Los jóvenes y la vivienda VIS son el eje para la reactivación de la construcción en Colombia

El 2021 se está convirtiendo en un año histórico para el sector de la construcción, y un buen momento para que los jóvenes compren vivienda.

Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Depositphotos.com

Comprar vivienda es una de las mejores inversiones que pueden hacer los colombianos para asegurar su patrimonio. Hoy en día, 1 de cada 8 pesos de inversión que se hace en el país, se destinan a la vivienda nueva, y pese a la pandemia, este año ha sido considerado como el momento histórico para adquirir casa a tasas bajas, mayores plazos, cuotas fijas y con herramientas como la refinanciación.

Entendiendo esto, se puede asegurar que la reactivación económica del sector de la construcción, siendo este uno de los más importantes del país, va mejor de lo imaginado, sobre todo cuando se trata de la compra de vivienda de interés social (VIS). Para referencia, solamente en el mes de agosto alcanzó el récord histórico de 15.452 unidades vendidas. Dato superior en comparación con el año pasado.

No cabe dudas que los números de la compra de vivienda nueva en Colombia cada vez son mejores, pero lo realmente significativo de este boom es que los jóvenes colombianos si están comprando casa. Contrario a las ideas estereotipadas sobre los gustos de los jóvenes, las cifras demuestran que estos sí se sienten atraídos por adquirir vivienda y, sobre todo, saben aprovechar los beneficios de diferentes programas, lo cual se sustenta con las cifras del Gobierno, donde se confirma que el 41% de los subsidios fueron solicitados por personas entre 18 y 28 años.

En ese sentido es importante entender que Colombia depende de la construcción y la construcción depende de las empresas constructoras, el sector es una gran parte de nuestro producto interno bruto y desde que haya garantías políticas y de seguridad para el sector privado, la construcción ocurrirá y más ahora en momentos en que todos debemos aportar en los procesos de reactivación económica del país y del planeta.

Desde mi experiencia, generar proyectos de acuerdo con las expectativas y generando diferenciadores para que la gente esté dispuesta a comprar es el compromiso que tenemos como constructores, y para ello existen modelos como: apostarle a la construcción de vivienda a precio tope de VIS, lo mejor ubicados posible y con sello de calidad. Y en línea con esto, diseñar una estrategia que permita la ganancia mutua a cada uno de los actores en la cadena de valor, como la de conseguir lotes de extensiones importantes, que los propietarios estén dispuestos a aportar en una fiducia y quedar como socios del proyecto. Este tipo de negocio permite trabajar con flujo de caja, en vez de congelarlo en la compra de terrenos. De igual forma, permite a los propietarios recibir un pago al final de las ventas mucho más alto que el que hubieran recibido por un pago de contado y el comprador recibe un inmueble de muy buenas características y a buen precio.

Es decir, resuelto el tema de la tierra, el foco del negocio es poder tener varios proyectos simultáneos para así amortizar los costos fijos, y como consecuencia construir viviendas de interés social o VIS de dos alcobas, y proyectos estrato 3 en municipios aledaños a las ciudades principales.

En síntesis, ya sea con el objetivo de encontrar un lugar para vivir tranquilamente o para invertir, comprar casa dejó de ser imposible a ser una certeza y podemos decir que, a 30 años del derecho a la vivienda digna, 2021 se está convirtiendo en un año histórico para el sector de la construcción, y un buen momento para que los jóvenes compren vivienda, rompiendo clichés de la sociedad. 

Ingresa Ahora