Encuesta: más de la mitad de los trabajadores preferirían renunciar antes que volver a la oficina

Qué pueden hacer las empresas para gestionar mejor los lugares de trabajo híbridos.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

En menos de dos años desde que comenzó la pandemia de COVID, el trabajo remoto ha pasado de ser algo exótico a una realidad normal. Como resultado, muchas empresas han descubierto que sus empleados se muestran reacios a regresar a sus oficinas. Un estudio reciente de FlexJobs revela que solo el 2% de los trabajadores desea volver a su trabajo diario de oficina. La mayoría de los encuestados (65%) dijeron que les gustaría seguir trabajando de forma remota después de la pandemia, mientras que el 58% de los participantes de la encuesta están listos para buscar un nuevo trabajo si no pueden continuar trabajando de forma remota en su puesto actual.

Los principales argumentos para trabajar de forma remota parecen obvios. En primer lugar, existe el temor constante a la pandemia: el 49% de los participantes de la encuesta FlexJobs admitieron estar preocupados por el riesgo de infección mientras trabajaban en la oficina. En segundo lugar, el trabajo remoto ha permitido a muchos empleados mejorar significativamente el equilibrio entre su vida laboral y personal. Ya no es necesario perder el tiempo para llegar a la oficina, ya que algunas personas ahora tienen hasta dos horas de tiempo libre al día que pueden dedicar a sí mismas y a sus seres queridos. Como era de esperar, el 84% de los participantes de la encuesta dijo que la falta de necesidad de viajar al trabajo es la principal ventaja de trabajar de forma remota.

Los factores económicos también juegan un papel importante: tres de cada cuatro encuestados dijeron que trabajar desde casa les ahorra una cantidad significativa en transporte y gastos de comida. El 38% de las personas encuestadas por FlexJobs dijeron que ahorran al menos $ 5,000 al año trabajando de forma remota, mientras que uno de cada cinco encuestados dijo que ahorró más de $ 200 a la semana, o más de $ 10,000 al año. Los empleadores también han notado que el teletrabajo trae muchos beneficios a sus negocios, que van desde la reducción de los costos de alquiler de oficinas hasta la capacidad de contratar empleados de otras ciudades y regiones con expectativas salariales más bajas. Dado que muchas empresas se ven obligadas a recortar presupuestos durante la crisis, las oportunidades de ahorro adicionales son útiles.

Relacionado: Cómo su pequeña empresa puede sobrevivir a la pandemia COVID-19

La desventaja del trabajo remoto

Sin embargo, la transición al trabajo a distancia ha dado lugar a varios problemas nuevos. Para los trabajadores, esto es exceso de trabajo y agotamiento. Trabajar en la oficina permite una clara división en el día entre las horas "laborales" y "domésticas". Pero, ¿qué pasa cuando trabajas desde casa? Los límites de la jornada laboral se difuminan y los empleados tienen la sensación de estar en el trabajo todo el tiempo. Lamentablemente, los trabajadores más entusiastas son especialmente propensos a la fatiga. Para ellos, el ritmo de trabajo es más perturbador cuando trabajan en casa: su jornada laboral se alarga, mientras que el descanso y el almuerzo se reducen al mínimo. Las consecuencias de tal horario de trabajo son dramáticas: tarde o temprano, dependiendo de la edad, la energía y el estado de salud, la fatiga pasa factura mientras que la productividad cae drásticamente. Llevar a cabo una tarea que normalmente tomaba un par de horas ahora llevará todo un día, lo que conducirá a la apatía y a convertir el trabajo favorito en un trabajo odiado. No es una coincidencia que más de la mitad (56%) de los participantes de la encuesta FlexJobs dijeron que experimentaron agotamiento durante la pandemia, y el 39% cree que hoy su salud mental es peor que en enero de 2020. Sin mencionar la interrupción en la rutina diaria habitual, causado por la transición al trabajo a distancia, a menudo causa un daño directo a la salud debido a un estilo de vida menos activo.

El trabajo a distancia también genera preocupaciones para los empleadores. Principalmente, la incapacidad de administrar a los empleados en la misma medida que cuando se trabaja en la oficina. Como resultado, los propietarios de la empresa han comenzado a establecer más requisitos para el desempeño, el compromiso y el bienestar psicológico de los empleados. Los gerentes están tratando de compensar estos cambios haciendo más estricta la administración: introduciendo videoconferencias diarias, monitoreando la presencia de empleados en los chats de trabajo, aumentando el número de informes de trabajo, etc. Aún así, la mayoría de las veces, el resultado resulta ser lo opuesto a las expectativas: el empleador se convierte en un "supervisor", lo que afecta negativamente la moral y la motivación de los empleados.

En particular, como se muestra en la encuesta de FlexJobs, la mayoría de los trabajadores creen que no necesitan comunicarse con su gerente a diario. Casi un tercio (31%) dijo que solo necesita comunicarse con la gerencia de la empresa varias veces a la semana, el 27% informa que una vez a la semana es suficiente y el 22% le gustaría que su jefe se reuniera con ellos lo menos posible.

Relacionado: El trabajo remoto llegó para quedarse: ¿está listo para la nueva forma de vida?

Mientras tanto, el deseo de los altos directivos de realizar videoconferencias en cualquier ocasión ha dado lugar a la llamada "fatiga del zoom". El 18% de los encuestados dijeron que tenían demasiadas videoconferencias, mientras que el 24% se quejó de la fatiga de los videos.

Algunas empresas están aumentando el control sobre los trabajadores remotos utilizando un software especial que señala posibles violaciones de la disciplina laboral. Sin embargo, el resultado es el mismo: irritación de los empleados y disminución de la motivación y la eficiencia. Peor aún, desaparece una de las principales ventajas de trabajar de forma remota, la capacidad de un empleado para organizar su jornada laboral de la manera más conveniente, lo que garantiza el desempeño más eficiente de las tareas.

La administración y el flujo de trabajo pueden necesitar revisión

La conclusión es simple: el trabajo a distancia requiere una estricta autodisciplina tanto por parte de los empleadores como de los empleados, lo que podría no ser tan fácil. Para encontrar un compromiso, la organización típica del flujo de trabajo debe reestructurarse y modernizarse significativamente. En primer lugar, es necesario cambiar el enfoque para establecer y evaluar el desempeño de las tareas laborales: debe centrarse no en el proceso, sino en el resultado.

En otras palabras, debe recurrir a la gestión por objetivos. La esencia de este concepto radica en que los gerentes y los empleados comunes determinen conjuntamente los objetivos de su trabajo, elijan la dirección de acción y la toma de decisiones. Una parte importante de la gestión por objetivos es medir y comparar el desempeño actual de los empleados entre sí y con un conjunto de estándares establecidos. Formulado por primera vez en 1954 en el libro "The Practice of Management" de Peter Drucker, el concepto de gestión por objetivos implica que cuando los empleados se involucran en el proceso de establecer metas y determinar la dirección de las acciones necesarias para alcanzarlas, se motivan más. para cumplir con sus responsabilidades. Como recordatorio, mantener una alta motivación es uno de los principales problemas que surge del trabajo a distancia.

La gestión por objetivos implica que el proceso de trabajo debe dividirse en la resolución de tareas secuenciales. Como tal, cuanto más clara y simple se vea la tarea, mayor será la probabilidad de que se realice correctamente. No debería sorprender que el sistema de motivación de recompensas también cambie: el empleado debe recibir recompensas por resolver cada tarea, y no una vez al mes o trimestre, como implican los esquemas tradicionales. Bueno, parece que es más fácil encontrar un nuevo trabajo. O al menos, para desarrollar un nuevo contrato laboral - flexible, adaptable, inteligente, que asegurará la motivación y productividad efectivas de los empleados mientras los protege del exceso de trabajo y el agotamiento.

Los contratos inteligentes pueden mejorar la gestión de los empleados

La gestión de los empleados se puede organizar y mejorar mediante el uso de tecnología blockchain o, más bien, contratos inteligentes. Nick Szabo, quien inventó el concepto de contratos inteligentes, los describió como una representación digital de un conjunto de obligaciones entre las partes, incluido un protocolo para cumplir con esas obligaciones. En pocas palabras, se trata de un acuerdo de derechos y obligaciones, en el que parte o todas las condiciones se registran, ejecutan y controlan automáticamente mediante un algoritmo informático. El valor clave de los contratos inteligentes es que el programa controla su ejecución por todas las partes en todas las etapas del trabajo. Szabo confía en que el uso de contratos inteligentes dará un impulso al surgimiento de nuevos modelos comerciales.

El problema clave de la administración por objetivos es que anteriormente ningún gerente podía establecer y rastrear las muchas tareas pequeñas para cada persona en la empresa, y los sistemas contables no podían asignar recompensas a nivel individual. Es por esta razón que la idea de Peter Drucker se ha mantenido en gran medida solo como una teoría.

Sin embargo, una empresa ya está utilizando contratos inteligentes para hacer realidad la gestión por objetivos, lo que abre la posibilidad de establecer metas diarias pequeñas y alcanzables, monitorear su implementación y recompensar inmediatamente a los empleados por lograrlas. Y, afortunadamente para los trabajadores, las tareas pueden estar relacionadas no solo con el trabajo sino también, por ejemplo, con el mantenimiento de un estilo de vida saludable. La solución implica el uso de una aplicación móvil que recopila datos de rastreadores de actividad física y contadores de pasos en teléfonos inteligentes y los transfiere a los empleadores. Como resultado, los empleados que apoyan un estilo de vida activo a distancia reciben recompensas adicionales, mientras que los empleadores tienen la oportunidad de ahorrar en primas de seguros y pagos por enfermedad.

blockWRK, el equipo detrás de esta aplicación, afirma que el uso de un sistema de recompensas basado en contratos inteligentes puede reducir las lesiones en el trabajo en más de un 50% año tras año, y puede reducir las primas de seguro en al menos un 10%.

Relacionado: Contratos inteligentes: evolución, beneficios, riesgos y desafíos

Los empleados reciben una recompensa en criptomonedas, que pueden mantener en sus saldos para ganar bonificaciones adicionales o gastar con tarjetas de débito Visa de marca. La aplicación blockWRK también permite a los empleados ganar salarios regulares en criptomonedas y proporciona una variedad de beneficios laborales adicionales, como telesalud para la salud física y mental y herramientas financieras, como avances criptográficos sin intereses.

En general, los sistemas que ofrecen recompensas por actividades saludables tienen un gran potencial, dado que las empresas deben adaptarse a una nueva realidad donde la salud de cada empleado juega un papel clave para que las empresas se mantengan a flote y consideren la expansión del teletrabajo a raíz de la pandemia de COVID-19. . A largo plazo, el teletrabajo más extendido tiene el potencial de mejorar la productividad empresarial y otros indicadores económicos y sociales, incluido el bienestar y la satisfacción de los trabajadores. Según una encuesta reciente de Statista, el 35% de las empresas dijeron que invirtieron en tecnologías de bienestar específicamente para apoyar a la fuerza laboral remota durante la pandemia.