Cómo formar nuevos comportamientos y romper viejos patrones

Cuando estás en un estado de lucha o huida, ves todo a través de una lente emocional y llena de miedo.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El siguiente artículo es un extracto de Unstoppable 2nd Edition de Ben Angel , disponible ahora en Entrepreneur Press . Cómpralo a través de Amazon | Barnes & Noble | IndieBound | Librería .

Lauren Bates | Getty Images

Para formar nuevos hábitos, debe sentar las bases para construir nuevas carreteras neurológicas, asegurándose de que estén bien establecidas y bien mantenidas. Estas nuevas carreteras lo ayudan a cerrar la brecha entre quién es usted y en quién necesita convertirse para alcanzar sus metas. Cuanto más recorra tu mente estos nuevos caminos, más fácil será tomarlos, hasta que inconscientemente te conduzcan al éxito. Una vez que están firmemente arraigados en su memoria y experiencias, su necesidad de usar la fuerza de voluntad para forzar el cambio disminuye y el cambio se vuelve fácil.

Intentar forzarte a cambiar a través de pura fuerza de voluntad puede resultar en la construcción de vías neuronales negativas. Su cerebro ve sus objetivos como una amenaza porque requiere demasiada energía para procesar los factores desconocidos que lo rodean. Esto podría desencadenar su respuesta de lucha o huida porque el objetivo se encuentra fuera de su zona de confort y terminará "volviendo" a su antiguo yo. Mientras tu mente subconsciente grita: “¡Te va a matar! ¡Peligro, peligro, Will Robinson! su mente consciente racionaliza el conflicto y decide que el objetivo es "demasiado difícil". Por lo tanto, se le ocurrió una excusa que no tiene nada que ver con la causa subyacente.

La respuesta "más viajado" eventualmente se convertirá en su respuesta predeterminada, ya sea que tenga un impacto positivo o negativo en sus resultados en el mundo real. Debido a que se activa mientras su mente está en modo de lucha o huida, este comportamiento se vuelve inconsciente y puede sabotear su éxito bajo la superficie. Para cambiar nuestro comportamiento y asegurarnos de alcanzar nuestras metas, debemos tomar una decisión consciente mientras estamos en nuestra mentalidad lógica / racional. Después de haber atravesado este camino repetidamente, se convierte en un "comportamiento inconsciente positivo" que conduce naturalmente al éxito. Cuando intentamos viajar por una nueva autopista por primera vez, puede resultar increíblemente incómodo. Lo desconocido requiere una gran cantidad de energía mental para procesarse. Aunque volver a sus viejos patrones podría impedirle alcanzar su objetivo, aún es más fácil para su cerebro que aprender algo nuevo. Además, nuestra tendencia a repetir comportamientos negativos se amplifica cuando nos fatigamos por tomar decisiones y nuestro cerebro entra en modo de autoconservación. Nuestro objetivo es demoler estas viejas carreteras disfuncionales y construir nuevas, utilizando un enfoque estratégico y duradero que funciona sin activar su respuesta de lucha o huida.

Relacionado: ¿Los nootrópicos realmente aumentan la productividad?

En mi misión de 90 días para volverme imparable, utilicé la última tecnología portátil para reprogramar mi mente para el éxito. Años de agotamiento, depresión y ansiedad me hicieron vivir en modo de autoconservación. Se necesitó un gran esfuerzo para apagarlo, e incluso entonces, solo se apagaba por un corto tiempo antes de volver a encenderse. Mi identidad se convirtió en una persona que no creía que pudiera alcanzar mis metas. Tomé decisiones por miedo que retrasaron dolorosamente mi progreso por años.

Entonces, veamos cómo las experiencias traumáticas de la vida pueden moldear nuestro comportamiento décadas después de que los eventos hayan sido olvidados. Si bien estos eventos pueden no parecer traumáticos para los demás, la percepción es personal y su respuesta a una situación merece respeto. El miedo no siempre es racional, a menos que esté mirando el rostro de un huracán de categoría 5.

Romper el patrón de comportamientos negativos

Cuando experimenta un evento traumático, se activa su respuesta de lucha o huida. Esto crea nuevas vías neurológicas que le dan significado a este evento: miedo, tristeza, ansiedad, dolor o ira. Sus emociones se amplifican en este estado primario a medida que su sistema se inunda con adrenalina y cortisol, lo que aumenta la probabilidad de que se comprometa con su memoria a largo plazo, tanto consciente como inconscientemente. Esta reacción está destinada a mantenerlo a salvo y en alerta máxima ante situaciones futuras de vida o muerte a pesar de que haya pasado el peligro real o percibido.

Si ocurren eventos similares en el futuro que le recuerdan esta experiencia (a través de la vista, el oído, el olfato, el gusto o el tacto), su cerebro pasa por defecto a esas viejas vías neurológicas y responde basándose en sus experiencias anteriores. El evento pasado es su punto de referencia para los futuros. Debido a que esta carretera se ha recorrido repetidamente antes, es fácil para su cerebro utilizarla por defecto.

En esencia, es posible que esté reaccionando al viejo evento por hábito, no al actual por miedo. Esta programación fisiológica da forma a la forma en que nos comportamos en todos los aspectos de nuestras vidas, incluso si intentamos convencernos de que no es así. Es como reproducir el mismo viejo álbum una y otra vez. Se vuelve cómodo. Refuerza quiénes creemos que somos, a pesar de estar en conflicto con lo que necesitamos convertirnos para alcanzar nuestras metas. Por lo tanto, una batalla interna por uno mismo continúa hasta que seleccionamos una nueva banda sonora para nuestra vida.

Cuando cortocircuitamos estas vías neurológicas y formamos otras nuevas, podemos desmantelar rápidamente nuestros miedos y fobias. El cambio se vuelve fácil, liberándonos de nuestras limitaciones autoimpuestas y permitiéndonos transformarnos en la persona que sabemos que podemos llegar a ser. A menudo, solo en retrospectiva nos damos cuenta de cómo nuestro comportamiento se ha visto afectado por este cambio. Cuando estás en un estado mental de lucha o huida, ves todo a través de una lente emocional llena de miedo. Tus emociones se amplifican y, a veces, se vuelven incontrolables. En este estado, es posible que otros le digan que "se calme y respire profundamente". Esto puede ser completamente ineficaz porque su mente lógica no tiene el control. A veces, es posible que pueda convencerse a sí mismo de no hacerlo, o una distracción agradable puede interrumpir el patrón.

Eliminando el miedo y encontrando tu propósito

Pero en otras ocasiones, es posible que su patrón deba ejecutarse hasta que se libere la adrenalina. Cuanto más a menudo permitamos que el estrés active nuestra respuesta de lucha o huida, más difícil puede ser racionalizar los miedos que podamos tener sobre salir de nuestras zonas de confort. Si su objetivo involucra su respuesta de lucha o huida porque lo hace sentir demasiado incómodo, su cerebro puede llegar a verlo como una situación real de vida o muerte. Si esto sucede, siempre estarás atrapado en un tira y afloja entre quién eres y en quién quieres convertirte. Su brecha de identidad será más difícil de cerrar y se sentirá fuera de alineación. Hay una batalla constante entre la necesidad de tu cerebro primario de mantenerte a salvo y la necesidad de tu lado espiritual de que brillas.

Relacionado: Cómo el control de la sensibilidad a los alimentos afecta la productividad

No he conocido a nadie que no haya enfrentado esta lucha en algún momento de sus vidas. No hay forma más dolorosa de vivir que luchar contra tus propios instintos primarios. Y, como hemos descubierto, las deficiencias nutricionales, la inflamación, los medicamentos y más pueden amplificar e incluso desencadenar su respuesta de lucha o huida. Cuando aborda estos problemas primero, manejar el lado psicológico se vuelve mucho más fácil porque pasa menos tiempo en el modo de lucha o huida. Experimentar repetidamente la lucha o la huida puede manifestar todo tipo de comportamiento inusual que puede sabotear su éxito, que incluyen:

  • Comportamiento de evitación. Posponga lo que necesita hacer pasando innumerables horas navegando por las redes sociales o viendo la televisión. Esto también puede incluir el exceso de trabajo para que no tenga que lidiar con una situación en su vida personal.
  • Cambios de humor. Enfadarse o estar de mal humor sin saber por qué y arremeter contra los demás de una manera inusual.
  • Mayor ansiedad. Esto incluye todo, desde latidos cardíacos acelerados, inquietud y ritmo hasta alejarse de los demás y la incapacidad de concentrarse, todo para mantenerse distraído de lo que realmente está en juego.
  • Cambio de identidad. Cambia al modo Guardián y Defensor y comienza a pensar que eres el tipo de persona que simplemente no alcanza sus objetivos o no consigue lo que quiere.

Este último es el más perjudicial de todos, pero afortunadamente, y en cualquiera de los casos anteriores, a través de la nutrición y el entrenamiento cerebral, hay un camino a seguir.