Emprendedores

Dar el paso: de empleado a emprendedor

Te revelamos la experiencia de un alto ejecutivo que se convirtió empleado a emprendedor. ¿Tú estás listo para dar el paso?
Dar el paso: de empleado a emprendedor
Crédito: Depositphotos.com

En ocasiones, la rutina puede ser nuestra peor enemiga y el temor a romper conalgo establecido y conocido resulta un obstáculo difícil devencer.

En teoría, la vida puede ser vista como un ciclo en el que una persona,de entre 20 y 50 años, dedica la mayor parte de su tiempo a trabajardentro de una empresa, para después obtener un cómodo y codiciadoretiro. La realidad es que las personas que tienen lo que podríamoscalificar como toda una vida dedicada al trabajo, saben poco del descanso y delocio.

Sin embargo, aquellos que se dan cuenta que su experiencia profesional es unaherramienta maravillosa para emprender, no dudarán en utilizarla paratransformar su futuro en la realización genuina de sus sueños.

En este artículo le presentamos la experiencia de un emprendedor que,con una exitosa carrera corporativa decidió romper la rutina paralanzarse a crear su propio negocio. Después de haber trabajado engrandes corporaciones, con sueldos seguros y demás beneficios, ahoraexperimenta, se cae, se recupera para levantar su pequeña empresa y sepregunta: &flashquot¿Por qué no lo hice antes?&flashquot.

Imágenes Que Comunican

 

Después de trabajar como director de comunicación corporativapara la empresa multinacional Nestlé, Rafael Dávila, de 52años, decidió dejar atrás el mundo de ser empleado yformar su propia empresa. Su intención era clara: disfrutar almáximo todos los aspectos de su vida personal y profesional pero, sobretodo, decidirse a seguir trabajando sin perder de vista la diversión queesto implica.

Durante 30 años, Dávila había trabajado para otrasempresas, llegando a puestos directivos en áreas relacionadas conmercadotecnia, publicidad y comunicación en compañías comoJ. Walter Thompson, Sanborn's, McCann-Ericson, y Nestlé. Despuésde este andar, surgió en este emprendedor la inquietud del cambio cuandoél y su esposa hicieron una reflexión sobre lo que esperaban delfuturo y la forma en que deseaban aprovechar al máximo su tiempo y a sushijos.

&flashquotEstas decisiones no se toman fácilmente porque se acostumbra uno amuchas cosas . . . Pero, nunca es tarde para iniciar unanueva vida profesional&flashquot, dice Dávila.

Empezar algo nuevo, sobre todo un negocio propio, implica ``...romperhábitos, como es el de llegar todas las mañanas al mismo lugar ysaber qué es exactamente lo que tienes que hacer&flashquot, dice Dávila.

Una vez que consideró seriamente el hecho de dejar de trabajar paraotras empresas --apoyado por su familia--, decidió dar el paso con elfirme propósito de iniciar una nueva carrera y emprender un negocio. Unode sus amigos, quien se dedica al revelado e impresión defotografías, le ayudó a familiarizarse con el mundo de loslaboratorios de revelado del que Dávila se vio bastante atraído yempezó a desarrollar la idea de su nuevo reto.

Reinventando El Negocio

 

A pesar de que el giro de su nuevo quehacer (la fotografía) no serelacionaba directamente con su carrera profesional, este emprendedoraplicó sus conocimientos de imagen y mercadotecnia para no crear unaempresa igual a todas las de este ramo, sino &flashquottratar de otorgarle a la gente unnuevo servicio dentro de un mercado ya existente&flashquot, dice Dávila.

Así estableció Foto Club, una empresa que, desde sugestación, se planteó como una cadena donde sus clientes fueran&flashquotmiembros&flashquot de un club en donde reciben trato personalizado, venta acrédito, renta de equipo, promociones, además de ofrecer lo quese vende en todos los laboratorios fotográficos. ``Es un establecimientoen donde la gente de bajos recursos tiene oportunidad de rentar equipo y pagara crédito. Si una persona tiene un festejo, Foto Club le ofrece rollosfotográficos y, en muchos casos, la renta de una cámara, con laposibilidad de pagar $10 semanales (aproximadamente US$ 1!). Este sistema nosha funcionado muy bien ya que la gente es muy cumplida para pagar y hemosganado muchos clientes gracias a nuestras facilidades de pago&flashquot, diceDávila.

Las Ganancias del Reinicio

 

Su idea de convertir en cadena su prometedor negocio no está muy lejosde concretarse. Después de empezar con una tienda, hoy en díacuenta con tres establecimientos más que ha levantado a siete meses deese inicio (dos en la ciudad de México y uno en la vecina ciudad deQuerétaro).

 

En cuanto a utilidades, Foto Club obtiene entre US$ 3,000 y US$ 4,000 portienda y sus márgenes de utilidad oscilan entre 40 y 50 por ciento.

Para Dávila, el objetivo de contar con varios establecimientos crecedía a día; por ahora, está enfocado en reinvertir esasganancias para expandir su negocio al resto de México, pues el sistemade crédito (aplicado a un negocio de fotografía) es poco conocidoen otros estados de la República. Aunque continúa dandoasesorías de imagen y mercadotecnia en forma esporádica, hacerlose ha convertido en hobby para este emprendedor.

¿Perdiendo El Liderazgo?

 

Según Dávila, quizá lo que más se extraña dela vida corporativa es el siempre atractivo sentimiento de dirigir; ser quienconduce las ideas y proyectos... en una palabra, saberse líder. Sinembargo, esto no quiere decir que en un negocio propio se pierde ese liderazgosino, simplemente, implica empezar bajo una perspectiva diferente: trabajar poruno mismo, para un negocio propio, con recursos propios, en un campo en dondecualquier error tiene un alto costo, tanto moral como económico.

Para Dávila, ese mismo sentimiento de liderazgo ``es el que proporcionala fuerza para seguir adelante, acercar gente y recursos y lograr metaspredeterminadas''.

Tener un negocio propio, por otro lado, ``me permite disfrutar a mis hijos, nousar corbata y tener flexibilidad de horarios. Ocupar el tiempo en uno mismo,produciendo para sí y poniendo más atención a todo aquelloque genere un buen sentimiento de afecto. Quizá los resultadosmateriales en un principio serán menores (ese es un riesgo que, bajocualquier circunstancia emprendedora, hay que enfrentar), pero ganandomás adeptos vía aprecio y no autoridad&flashquot, concluye Dávila.

Contactos

 

Foto Club, Rey Cuauhtémoc 14, Col. San Angel 01000, MéxicoD.F. TEL (MEX) (525) 652-3031