevos proyectos, escasas ganas de comenzar su día y, finalmente, pérdida del placer.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Debo decir en primer lugar que este síndrome, tal como sucede con algunos otros, no figura en el DSM-5 (Manual de psiquiatría) por lo que si intentan buscarlo allí, no lo hallarán. Sin embargo, su ausencia en tamaña obra no significa que no exista o no merezca ser tratado con la pertinencia del caso.

Depositphotos.com

El Síndrome de Insatisfacción Crónica, como su nombre invita a pensar, alude a una serie de signos y síntomas que ilustran con claridad la ausencia de gusto por muchas actividades que el vivir supone. Es como si te dijera que le han quitado la sal o la pimienta, a casi todo.

Así, la persona que cursa este síndrome se sentirá desganada, desmotivada, con dificultad para desarrollar nuevos proyectos (así sean menores), escasas ganas de comenzar su día y, finalmente, experimentará una pérdida importante del placer, en sentido amplio.

Fue llamado Bovarismo inspirado en la famosa obra Madame Bovary de mi tocayo Flaubert, cuya protagonista fantasea todo el tiempo con un marido perfecto y una vida completamente idílica, cuestiones que nunca sucederán.

Con esa denominación es dable observar también cómo el prejuicio se ha colado, en línea con aquello que el vulgo diría: es un mal típicamente femenino.

Pero como tantas otras veces sucede, debo decir aquí que a este Síndrome poco interesa la genitalidad o el género. Actúa tanto en hombres como en mujeres, vinculándose con estructuras psíquicas más que con cuestiones biológicas (incluyendo las genéticas).

Hay, en este Síndrome algo de la inhibición en tanto parece que la satisfacción sería todo un problema para el yo y por eso intenta evitarla, desde modalidades inconscientes.

Podemos pensar en la incidencia de un Superyó que impide esta canalización y por ende traba al sujeto, dejándolo pedaleando en el aire sostenido por expectativas o idealizaciones que nunca podrán ser alcanzadas.

La protagonista de Madame Bovary fantasea todo el tiempo con un marido perfecto y una vida completamente idílica, cuestiones que nunca sucederán / Imagen: Depositphotos.com

Cabe puntualizar que esta percepción puede ser algo puntual o de causa cierta como por ejemplo un duelo. Algo pasajero, que tienda a disminuir con el paso del tiempo, o bien hacer sentir su presencia de forma constante.

 ¡Y qué difícil cuando esta situación se instala en el padecer subjetivo! Tenemos una persona sufriente, que se queja y queja, pero esta catarsis no le sirve para aliviar su angustia. Sus preferencias ni siquiera sirven para amplificar sus reclamos, llegando a oídos de un posible salvador...

¡Difícil para quienes lo rodean también, sean del ámbito afectivo o familiar! Cuando el Síndrome de Insatisfacción Crónica se hace carne en el sujeto, comenzará a mellar sus interacciones de forma franca. Los otros comenzarán a evitarlo dado que su sola presencia “quita energía”, en palabras de sus posibles interlocutores.

Si nos movemos al marco exclusivo de un empleo, un líder con estas características estará siempre disconforme con el rendimiento de sus colaboradores. Difícilmente saldrán de sus labios elogios o reconocimientos. Más bien serán reclamos y querellas las constantes.

Por el lado del empleado, manifestará su malestar respecto de todo lo posible, yendo del cambio de un horario cortado a uno corrido. El paso de un escritorio a otro. La sustitución de un compañero de trabajo y hasta inclusive le molestará ser ascendido porque: “No era exactamente lo que esperaba”.

Si pensamos en correlatos de este Síndrome debemos situar a la angustia, la frustración, la reactividad, la ausencia de esperanzas y un sentido pesimista de la vida en general. Pero no el pesimismo de Schopenhauer sino algo más cercano a un escepticismo profundo y pertinaz, incapaz de vislumbrar una salida a lo que se presenta como aporía.

Ahora, una vez situada su silueta y volumen, pasemos a brindar algunas ideas capaces de minimizar su incidencia.

Por el lado del empleado, manifestará su malestar respecto de todo lo posible / Imagen: Depositphotos.com

1. Quítate las vendas

Si notas que esto te está pasando seguido o que los demás te lo deslizan, préstale atención. Si te parece haber perdido las ganas de hacer cosas, pregúntate si es de ahora o antes ya te pasaba algo similar.

Una buena idea es llevar una libretita e ir tomando nota en momentos aleatorios del día (puedes bajarte alguna app que haga sonar la alarma a distintas horas) y anotar lo que estás haciendo y como te sentís. Luego de dos semanas, podrás saber cuántos momentos te aportaron gozo y en cuantos otros permaneciste incólumne. Si la mayoría resulta carecer de placer, será un buen momento para quitarse la careta y asumir que tenemos un desafío por delante: comenzar a vivir con ganas.

2. Trabaja tus expectativas

¿Es malo tener expectativas altas? ¿Hay que obligarse a no esperar demasiado de las cosas o personas? No. Lo malo es no ser realista.

Sin entrar en discusiones filosóficas acerca de qué es la realidad (actividad altamente recomendable para mesas de café o birra) vamos al punto. Se trata de otorgar a las expectativas la mayor dosis de realismo posible, y eso se gana preguntando a los demás, corroborando nuestras ideas, informándonos, obteniendo datos objetivos y cosas así.

Caemos en expectativas ilusorias cuando nos dejamos ganar por ideales. 

Recordemos que ellos se caracterizan por presentarse como perfectos, sin máculas, y por lo tanto al momento de pensarlo en la práctica sería algo así como suponer que la persona a conocer nunca cometió errores o que nuestro futuro puesto de trabajo no nos acarreará pesar alguno.

Sugiero tener por premisa y guía mental a un cuadrante útil para no extraviarse en este camino. Para realizarlo, dividí una hoja en cuatro partes iguales y escribí como título para cada uno: A favor, En contra, Podría ser interesante, Incógnita. Luego, cuando se presenta una situación cualquiera en el futuro, sométela a ese análisis y pon en cada sector por lo menos tres ideas relacionadas.

3. Oblígate 

Según me dijo un conocido una vez: “Hay cinco minutos críticos cuando llegas a tu casa. Son los que te obligan a optar entre agarrar el control remoto o ponerte los pantalones cortos para ir a correr”. Y esto se resuelve por decreto, señores.

No estoy hablando de solucionar las cosas de raíz, o de curar los profundos males que nos aquejan sino de prac ti ci dad. Esto significa que te comprometas a hacer algo nuevo al menos una vez por semana, que te saque del letargo. Por ejemplo, leer un libro, caminar una hora, anotarse a un curso…

4. Planea en escalera

Lo más recomendable para que un objetivo realmente posea esa capacidad de empuje que tanto necesitamos es que cumpla con los requisitos de estar bien construido y luego, poder dividirse en metas más pequeñas.

Respecto de la primera parte, para determinar si de verdad lo pensamos bien debemos someterlo a las preguntas: ¿Es medible? ¿Es observable? ¿Es importante? ¿Tiene un plazo? Si todas se responden por la afirmativa, entonces vamos bien…

Por otro lado, hablaba de dividirlo en metas más chicas, a los fines de ir logrando éxitos parciales capaces de sostener el entusiasmo. Piensa en una escalera en la que al final está el gran objetivo, pero que cada escalón que vas subiendo, también es importante porque te acerca a él.

5. Socializa lo que te pasa

Admito que no soy un fan del exhibicionismo verbal y por ende, no aludo a él en esta sugerencia.

Comentar en el grupo de amigos, en el trabajo o con quienes creas conveniente lo que estás experimentando puede ayudar a que los demás aporten sus puntos de vista y sobre todo, posibles soluciones.

Grábate esto a fuego: ninguna idea es descartable. Lo que podría parecer descabellado en un principio, podrá cuajar más adelante, si lo ves con apertura mental.

Y termino con un concepto que me encanta de Laloux (otra vez, sí): Selfhood, al que podríamos definirlo como individualidad, como condición para alcanzar la plenitud. Dicho de otro modo, mostrarnos tal cual somos nos permitirá sentirnos plenos y conectarnos con los otros de manera honesta y profunda.

No es poca cosa…

Ingresa Ahora