Eva Longoria está construyendo un camino para las latinas emprendedoras: 'Odio cuando la gente dice que no hay talento'

La estrella de 'Desperate Housewives', Eva Longoria, se hizo famosa como actriz, pero su verdadera misión era ser la jefa y luego dar oportunidades a las latinas emprendedoras que de otro modo nunca las tendrían.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Cuando Eva Longoria se hizo famosa por protagonizar la serie 'Desperate Housewives', también se sintió abrumada por las tantas peticiones de ayuda altruísta. “Recibía como 1,000 solicitudes a la semana de, ya sabes, delfines en Japón y SIDA en África y tráfico sexual en Tailandia”, dice ella. “Es importante arreglar todo eso, ¿verdad? Pero aprendí rápido que no podía hacer todo. Y quería pronunciarme por alguna causa". Un mentor la alentó a definir dónde quería tener el mayor impacto y se dio cuenta de que era en ayudar a la comunidad latina. Ella no quería simplemente señalar las barreras a las que se han enfrentado mujeres como ella; en cambio, quería concentrarse en las formas en que triunfaron. "¿Cómo repetimos el éxito?", dice.

Brooke Nipar

El mundo de la farándula era el lugar obvio para comenzar. En el set de 'Desperate Housewives', Longoria pasó su tiempo libre entrevistando a los productores, directores, cinematógrafos y guionistas sobre sus trabajos. Quería aprender cómo se hacían las cosas para poder replicarlas en sus propios términos. En 2005 lanzó su casa productora, Unbelievable Entertainment, con la intención de crear proyectos frescos y contratar nuevos talentos que amplíen la representación de las comunidades marginadas frente y detrás de cámaras. “Como productor, reúnes a todos, contratas a las mejores personas y creas los puestos de trabajo. Eso siempre me intrigó”, dice Longoria. Desde entonces, ha producido y dirigido una amplia gama de programas de televisión; en agosto terminó la filmación de su debut cinematográfico como directora, una película biográfica llamada 'Flamin' Hot', sobre el conserje mexicano-estadounidense que inventó el popular sabor de Cheetos.

Como emprendedora y activista, Longoria también se ha expandido más allá de los límites de Hollywood: cofundó la organización sin fines de lucro Eva’s Heroes, que enriquece las vidas de personas con necesidades intelectuales especiales. También es cofundadora de Latino Victory Fund para levantar la voz latina en todos los niveles de gobierno y cofundó una plataforma digital llamada Poderistas, que tiene como objetivo empoderar a las latinas para transformar sus vidas y comunidades. En septiembre pasado, Eva lanzó Casa Del Sol, un tequila de lujo que tiene iniciativas filantrópicas y un equipo de liderazgo predominantemente femenino. A pesar de todo, dice, tiene claro que su misión siempre debe ser más grande que cualquier proyecto en el que trabaje. "Hay cosas más importantes en juego que los ratings en televisión y la taquilla de tu película", dice Longoria a menudo a sus posibles socios. "Tenemos muchas cosas que arreglar en el mundo, y eso necesitará de tu ayuda".

Aquí, Eva Longoria habla sobre cómo transformó su carrera y cómo cree que las mujeres pueden lograr un cambio poderoso y duradero en sus industrias.

¿Cómo te preparaste para esta transición de actriz a productora y directora?

Se trata de ser ingenioso. Es una lección que me enseñó mi mamá. Recuerdo que tenía 6 años y pensaba: "Mamá, tengo hambre". Y ella dijo: "Bueno, será mejor que lo resuelvas". Y lo hice. Empujé la silla hacia la estufa, la encendí y rompí un huevo. Recuerdo sentirme tan empoderada por eso. Hice esto y lo hice yo misma. Todo lo que quería hacer, como convertirme en porrista o ir a la universidad, mi madre me dijo que tenía que resolverlo y me enseñó que hay que ser ingeniosa en la vida y que hay una solución para todo.

Así es como abordo todo. Cuando quería producir, leía libros al respecto. Quería entender bien la terminología. Leí un libro sobre presupuestos y cómo conseguir un agente. También hice muchas preguntas. Quería ser una esponja. Una vez que tuve éxito con la actuación, usé todo eso como mi escuela de cine. Pasé casi una década en un programa, Desperate Housewives, y aprendes cosas si prestas atención y haces preguntas. Pensé: ¿Cuándo volveré a tener la oportunidad de estar tan cerca de algo que realmente quiero hacer? Tuve la suerte de tener grandes mentores y la suerte de que saciaron toda mi curiosidad y mis preguntas. Entonces, entre ser ingeniosa y hacer muchas preguntas, aprendes mucho.

A menudo, estabas aprendiendo sobre la marcha. ¿Cuáles fueron los beneficios de ese enfoque?

Creo que la gente, especialmente las mujeres, dejan que la perfección les impida impida progresar. Pensamos 'no estoy lista', 'no sé lo suficiente', 'no sé si podría hacerlo'. Pero solo aprendes haciendo, no importa por dónde empieces. Empieza con una presentación, con un cortometraje o con la televisión. Sea lo que sea lo que quieras hacer, solo empieza. Yo no sabía cómo dirigir. Me familiaricé y me eduqué tanto como pude, y todavía no sé todo sobre la dirección. Pero no esperé a que me permitieran aprender todo sobre dirección antes de empezar. Si lo haces, nunca empezarás con nada.

¿Tienes alguna habilidad inherente que creas que te preparó para triunfar como emprendedora, productora directora y filántropa?

Soy mujer, lo que significa que soy multitask. No sé por qué los estudios no contratan a más mujeres. Somos directoras naturales de nuestras vidas. Somos solucionadoras de problemas, y eso es dirigir. Tengo una gran ética de trabajo. Si hay que hacer cosas, se hacen. No hay un "bueno, ¿quién va a hacer eso?", tú lo haces. No hay ningún trabajo demasiado pequeño para mí. He pisado todos los peldaños de la escalera, desde ser extra hasta ser asistente de producción y directora. Creo que eso me ha dado habilidades para comprender todos los trabajos en el set. No tengas miedo de ascender por esa escalera, y luego no tengas miedo de crear tu propia escalera.

Crédito: Brooke Nipar

Como autodidacta y mujer de color en una industria donde las mujeres y las personas de color no están ampliamente representadas, ¿experimentaste alguna vez el síndrome del impostor?

¡Sí! Lo fingí hasta que lo logré. Todavía me aterrorizo ​​cada primer día de rodaje. Cada vez que estoy detrás de la cámara, tengo mariposas en el estómago. Yo pienso, 'se van a dar cuenta de que no sé lo que estoy haciendo'. Pero la ironía es que sí sé lo que estoy haciendo. Soy excelente en mi trabajo. Soy talentosa. Solo uso esa ansiedad, esas mariposas en mi estómago, para alimentar e impulsar mis metas.

¿Cómo puedes convertir la ansiedad en energía productiva?

Medito mucho y eso me centra. Si salgo de mi casa diciendo: "Hoy voy a dar lo mejor de mí", realmente cambia la forma en que enfrento el día. Las palabras importan, especialmente las palabras que usaa para hablarte a ti mismo. Y por eso también he cambiado mucho mi vocabulario. En lugar de decir "estoy muy ocupada", digo "soy muy productiva". En lugar de decir: "Tengo que ir a esta reunión al otro lado de la ciudad", lo cambio a "Puedo ir a esta reunión". Por lo general, todo el día está lleno de cosas que te llevarán a lo que estás tratando de lograr. Así que creo que cuando esa ansiedad y el síndrome del impostor aparecen, debes hablarte y ser amable contigo mismo. Eso te mantiene honesto contigo mismo, y a quien debes convencer con el síndrome del impostor es a ti mismo.

A través de tu casa productora, Unbelievable Entertainment, te has propuesto como misión encontrar y apoyar talentos nuevos y subrepresentados. ¿Cuál es tu estrategia?

Esa es la razón por la que comencé una compañía de producción: tener el poder de contratar a quien quiera y brindar esas oportunidades a personas que normalmente no las tendrían. Odio cuando la gente dice que el talento no está ahí fuera. El talento está ahí, pero no tenemos un camino para apoyar a las personas que están listas para el siguiente paso. Ya sea que un trabajo como escritor o de dirigir o actuar, nuestra comunidad no tiene una estructura de experiencia para demostrar que pueden hacer ese trabajo, pero eso no significa que no sean capaces. Parte del problema es construir ese flujo de talento delante y detrás de la cámara.

¿Cómo estás construyendo ese camino?

Lo he incorporado en mis negocios; hay un poco de 'cheque en blanco' en mi presupuesto. Quiero poder usar este dinero y gastarlo en un escritor o director en quien crea. Acabamos de hacer nuestra primera película con Viacom con una directora latina, una directora de fotografía y una protagonista latina. Y Viacom lo apoyó por completo. Ellos estaban como, "adelante". No preguntaron cuánta experiencia tiene la directora. Confiaron en mi proceso de investigación. Y mi directora estaba llorando, es su primer largometraje. Así que ahora, cuando ella vaya al próximo trabajo, puede decir que ha hecho una película. Lo mismo ocurre en la televisión. He contratado a muchos escritores latinos y ahora los están ascendiendo porque su currículum dice que hicieron un programa. Ahora pueden pasar al próximo programa y seguir aprovechando la oportunidad que les brindamos. Tienes que empezar por alguna parte.

Crédito: Brooke Nipar

Parece que eres muy consciente de cómo usas tu poder de contratación...

Sí. En lugar de ignorar inconscientemente a las mujeres y las personas de color, las estoy contratando conscientemente. Creo que uno de los errores que cometen los estudios es que simplemente no se dan cuenta. Recuerdo cuando estaba produciendo 'Grand Hotel' y quería una directora de fotografía, pero me enviaron a Tom, Dick y Harry. Luego tuve que pedir una directora de fotografía femenina, me presentaron algunas y contraté a una. Realmente creo que inconscientemente nos ignoran la mayor parte del tiempo. No están conspirando en sus oficinas diciendo: "No contratemos mujeres y personas de color". Solo están pensando en Tom, Dick y Harry, con quienes trabajaron en sus últimos tres proyectos. Así que están frescos en su mente. Para mí, lo que está fresco en mi mente son las mujeres y las personas de color. Cuando lo sugiero, ellos responden. Y cuando les presento a las personas, responden. Se trata de seguir poniendo a nuestra comunidad frente a las personas adecuadas.

A menudo dices que tu objetivo es cambiar la cultura a través de los medios de comunicación. Ya sea desde tu casa productora o de la comunidad digital Poderistas, ¿sigues algún plan para crear medios transformadores?

La artista y activista Favianna Rodríguez dice que el cambio cultural viene antes que los cambios políticos, y podemos cambiar la cultura a través de los medios. Por ejemplo, cuando 'I Love Lucy' estaba en la televisión, la gente le dio la bienvenida a Ricky Ricardo a sus hogares. Luego, cuando ocurrió la crisis cubana, hubo un consenso de que los cubanos eran geniales. Lo mismo ocurre con el matrimonio igualitario. Antes de que la Corte Suprema dictara sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, programas de televisión como 'Ellen' y 'Roseanne' lograron que la gente se sintiera cómoda con eso. Entonces, yo siempre estoy pensando en las imágenes que podemos mostrar y que verán las personas que no interactúan con nosotros. Estoy pensando en lo que puedo mostrar que los hará reír, relacionarse, llorar y entretenerse, y también los hará menos inseguros o menos temerosos del cambio. Tenemos el poder de cambiar la cultura a través de la televisión y el cine.

También estás cambiando con astucia lo que las comunidades piensan sobre sí mismas. Ya sea a través de películas inspiradoras o series de televisión que empoderan a los que históricamente han perdido el poder, que muestran y celebran a las comunidades tal como son. ¿Cómo pueden los narradores ayudar a cambiar la perspectiva cultural?

Quiero celebrar todos los colores de nuestra comunidad contando historias y mostrar a todas las personas hermosas en todos los ámbitos de la vida. Recuerdo cuando hice 'Devious Maids' y me dijeron: "Oh, estás perpetuando los estereotipos de que las latinas siempre son sirvientas". En primer lugar, fue la primera serie de televisión con un elenco totalmente latino. En segundo lugar, las madres de tres de las actrices eran empleadas domésticas, así que se sentían muy ofendidas porque la gente pensaba que no valía la pena contar las historias de sus madres. Y tercero, las sirvientas eran la brújula moral del show. El programa trata sobre ellas. No eran personajes secundarios. No eran caricaturas de sí mismas. Conducían la historia. Luego hice 'Grand Hotel', sobre una familia latina adinerada que era dueña de un hotel y tenía personal de todas las razas. No somos extraños. No puedes definirnos como una sola cosa. Puedes contar estas distintas historias y también tocar y celebrar temas universales como la familia, el amor y la comunidad.

Ingresa Ahora
Raquel Reichard

Escrito por

Raquel Reichard is the Deputy Director of Somos, Refinery29's cross-platform sub-brand for and by Latinx women. She is an award-winning storyteller with an editorial objective to engage, educate and empower. A leading voice in Latinx media, Raquel has also been an editor at Latina magazine, Remezcla, mitú and Mic; her writing has appeared in The New York Times, Cosmopolitan, Teen Vogue, Bustle, MTV, HISTORY.com, Entrepreneur, Bon Appétit, Fader and more. Raquel has a bachelor's degree in journalism and political science from the University of Central Florida and a master's degree from New York University's Gallatin School of Individualized Study, where she studied the intersection of race, ethnicity and the news media. A proud Nuyoflorican, Raquel was born in Far Rockaway, Queens, New York, spent her childhood in her parents' enchanting homeland of Puerto Rico and was raised in Orlando, Fla.