Ending Soon! Save 33% on All Access

¿No te puedes permitir una semana laboral de 4 días? Prueba con una de 35 horas Yo lo hice, y funciona.

Key Takeaways

  • El mundo empresarial está organizado en semanas laborales de cinco días, así que cualquier cambio seguramente vendrá con desafíos.
  • Después de mi experiencia con una semana laboral de 35 horas, puedo decir que definitivamente funciona.

Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales

gorodenkoff | Getty Images

Las semana laboral de cuatro días, es una tendencia que cada trabajador está apoyando en silencio. El concepto es simple: un día menos de trabajo a la semana sin cambios en la remuneración, beneficios o carga de trabajo. Sí, carga de trabajo. Eso significa hacer el 100% del trabajo en el 80% del tiempo, eso si quieres mantener el 100% de tu salario.

Los defensores de las semanas laborales de cuatro días dicen que esto debería ser posible gracias a las tecnologías transformadoras como la inteligencia artificial, mejores técnicas de gestión (por ejemplo, no todo necesita una reunión de Zoom) y una productividad personal mejorada que proviene de un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

Estos defensores también están acumulando una cantidad sustancial de evidencia que no solo demuestra la viabilidad de este esquema, sino que también muestra que los trabajadores están más satisfechos y son más leales. Ese es un poderoso beneficio para las empresas en un momento en que el agotamiento y la falta de compromiso de los empleados puede estar costando a la economía casi $2 billones de dólares en productividad perdida.

Un reciente programa piloto de semana laboral de cuatro días, que contó con la participación de 41 empresas de Estados Unidos y Canadá, vio aumentar tanto la satisfacción de los trabajadores como sus ingresos comerciales. Ninguna de las empresas participantes quería volver a una semana laboral de cinco días.

Una prueba más grande en el Reino Unido arrojó resultados virtualmente idénticos, con un 92% de las empresas participantes optando por continuar con el modelo de cuatro días después del programa piloto, por las mismas razones antes mencionadas: mayor satisfacción de los trabajadores y un aumento promedio del 35% en los ingresos, algo similar ocurre en España y Sudáfrica. Además, es probable que Portugal, Brasil, Alemania y otros países que actualmente están llevando a cabo pruebas confirmen estos hallazgos.

Relacionado: ¿Es mejor la semana laboral de 4 días? La evidencia apunta a que sí

¿Un cambio demasiado radical?

Para algunas empresas, sin embargo, dejar ir una quinta parte de su semana laboral puede ser una píldora demasiado difícil de tragar. Y no se puede negar: es un cambio radical.

El mundo empresarial está organizado al ritmo de una semana laboral de cinco días, y ya sea por expectativas de los clientes o comunicación con los socios, las operaciones pueden complicarse si te encuentras fuera de sintonía. Además, las nuevas empresas y otras compañías de alto crecimiento que ya esperan el 120% de sus empleados en un día regular corren el riesgo de abrumar completamente a su personal al acortar la semana.

Esto sin pensar en los trabajadores por turnos o de industrias enteras que no tienen actualmente la flexibilidad para adaptarse. Casi un tercio de las empresas del Reino Unido consideran que una semana laboral de cuatro días es inviable, siendo los sectores de fabricación, recursos humanos y viajes los más renuentes.

No se trata de todo o nada

Seamos realistas: nadie piensa que de repente las empresas adoptarán, en masa, la semana laboral de cuatro días en los próximos años, no importa cuántas pruebas positivas lleguen a los titulares. Más bien, el mensaje con el que nos debemos quedar de todos estos estudios es que hay una respuesta abrumadoramente positiva a las semanas laborales acortadas que generalmente se traduce en un mejor rendimiento empresarial.

Muchas empresas están haciendo cambios graduales para aprovechar estos beneficios sin afectar sus operaciones diarias. En lugar de pasar de una semana laboral estándar de 40 horas a una de 32, están tomando el camino intermedio, optando por semanas laborales de 35 o 36 horas.

Esto se puede organizar de distintas formas:

1. Días laborales de siete horas. Siete horas al día, cinco días a la semana. Así es como lo hacemos en DeskTime, y la práctica ha sido recibida positivamente por el equipo.

2. Viernes de verano. Los viernes se trabaja medio día, esta es una política popular durante los meses de verano, de ahí su nombre.

3. Viernes escalonados. Nueve días laborales a la quincena, o tomar cada segundo viernes libre permite tener turnos escalonados, por ejemplo, en soporte al cliente.

Trabajar cuatro horas menos a la semana suena menos radical que eliminar un día entero. Para la mayoría de los trabajadores administrativos, eso equivale a eliminar dos reuniones, lo cual no solo es factible, sino que seguro será bien recibido.

De hecho, muchas empresas que buscan adoptar semanas laborales de cuatro días o incluso de 4.5 días tienen como objetivo reducir y optimizar las reuniones. Simplemente seguir mejores prácticas en sus juntas, no excederse en el tiempo asignado, que todos lleguen preparados y con la información clara, puede ayudar a recuperar una parte considerable de las horas perdidas. La promesa de que están recuperando su propio tiempo libre es un buen incentivo para que los trabajadores tomen estas mejores prácticas en serio.

Todas las empresas con las que he hablado y que han intentado semanas laborales acortadas de una forma u otra, inmediatamente mencionan una notable disminución en la rotación de empleados. La contratación también se vuelve más fácil y los trabajadores se sienten más felices. Y otros han tenido experiencias positivas similares, también.

Relacionado: ¿Los días de desconexión nos hacen más productivos? La respuesta puede sorprenderte

Un paso más cerca de las semanas laborales de cuatro días

Como CEO, estaba escéptico cuando escuché que las semanas laborales de cuatro días se habían vuelto tendencia. Ahora, después de mi experiencia con una semana laboral de 35 horas, definitivamente puedo decir que funcionan. Todavía escucho y entiendo los argumentos en contra de otros líderes empresariales, pero he aprendido que no son obstáculos insuperables. Requiere trabajo, adaptación y paciencia.

El cambio a una semana laboral acortada no puede ser una decisión repentina. Incluso en las diversas pruebas nacionales, el cambio generalmente es precedido por un período de transición guiado por expertos que preparan a la empresa y a los trabajadores sobre las expectativas y la practicidad. Si te equivocas, la transición a una semana laboral de cuatro días puede tener el efecto contrario: un equipo sobrecargado que lucha y no logra acomodar todo en cuatro días, lo que lleva a niveles de estrés elevados que aceleran el agotamiento.

Pero si lo haces bien, lo verás reflejado en los resultados de tu empresa.
Artis Rozentals

Entrepreneur Leadership Network® Contributor

Consultoría

Cómo liberarte del ciclo de pensamiento excesivo y dominar tu mente

Descubre el verdadero costo de los bucles de pensamiento negativo y algunas estrategias prácticas para detener la rumiación desde el principio.

Emprendedores

10 grandes frases sobre el poder de las metas

Establecer metas es el primer paso para lograr algo significativo.

Finanzas

Cómo ganar dinero rápido: 10 formas reales de generar ingresos rápidamente

¿Quieres ganar dinero extra lo antes posible? Echa un vistazo a esta lista de diez maneras de generar ingresos rápidamente para inspirarte y comenzar a trabajar.

Liderazgo

Las habilidades que lo convierten en un líder ético

Tienes el poder de crear una empresa en la que te gustaría trabajar.

Consultoría

8 señales sutiles de que la gente no te respeta — y cómo arreglarlo

Aunque debes ganarte el respeto, no tienes por qué tolerar el desprecio.