Emprendedores

Emprendedores-667

Emprendedores-667
Crédito: Depositphotos.com

¿Dónde Están Las Emprendedoras? ¡En Auge! La Brecha Tecnológica A Ojo de Pájaro El Poder Femenino Saque a Relucir Su Ego Tome Nota . . . Contactos

¿Dónde Están Las Emprendedoras?

Si esta es una gran época para las entrepreneursjóvenes, ¿por qué no las vemos más seguido?

Por Gayle Sato Stodder

Encontramos jóvenes emprendedores por doquier: inteligentes, astutos,ricos y tan jóvenes que uno se pregunta si alguna vez volveremos a vercanas en la portada de una revista de negocios. Los multimillonarios parecenrejuvenecer más y más. No obstante, salvo contadas excepciones,no parece haber más mujeres entre ellos.

La mayoría de nosotros puede nombrar por lo menos media docena dehombres menores de 40 años que tienen varios millones en su haber. Peroel número de mujeres empresarias jóvenes del mismo calibre parecedesproporcionadamente pequeño. En el caso de las mujeres empresarias, laanalogía parece ser: Muy visto = Michael Dell. Poco desarrollada:Inserte su nombre aquí.

¡En Auge!

No es mala época para ser una mujer empresaria. En términos decifras, las mujeres propietarias de negocios tienen más poder que nunca.La National Foundation for Women Business Owners en Maryland, informa que elnúmero de negocios dirigidos por mujeres en Estados Unidos se hamás que duplicado en los últimos 12 años a 9.1 millones deempresas. Estas compañías representan 38 por ciento de latotalidad de negocios en Estados Unidos y tienen ventas anuales de US$3,600billones.

Otro punto importante es la actitud de las empresarias jóvenes, quienesno se dejan opacar por el temor o la discriminación. Mientras que lasmujeres de la generación anterior tuvieron que luchar contra lasbarreras tradicionales al éxito, la generación actualposfeminista difícilmente se identifica con esos obstáculos. Dehecho, Brenda Do, de 29 años, fundadora de Rock Solid Products Inc.,empresa productora de plásticos ubicada en Nevada, dice que serestadounidense de origen asiático ayudó a que su empresaconsiguiera financiamiento. &flashquotEl banco nos dijo que deseaba apoyar a empresasque no estuvieran dirigidas por hombres blancos maduros&flashquot, comenta Do.

Jennifer Hodges, de 30 años, fundadora y presidente de Hero NutritionalProducts en California, y creadora de la vendidísima línea decomplementos alimenticios para niños Yummi Bears, tampoco ve unobstáculo en ser mujer. &flashquotDemasiadas mujeres incursionan en un negociocon gran temor de competir con los hombres -comenta la presidente de estaempresa que espera ventas para 1999 de más de US$1 millón- peroyo crecí en una familia donde se me dijo que todo estaba a mi alcance.Para mí, ser mujer nunca ha sido una desventaja.&flashquot

Estas mujeres no desean ser consideradas como mujeres exitosas sino comopersonas exitosas, afirma la psicóloga Sylvia Rimm, cuyo libro SeeJane Win relata las experiencias y actitudes de mil mujeres exitosas. &flashquotYano se consideran pioneras (por incursionar en campos no tradicionales como elde dirigir un negocio), aunque sí lo sean. Se concentran en alcanzar susmetas, no en tratar de cambiar el mundo.&flashquot

¿Es eso un logro? ¡Evidentemente! En comparación con esosterribles días de antaño, cuando ni la mujer empresariamás importante podía conseguir un préstamo bancario sinque su esposo fuera cosignatario, lograr hacerse cargo de un negocio sinconvertirse en emblema de la causa feminista es un logro impresionante.

La Brecha Tecnológica

¿Esto quiere decir que el campo de juego es parejo? No exactamente. Enrealidad, hombres y mujeres no siempre juegan el mismo juego. Aliza Sherman,quien a sus 31 años inició el sitio Web femenino CybergrrlInc. (http://www.cybergrrl.com ) en la ciudad de Nueva York en 1995, consideraque la tecnología es una frontera entre los sexos.

Describimos nuestro sitio como &flashquotcomunidad, contenido y recursos para la mujerque desea transformar su vida mediante la tecnología&flashquot, y esto esimportante porque las mujeres no destacan tanto en el ramo tecnológicocomo los hombres. No obstante, el campo de la tecnología, principalmenteInternet, es precisamente donde las jóvenes empresarias estánhaciéndola en grande.

Rimm considera que el déficit tecnológico es un grandesafío, cuyas raíces se encuentran en la cultura. &flashquotSe remontan alas habilidades matemáticas fundamentales, ya que, desde siempre, lasniñas en nuestra sociedad no se consideran buenas en matemáticaso ciencias.&flashquot No obstante, esas áreas son la base de muchos de los rubrosempresariales más lucrativos, trátese de la altatecnología, la biotecnología o los negocios a secas. Rimm afirmaque &flashquotsin habilidades matemáticas fundamentales, resulta muydifícil operar en el cada vez más competido mundo de losnegocios&flashquot.

Por supuesto, las mujeres empresarias -muchas de ellas- superan el &flashquotpero&flashquot delas matemáticas todos los días. Algunas ni siquiera notan elesfuerzo. Cabe la posibilidad de que muchas más pudieran ser geniosempresariales y tecnológicos sin siquiera saberlo. El resultado: noexisten tantas como pudiera haber. Sherman afirma: &flashquotSiempre busco otras mujeresempresarias de mi edad, pero no hay tantas a mi nivel. Conozco muchas quetrabajan solas en su hogar, y otras que dirigen empresas mucho másgrandes que la mía. Pero la mujer empresaria como yo es, por algunarazón, muy difícil de encontrar.&flashquot

A Ojo de Pájaro

La tecnología no es la única tendencia que está moldeandolos negocios dirigidos por mujeres. &flashquotLas empresas propiedad de mujeres sonmás pequeñas, en promedio, que las dirigidas por hombres&flashquot,comenta Elizabeth Gatewood, directora del Johnson Center forEntrepreneurialship Studies en Indiana University. Una razónpodría ser que las mujeres tienden a tener negocios que prestanservicios, los cuales son menos intensivos en capital.

Otro factor potencialmente limitante es el motivo. Cuando analizamos lasrazones por las que se empieza un negocio, es más probable que lasmujeres citen razones internas: &flashquotSiempre quise tener mi propio negocio&flashquot o &flashquotCreoque tengo las habilidades adecuadas&flashquot. En cambio, los hombres tienden mása citar razones externas tales como la necesidad del mercado o una demanda delos consumidores no satisfecha.

Como resultado, las mujeres tienen tanto éxito como los hombres en loreferente a iniciar y mantener un negocio, &flashquotpero si prestan menosatención a la demanda del mercado, podrían estar limitando elcrecimiento de su empresa en cierto punto&flashquot, observa Gatewood.

Las presiones sociales también entran en juego. En un sondeo aplicado enEstados Unidos a mil mujeres de éxito en diversas carreras, en todas lascategorías se encontraron mujeres cuyo principal recuerdo de la infanciaera haber ganado una competencia. Rimm señala que todo &flashquotcomienza en laescuela secundaria&flashquot, pero continúa durante toda la vida de la mujer.Nadie espera que Bill Gates se vea como modelo de pasarela, pero en el caso delas mujeres, la apariencia casi siempre es importante.

Otros factores más serios también influyen. Lograr un equilibrioentre la carrera y la familia sigue siendo una desafío clave para lamujer trabajadora. Pero también lo es equilibrar el trabajo principalcon intereses &flashquotexternos&flashquot, como labores creativas, tareas comunitarias, metasespirituales. La teoría popular de que el cerebro del hombre funciona demanera diferente del de la mujer -el del hombre se enfoca en una sola tareamientras que el de la mujer puede atender varias a la vez- sólo subrayalos resultados de años y años de socialización. Se educa alos hombres para que se concentren en su profesión como caballos decarreras, mientras que podría decirse que la mujer tiene unavisión de águila.

El Poder Femenino

Retrocedamos un poco. Si bien todos estos factores conspiran para mantener a lamujer empresaria fuera del escenario -o al menos no como la actora principal-no le impiden fijarse metas loables, poner su cerebro en marcha, trabajar comoenajenada y hacerla en sus propios términos. Muchas, como Evette White,alcanzan logros que superan por mucho sus expectativas.

White, de 34 años, adquirió Image III, agencia de publicidad deNashville con ingresos cercanos a los US$6 millones en 1994, cuandotenía 29 años. Ya era toda una veterana como empresaria ydiseñadora, pues había iniciado su propio negocio degráficos en 1983, recién salida de la preparatoria. Sin embargo,&flashquoten mis inicios, nunca me propuse llegar a donde estoy ahora&flashquot, recuerda White.&flashquotSuperar el nivel de los US$5 millones ha resultado increíble.&flashquot

En el universo de las empresas multimillonarias, superar los US$5 millonespuede no parecer mucho, pero no es así para White, quien edificósu negocio ladrillo por ladrillo. Eso, sin el beneficio de una ofertapública inicial millonaria, es un gran logro.

Hodges es otro ejemplo de expectativas superadas. Cuando inició HeroNutritional Products en 1994 en el garage de su casa, nunca pensó que suproducto -una línea totalmente natural de vitaminas y complementosalimenticios para niños que se viera y supiera como dulces Gummi Beartendría tanto éxito tan rápido. El producto llegó alas tiendas en noviembre de 1996, recuerda Hodges, y para noviembre de 1997 erael complemento vitamínico para niños más vendido en elmercado de los alimentos saludables.

La última meta de Hodges es edificar un imperio. &flashquotQuiero que seamos laempresa más grande de productos nutricionales en el mundo. Estamos en lapunta del iceberg de esta tendencia, y no veo ningúnlímite a lo que podemos alcanzar.&flashquot

Veena Rao también es ambiciosa. A sus 28 años es la mente maestratras Veena & Company, empresa de eventos especiales y mercadotecnia deldeporte ubicada en Maryland. Entre sus clientes cuenta a 20 muy renombrados(incluyendo a la estrella de la NBA, Christian Laetner y el Michael JordanCelebrity Golf Classic). Rao admite haber ido más lejos de lo querazonablemente esperaba hace cinco años; innegablemente es muy joven yparticipa en un campo muy competitivo. No obstante, señala con absolutaconfianza que pretende convertir Veena & Company en la primera empresa demercadotecnia del deporte en Estados Unidos.

A Rao no le gusta que se le recuerden las probabilidades en contra. &flashquotCuandoinicié esta empresa no sabía si lo que intentabafuncionaría. Nadie había creado una empresa con nuestro rango deservicios. Pero tenía razones para creer que funcionaría, y unavez que arrancamos, de ninguna manera iba a permitir que fracasara. Uno seensimisma tanto en el negocio que se superan las crisis; se hace lo que sea.&flashquotJustamente ese tipo de actitud es lo que hace que las conversaciones sobreguerra de los sexos, socialización negativa y desafíos en la vidade la mujer parezcan puro rollo.

Saque a Relucir Su Ego

A pesar de todo lo dicho, es un rompecabezas: no hay escasez de mujeresjóvenes en vías de arrancar un negocio, y tampoco hay escasez dehistorias de éxito. Pero cuando se ahonda en la conciencia popular,sólo se tiene presente a los emprendedores jóvenes. &flashquotVoy acelebrar el día en que 38 por ciento de los empresarios entrevistadospara formar cada artículo sean mujeres&flashquot, afirma Sharon Hadary, directoraejecutiva de NFWBO. &flashquotÉsa sería una representación precisade la realidad.&flashquot Sin embargo, parece una meta aún lejana. Si es queacaso es una meta . . .

&flashquotNo quiero convertirme en un ideal&flashquot, afirma Brenda Do. &flashquotA lo largo de micarrera profesional me gustaría participar en muchos proyectos y saberque fui una parte importante en su creación. Me encanta ser empresaria.Me encanta la independencia. Me gusta guiar mi propio destino. Pero mi meta noes aparecer en las portadas de varias revista. No deseo recibir críticaselogiosas.&flashquot

Tampoco se trata cien por ciento de dinero. White, cuya agencia de publicidadya va tras la meta de ventas anuales de los US$10 millones, no estáinteresada en buscar frenéticamente el crecimiento. Le interesa hacer unbuen trabajo. &flashquotCuando puedo conseguir una diferencia en el negocio de misclientes, sé que he logrado algo. De hecho, a medida que aumenta minúmero de clientes no tengo más opción que crecer. Y sihago bien mi trabajo, mis clientes crecerán conmigo.&flashquot

Mientras tanto, White está decidida a conservar la misma perspectiva.Sí, tiene un negocio próspero, pero también una vidapersonal y una familia: esposo y tres hijos pequeños. Ella considera queel éxito no se mide por la línea ascendiente de lasestadísticas de venta, sino por un círculo cada vez másamplio de logros y triunfos. Me enorgullezco tanto de participar en el programavoluntario en la escuela de mis hijos como de cualquiera de mis logrosempresariales. Eso también es un triunfo, afirma.

Tome Nota . . .

¡Claro que es un triunfo! Tal vez no sea uno de esos que nos convierten encelebridad, pero ése no es nuestro problema, sino de las celebridades.

Usted puede observar las revistas en la sección de negocios de su puestode periódicos favorito y preguntarse: ¿Dónde estánlas revolucionarias? ¿Cómo es que la mujer no ha ido aún tanlejos como para alcanzar la igualdad? ¿Cuál es la razón porla que las mujeres no están tomando por sorpresa al mundo de losnegocios? ¿Por qué no hacen lo que sea necesario por librar eseúltimo obstáculo?

O quizá también pueda preguntarse por qué el resto delmundo no se percata de las jóvenes mujeres empresarias.

Por fin existe una generación de mujeres emprendedoras y empresarias queno han sido quebrantadas por la discriminación, detenidas por lacompetencia ni limitadas por la tradición. ¿Tendránéxito conforme a los estándares tradicionales? Algunas sin dudalo lograrán. Otras más ya lo han logrado. Pero estageneración también alcanzará el éxito conforme asus propios estándares, que son más variados y complejos que eldinero y la fama.

&flashquotMis clientes están contentos, y hemos logrado que el negocio crezca engran medida con recomendaciones -indica Rao-. Esos intangibles, y nosólo las cifras contables positivas, me dan satisfacción.&flashquotAdemás de dirigir con gran éxito a una empresa en plenocrecimiento, Do desea utilizar sus habilidades empresariales para retribuirle ala comunidad. Hodges anhela proporcionar buena salud con sus productos a medidaque crezca su imperio. Y Sherman está decidida a que otras mujeres leentren a la tecnología como ella, pues ahí se encuentra elfuturo.

Ésas son las chicas revolucionarias. Aprender a reconocer y celebrar suslogros y sus éxitos será una medida de nuestra valía, y nosólo de la suya.

Contactos

Cybergrrl Inc., E-mail: aps@cgim.com

Hero Nutritional Products, http://www.yummibears.com

Image III, Tel. USA (615) 321-1033, http://www.imageiii.com

National Foundation for Women Business Owners, Tel. USA (301) 495-4975

Rock Solid Products Inc., http://www.rocksolidproducts.com

Veena & Co., Tel. USA (301) 230-2324, e-mail: vee32@aol.com