Emprendedores

Emprendedores-1239

Emprendedores-1239
Crédito: Depositphotos.com

Los Bisquets-Bisquets Obregón Con las Manos en la Masa En la Cocina Como en el Amor... Un Negocio Tan Bueno Como el Pan

Los Bisquets-Bisquets Obregón

La trayectoria de uno de los negocios más famosos deMéxico.

Por Héctor J. Pérez Monter

Desde que llegó el sistema de franquicias a México, este ha sidouna prueba absoluta para la calidad y arraigo de los establecimientos de comidaque ya existían; pues sólo pueden permanecer aquellos que nopierden la esencia de su éxito inicial. Por estas razones, una de lasconversiones a franquicia más esperada por sus muchos y fieles clientesha sido Los Bisquets Bisquets Obregón.

En 1945, un inmigrante oriental abrió un café &flashquotde chinos&flashquot sobrela calle Alvaro Obregón, en la colonia Roma, donde empezó a hacerpanecillos de mantequilla, mejor conocidos como bisquets. Poco tiempodespués el negocio fue adquirido por un mexicano que lo cedió asu sobrino Miguel Angel Mancera quién lo consolida para, mástarde, dejarlo a sus hijos.

Por años, Los Bisquets Bisquets Obregón ha sido un lugar dereunión para todo tipo de personas: desde intelectuales hasta directivosde empresas. Los hermanos Jaime y Ana María Mancera representan hoy latercera generación que aprovechó el prestigio de la marca paracrecer con otros 15 establecimientos en el área metropolitana y unafranquicia en Cancún, Quintana Roo.

Con las Manos en la Masa

Continuar con el prestigio, la calidad y el sabor de medio siglo que loscaracteriza, es el principal interés de Los Bisquets BisquetsObregón. Es por esto que entre sus políticas no está elcrear únicamente puntos de venta, sino pequeñas o medianaspanificadoras que puedan garantizar la frescura del producto, para lo cual seestablecen claramente las cantidades máximas de batido con el fin de noperder la proporción de los ingredientes, ni tampoco el sazón, yaque todo se hace a mano y en cada una de las unidades.

Por el tipo de producto que manejan, Los Bisquets Bisquets Obregón notiene competencia directa en el mercado . &flashquotNosotros somos cafetería-restaurante, además de la gran ventaja que nos significa la venta depan&flashquot, comenta Jaime Mancera.

En su menú existe flexibilidad: uno puede desayunar en la noche, o cenaren la mañana; así como también escoger alguna de sustantas enchiladas, que también son su especialidad. &flashquotNuestra cocina esde comida tradicional mexicana. El pan es nuestra carta de presentación;sin embargo, tenemos más de 100 productos que van desde una malteada,hasta 20 ó 30 platos fuertes&flashquot, comenta Javier Ochoa, un nuevo socio delgrupo.

En la Cocina Como en el Amor...

A pesar de las restricciones que pueda imponer una norma, la cocina es un artecreativo y como tal existen muchas iniciativas de sus cocineros, las cuales sefiltran a través de sus directivos, no para modificarlas, sino parapoder implementarlas en el resto de sus sucursales y franquicias.

Por lo que se refiere a las franquicias del interior de la República, elfranquiciatario tendrá la posibilidad de incluir en su menú unmáximo de cinco platos típicos de la región. Por ejemplo,la apertura de su primera franquicia en Cancún, Quintana Roo fue unaexperiencia en este sentido, ya que inevitablemente tuvieron que incorporar, almenú tradicional, los ingredientes y estilos propios de esaregión como son los mariscos y la comida yucateca.

&flashquotAparte de la limpieza hay otro factor que el cliente busca: pagar poco pormucho. En 1994 los costos de los ingredientes subieron cerca de un 30 ó40 por ciento y el harina alcanzó el 100 por ciento; sin embargo, comono queremos afectar los precios al cliente, estamos trabajando para tratar dereducir costos, por supuesto, sin afectar la calidad de nuestros productos&flashquot,comenta Jaime Mancera.

Un Negocio Tan Bueno Como el Pan

Apenas hace dos años decidieron ingresar al sistema de franquicias, paralo cual, personalmente Ana María Mancera y Javier Ochoa empezaron acapacitarse para conocer a fondo este formato de negocio. Trabajandoconjuntamente con especialistas en la materia crearon sus manuales deoperación y el soporte de capacitación necesarios para susfuturos franquiciatarios. El costo de la franquicia es de 160 mil nuevos pesoscon un cinco por ciento de regalías y un dos por ciento parapublicidad.

El costo de apertura es variable ya que depende de varios factores: eltamaño de la unidad, si el interesado cuenta con un local o no, o si vaa construirlo o remodelarlo.

El candidato a adquirir una franquicia deberá ser persona física(exclusivamente) con solvencia económica quien deberá tener a sunombre el capital para invertir que no financie más de la tercera partede la inversión total, y que conozca y guste de los productos de LosBisquets Bisquets Obregón para que así pueda ponerse la camiseta.Como dice Ana María, personas con aceptable nivel administrativo o conexperiencia empresarial que le dediquen al negocio de 12 a 15 horas diarias,incluyendo el periodo de entrenamiento, que es de tres meses. &flashquotNecesitamosgente de tiempo completo, sin experiencia en la industria restaurantera, paraevitar ciertos vicios que pudiera haber adquirido&flashquot.

Para las franquicias del interior, el futuro franquiciatario deberá seroriginario del lugar o tener por lo menos diez años de residencia en laplaza.

Cabe señalar que los hermanos Mancera no tienen ninguna prisa por creceraceleradamente, ni les tientan los muchos ofrecimientos que han recibido, yaque su experiencia de medio siglo les ha hecho ver que sus productos se cocinanmejor a fuego lento.

Para finalizar, Javier Ochoa comentó: &flashquotLa demanda ha sido enorme y sihubiéramos contestado a todas las propuestas diciendo que sí,ahorita ni podríamos ni sabríamos qué hacer con tantagente. Desde un principio, nuestro planteamiento al ingresar a este formato denegocios, fue de un crecimiento paulatino para no defraudar a los clientes,evitando desviaciones de lo que durante 50 años ha sido Los BisquetsBisquets Obregón&flashquot.