Amazon decidió contratar consumidores de marihuana como repartidores y eliminar el antidoping para empleados

Ante la escasez de empleados, la propuesta de Amazon es contratar repartidores que sean consumidores de marihuana. Pidió a sus socios y colaboradores eliminar el antidoping para esta sustancia.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

No es secreto que uno de los efectos que dejó la pandemia de Covid-19 en los negocios de Estados Unidos, es la escasez de empleados. Ante este panorama, Amazon propuso una solución que ha causado polémica: contratar consumidores de marihuana como repartidores y eliminar el antodoping para cannabis.

Depositphotos.com

En junio pasado, la empresa de Jeff Bezos decidió dejar de someter a sus trabajadores, actuales y potenciales, a exámenes para detectar marihuana. Ahora, Amazon está pidiendo a sus socios de entrega hacer lo mismo, según consta en correspondencia a la que tuvo acceso Bloomberg.

El gigante del ecommerce invitó a estos pequeños negocios, que operan las camionetas de Amazon a nivel local para repartir paquetes, a que anuncien por todo lo alto que ya no monitorean el consumo de marihuana de los candidatos. Esto con el fin de aumentar la cantidad de solicitantes de empleo y sumar más personal a sus filas.

Según cifras de Amazon citadas por el medio, este cambio podría elevar la cantidad de solicitantes de empleo hasta en un 400%. Por el contrario, afirma la compañía, la detección de marihuana reduce el grupo de posibles trabajadores hasta en un 30%.

Un socio de entrega, citado por Bloomberg, dijo que la mayoría de los prospectos reprobaba el test de drogas por consumir cannabis. Ahora que solo hace pruebas para detectar otras sustancias, como opiáceos y anfetaminas, hay más conductores aprobados.

Contratar consumidores de cannabis no es tan fácil como suena

Muchos socios de entrega prefieren mantenerse estrictos en sus políticas de contratación y seguir haciendo el antidoping para cannabis. Esto porque, por un lado, la marihuana aún no es legal a nivel federal en Estados Unidos, es decir, que todavía es ilegal en varios estados. Por ello, será difícil igualar las condiciones en todo el país.

Otro aspecto que preocupa a las pequeñas empresas de reparto son las implicaciones que esto traería en términos de seguro y responsabilidad, ya que algunos conductores podrían consumir cannabis antes de salir a una ruta de entrega.

“Si uno de mis conductores se estrella y mata a alguien, y da positivo por marihuana, será mi problema, no el de Amazon”, dijo un socio de entrega anónimo al medio.

Si bien la empresa relajó sus medidas y contratará consumidores de marihuana, eso no significa que les permitirá trabajar bajo sus efectos. Amazon enfatizó que tiene una política de 'cero tolerancia' para los empleados que la consumen en horario laboral.

“Si un socio de entrega trabaja bajo efectos de la droga y da positivo en la prueba tras un accidente o por una sospecha razonable, a esa persona ya no se le permitirá realizar servicios para Amazon”, dijo una vocera de Amazon en un comunicado. 

Les urgen empleados

Amazon no es la única empresa preocupada por la escasez de trabajadores que ofrece nuevos incentivos laborales. Este mes, Target Corp. anunció que pagaría la universidad de sus empleados, mientras que Applebee’s ofreció aperitivos gratis a los candidatos como parte de su estrategia para sumar 10 mil nuevos miembros a su staff.

Por su parte, Amazon planea reclutar cerca de 55 mil personas en todo el mundo este año. De hecho, anunció que abrirá unos 400 puestos de trabajo en México, la mayoría en áreas tecnológicas y puestos administrativos. Además, ha estado contratando miles de trabajadores para sus almacenes, pues cada vez son más los pedidos que deben empaquetar y enviar. 

Con la temporada de compras decembrinas tan cerca, los negocios están en una carrera contra el tiempo para ser capaces de cubrir la demanda. Esto no sólo significa tener los productos en stock, sino también tener el personal suficiente para que la logística fluya, desde los almacenes hasta la puerta del consumidor final. En términos más simples, es como si Santa Claus bajara sus estándares de contratación de duendes para salvar la Navidad.

 

Ingresa Ahora