¿Estás pensando como un retador?

Aquí hay ocho pasos que puede seguir para asegurarse de abordar el espíritu empresarial como un retador.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Si conoce la historia de David y Goliat, ya sabe lo que significa ser un retador. Como una historia de pensar de manera diferente para superar una competencia aparentemente insuperable, es una lección importante para los emprendedores de hoy.

En lugar de ser definidos por su tamaño o la industria en la que se encuentran, los retadores luchan de manera más inteligente y con un propósito. Buscan diferentes formas de identificar y dominar su ventaja injusta, y equilibrar las metas a corto y largo plazo que utilizan activamente el capitalismo para beneficiar a la sociedad y el medio ambiente.

Ser un retador es una forma de pensar, una forma de vida y un libro de jugadas para ver el mundo que te rodea. Aquí hay ocho pasos que puede seguir para asegurarse de abordar el espíritu empresarial como un retador.

1. Sea su propio cliente

Compre y utilice sus propios productos o servicios. Experimente de forma anónima su propio servicio al cliente y dé un paso más al dedicar un día al trimestre (al menos) a responder a las solicitudes de servicio al cliente. Si lo hace, profundizará su comprensión y generará empatía. ¿De qué manera su producto o servicio falla, cumple y supera las expectativas? ¿Dónde es vulnerable en relación con los competidores existentes y emergentes? ¿Qué se necesita para ser excepcional y qué vas a hacer al respecto? Considere extender esta práctica a todo el equipo ejecutivo, o un grupo más diverso de voces y experiencias, y compare notas.

Relacionado: 6 cosas clave a considerar al llevar un producto al mercado

2. Camine en los zapatos de su competidor

Una parte integral de pensar como un retador es comprender a la competencia para que esté mejor posicionado para desplazarla. Eso no significa solo confiar en la investigación de mercado y las reseñas de Google. Haga todo lo posible para tener una idea real de lo que significa vivir como su competencia. Compre y use sus productos, consuma su marketing y contenido social, llame de forma anónima a su servicio de atención al cliente para tener una idea de su experiencia, documentando sus alegrías y frustraciones en el camino. Considere con quién están hablando y a quién están dejando de lado, las necesidades que están abordando bien y en contra de las cuales fallan, y si están haciendo avanzar la sociedad y mejorando la vida de las personas. Utilice todos estos datos para identificar oportunidades en las que pueda hacerlo mejor, abordar las necesidades no satisfechas y cambiar el juego.

3. Adopte las opiniones y comentarios negativos de los clientes

Recibir comentarios negativos sobre su marca nunca es una experiencia agradable, pero a menudo se basa en la verdad. Dedique tiempo a practicar la escucha social y a buscar en los sitios de reseñas relevantes. Tome en serio lo que alguien está diciendo y vea si surgen patrones con otros comentarios negativos. No solo eso, sino que las críticas negativas son perjudiciales. Aceptar y abordar los comentarios negativos hoy tendrá un impacto positivo en su valor a largo plazo.

4. Busque análogos

Si supervisa su industria y nada más, está viviendo en un silo. Los retadores estudian a los disruptores y aquellos que están cambiando el status quo en otros sectores, ya sea la música, el arte o algo completamente diferente, con la esperanza de que se pueda aplicar a su propia industria. Piense en ello como un muestreo en la música, donde toma algo que ya existe, que es familiar para el oyente, pero lo vuelve a imaginar para que se convierta en parte de una grabación completamente nueva. Esta es la base de muchos modelos de negocios nuevos en los que los disruptores apuntan a ser el Uber de X o la Patagonia de Y. Considere cómo estos nuevos modelos de negocios e innovaciones se aplican a su negocio e industria.

Relacionado: Es hora de romperse

5. Establezca una red de desafíos

En su libro Think Again , el profesor de Wharton School, Adam Grant, presenta el concepto de red de desafíos. Esta red es un equipo de críticos, forasteros y creativos que te rodean y que cuestionan las suposiciones y te empujan constantemente fuera de tu zona de confort. Son, como lo describe el libro, "un grupo de personas en las que confiamos para señalar nuestros puntos ciegos y ayudarnos a superar nuestras debilidades". Cada marca de desafío y pensador de desafío debe tener una red de desafío o estar activamente en el proceso de construir una. Comience con un grupo de cuatro provocadores a los que pueda convocar para revisar su plan estratégico o hoja de ruta del producto, y considere reunirse con el grupo (o un subconjunto) con mayor frecuencia para ayudarlo a anticipar amenazas competitivas, errores de juicio y / o capitalizar nuevos oportunidades.

6. Escenarios de debates

Además de crear una red de desafíos, debe asegurarse de que está fomentando un entorno donde el debate sea saludable y su equipo se sienta cómodo tomando partido por las amenazas existenciales que enfrenta su negocio. Ya sea que se comprometa con una decisión que mueva su modelo de uno basado en productos a uno basado en servicios, debatiendo rigurosamente cómo su enfoque puede ser más sostenible o cómo su empresa puede ser más inclusiva, desea un equipo y un entorno que pueda descubrir nuevos ideas y formas de pensar. Como parte de esto, organice debates de forma activa para empujar a las personas a defender un bando y, en el proceso, aprender de posiciones opuestas o diferentes.

7. Experimento

Los mayores desafíos son aquellos que abrazan la experimentación. Google todavía usa la regla del 20 por ciento que compartió en 2004, en la que alienta a los empleados a dedicar el 20 por ciento de su tiempo a trabajar en lo que creen que beneficiará más a Google. Es algo que les permite ser más creativos e innovadores, pero es algo que debe introducirse en sus procesos. Esto se puede institucionalizar a través de hackatones que alejan el tiempo de su negocio principal y permiten que los equipos competidores tengan tiempo para concebir y desarrollar nuevas ideas, o mediante la creación de un equipo de skunkworks para trabajar en nuevas ideas. Es probable que estas ideas alimenten la alegría, desarrollen los músculos de la innovación o incluso generen ingresos. Dar tiempo para pensar fuera de la caja y fomentar la experimentación producirá dividendos.

8. Sepa que esto no se trata de usted.

Si hay algo que define a una marca desafiante es su enfoque en un impacto más amplio, ya sea en la sociedad o el medio ambiente. Todo lo anterior debería empoderarlo para hacer avanzar su negocio al mismo tiempo que promueve la sociedad y el planeta. Más que nunca, los consumidores se están alineando con las marcas que comparten sus puntos de vista. Los estudios muestran que el 83 por ciento de los millennials quiere que las empresas se alineen con sus valores y el 76 por ciento quiere que los directores ejecutivos se pronuncien sobre los problemas que les preocupan. Las marcas tienen la responsabilidad de redoblar su posición política y hablar sobre los momentos que las mueven. No te asustes de esto. Abrázalo. Esto es lo que hacen los líderes y lo que el mundo necesita.

Relacionado: 3 estrategias para pensar y actuar con valentía