Cualidades del Emprendimiento Social a Aprovechar

El emprendimiento social es una excelente manera de obtener ganancias y cambiar el mundo al mismo tiempo, ofreciendo un modelo de negocio que será fundamental durante muchos años.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

A medida que el mundo cambia su forma de pensar y los consumidores están más informados sobre los productos y las empresas a las que dan su dinero, una de las claves del éxito en los negocios de hoy es el fomento de las cualidades propias que son fundamentales para el emprendimiento social.

Estas son algunas de las formas en que puede hacerlo.

Piensa fuera de la caja

Los emprendedores sociales son bien conocidos por atacar problemas cotidianos y problemas sociales que a menudo se han pasado por alto debido a su complejidad y tamaño. Lo hacen tan bien porque poseen creatividad y la fomentan en los demás. Al trabajar con un equipo de personas a su alrededor que ven estos problemas sociales como una oportunidad para la innovación, pueden tomar una idea que puede parecer descabellada y convertirla en una ganancia para su negocio, mientras logran una cantidad significativa de bien social.

Ya sea que el problema social sea la educación, la pobreza, la salud o el medio ambiente, los empresarios están en su mejor momento cuando piensan fuera del ámbito normal de las soluciones y se rodean de otros que se sienten cómodos expresando sus ideas. Una excelente manera de pensar en la creatividad de los mejores emprendedores es que se convierten en la persona que crea el espacio para que ocurran las soluciones, no solo reaccionando ante un problema cuando surge.

Relacionado: Por qué los líderes empresariales son los mejores emprendedores sociales

Construir una tribu de liderazgo

Muchos directores ejecutivos y otros líderes empresariales pueden sentir que el proceso de aprendizaje puede detenerse una vez que hayan alcanzado el nivel más alto de su empresa. Ese es un error fundamental, y esos líderes pueden aprender del liderazgo en emprendimiento social. Los emprendedores sociales son muy conscientes de que deben seguir aprendiendo, creciendo y adaptándose en sus habilidades de liderazgo y gestión, ya que los problemas sociales con los que luchan también están en constante evolución.

Los grandes emprendedores sociales entienden que tener un equipo de liderazgo sólido y fomentar alianzas con otros líderes los fortalece. Rodearse de aquellos que tienen visiones para el futuro de su empresa, así como para su enfoque social, es un paso que conduce a una resolución de problemas más comunitaria, lo que en última instancia puede generar un mayor rendimiento intelectual y una mayor tasa de resolución de problemas difíciles.

Relacionado: Cómo ser un mejor líder construyendo una mejor tribu

Usa tu personalidad

Un buen temperamento es una cualidad esencial para el emprendimiento social. Debido a que los emprendedores sociales buscan abordar problemas globales como la pobreza, la educación y el medio ambiente, deben poseer algo más que la energía obstinada que los ayudó a superar su primera puesta en marcha. Un comportamiento carismático y la comprensión de los distintos tipos de culturas abren las puertas a soluciones para cambiar el mundo. Ya sea solicitando donaciones para una causa o fomentando el apoyo a un movimiento, una personalidad identificable es parte integral del éxito.

El temperamento puede ser un desafío único para los empresarios que pueden no sentirse naturalmente carismáticos. Esto se puede trabajar continuamente para que cuando llegue el momento de encender el amuleto sea tan fácil como encender un interruptor de luz.

Lucha a través de los tiempos difíciles

Desde la infancia, todos hemos escuchado que la persistencia vale la pena. Eso es innatamente cierto acerca de los emprendedores sociales. Si bien todos los dueños de negocios y directores ejecutivos han llegado a donde están debido a la persistencia, incluso ellos tienen que subir de nivel cuando se embarcan en misiones sociales. Siempre habrá rechazo a la solución propuesta o al plan para un problema social, y los emprendedores sociales deben usar ese temperamento ganador para eliminar los trámites burocráticos y superar los muchos otros obstáculos que enfrentan.

Aprender a ser diplomático es fundamental. Un líder debe comunicar la visión de manera convincente al público, los medios, los inversionistas y su equipo interno, incluso cuando se enfrenten a la oposición. La pasión por el emprendimiento social debe avivar los fuegos de la persistencia. Esto no solo hará que el emprendedor social atraviese los tiempos de contacto, sino que la aceptación se producirá más rápido a medida que más personas vean la empresa social.

Relacionado: La clave para lograr objetivos: búsqueda constante y persistente

Mantén esa pasión

La creencia alimenta la pasión. Independientemente de las causas que una empresa haya adoptado, cuando el líder expresa sus fuertes creencias, habrá un cambio fundamental en la forma en que los clientes, los inversores y los medios ven tanto al líder como a la empresa. Una empresa y un director ejecutivo que se preocupan se encontrarán con clientes más leales a una marca. La compañía obtendrá mucho más apoyo que una que parece ser solo sobre el resultado final.

Tener pasiones personales puede ser la cualidad más importante que un líder puede poseer. Sin embargo, es esencial saber cómo aprovechar esas pasiones cuando puede haber demasiadas. Muchos líderes apasionados cometen el error de intentar arreglar todo a la vez. Esto puede agotar los recursos y hacer que el líder parezca inconexo o demasiado ambicioso, lo que a su vez arroja una sombra de duda sobre la visión. Es importante mantener vivas las pasiones, pero elegir selectivamente cuáles dejar de lado momentáneamente y cuáles utilizar como herramienta para el éxito.