Un millonario mexicano quemó una obra de Frida Kahlo para comercializarla como NFT

Su nombre es Martin Mobarak y está convencido de que al destruir la obra y digitalizarla, está inmortalizando a la artista.

Por

Martin Mobarak es un empresario mexicano que se ha propuesto transformar el mundo del arte para trasladarlo al entorno digital.

Justin Sullivan | Getty Images

Él es el fundador de Frida.nft y a finales de julio quemó un dibujo de Frida Kahlo titulada "Fantasmones siniestros" en un evento público para después desvelar un NFT de esa misma obra. La pintura original estaba valuada en $10 millones de dólares y su destrucción ha desatado una serie de críticas dirigidas al empresario.

En la introducción de un video en el que se puede presenciar el acto, se puede leer: "Se hizo historia cuando Martin quemó la extraña pieza de arte de Frida Kahlo de $10M para transformar y revolucionar al arte, NFT's, al mundo de la caridad y al sector Salud. Este profundo acto fue realizado para que los niños desafortunados, las mujeres maltratadas y los menos afortunados alrededor del mundo reciban esperanza. Frida Kahlo ha sido inmortalizada en forma de NFT y su arte que ha sido compartido alrededor del mundo ha generado donaciones que crecerán a perpetuidad".

En el video se pueden observar diversos momentos del evento realizado en Miami y que culminó con la quema de la obra ante una centena de espectadores. Luego de que la pieza fue destruida, Mobarak presentó el NFT de la obra de la que se crearon 10,000 piezas que serán vendidas para recaudar fondos para la caridad y fomento del arte.

"Fantasmones siniestros", un poco de historia

El dibujo incinerado fue pintado por la artista mexicana entre 1944 y 1954 y corresponde a la página de un diario escrito y dibujado por Frida Kahlo. En el anverso al lado de diversas figuras en tonos de rojo amarillo, verde y azul el dibujo tenía la inscripción: Aquí están los fantasmones siniestros / así son y así serán. Y en el reverso: Auxocromo / Cromoforo dos términos químicos que se refieren a los átomos y a su capacidad para absorber la luz y que Frida utilizaba para referirse a ella y a su marido, Diego Rivera.

Mobarak adquirió la obra en 2015 de la galería Mary Anne Martin en Nueva York. Aunque entiende que su acto puede prestarse a las malas interpretaciones para él es una forma de inmortalizar a Frida Kahlo.

¿Qué dice el INBAL en torno a la quema?

Tras darse a conocer la destrucción de la obra, el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) fijó su postura por medio de un comunicado difundido a través de su página de internet:

"Se desmiente que recintos de este Instituto, como el Palacio de Bellas Artes y/o el Museo del Palacio, recibirán donación alguna por parte de dicho coleccionista, como lo ha difundido públicamente.

"El Banco de México es fiduciario en el Fideicomiso Museos Diego Rivera y Frida Kahlo, en su calidad de titular de los derechos patrimoniales de las obras.

"A la fecha, el INBAL no ha recibido solicitud y no ha emitido autorización de reproducción sobre la obra referida.

"Asimismo, el Instituto en todo momento acatará lo establecido en los términos de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos (LFMZAAH), su Reglamento y del Decreto por el que se declara monumento artístico toda la obra de la artista mexicana Frida Kahlo Calderón, incluyendo la obra de caballete, la obra gráfica, los grabados y los documentos técnicos que sean propiedad de la nación o de particulares, publicado en el Diario Oficial de la Federación el día 18 de julio de 1984.

"En México la destrucción deliberada de un monumento artístico constituye un delito en términos de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos".

El comunicado cierra explicando que realizará una investigación para determinar si la obra destruida por Martin Mobarak en verdad era la original o una reproducción utilizada para fines comerciales.