Consultoría

Tips para hacer entrevistas de trabajo

Desde esta etapa es posible detectar malas actitudes. Te decimos cómo hacerlo para reclutar al empleado perfecto.
Tips para hacer entrevistas de trabajo
Crédito: Depositphotos.com

Contratar al empleado adecuado, ya sea pasante, temporal, de medio tiempo o tiempo completo, es una de las decisiones más importantes del pequeño empresario. Ya que trabajarás de cerca con esta persona, deberás confiarle el trato con los clientes, el manejo de documentos, los pedidos o cualquier otra tarea importante.

En algunas ocasiones, los aspirantes a empleados presentan una fachada maravillosa; tienen un currículum impresionante, recomendaciones impecables y parecen deseosos de trabajar hasta el agotamiento. Pero, no es sino hasta que se suben al barco, cuando se descubre que no están dispuestos a cooperar, que su trato con los clientes deja mucho que desear y que, en resumidas cuentas, son personas desagradables.

Para desenmascarar las actitudes incorrectas antes de contratar, conviene regirse por un buen plan de entrevistas. Robert Wendover, autor de High Performance Hiring (Contratación de alto rendimiento), dice que el proceso comienza con la preparación de las preguntas para la entrevista. Al respecto, sugiere: “Elabora las preguntas con claridad para recibir las respuestas que esperas. Prueba las preguntas con alguien antes de usarlas en la entrevista. Si no obtienes la información que deseas, es necesario replantear la pregunta, pues muchas veces ésta es la inadecuada, no el entrevistado”.

La lista de preguntas contribuye a centrar la entrevista para evitar que se convierta en una conversación agradable que lleve a pensar que el candidato es “perfecto” cuando, de hecho, no se tiene una idea clara de que cumpla con el perfil deseado. Por otra parte, la lista también ayuda a plantear a todos los candidatos las mismas preguntas, lo cual permite obtener información comparativa para evaluarlos.

Estructura tus preguntas de manera que obligue al entrevistado a relacionarse con experiencias reales. Por ejemplo, pregunta cuál ha sido su mayor fracaso, o bien , pide que describa alguna situación en la que actuó de manera particularmente creativa e ingeniosa. Solicitar que la gente narre sus experiencias ayuda a detectar a las “estrellas de la entrevista”, es decir,g ente que brilla durante una entrevista pero que, en realidad, no puede realizar el trabajo. En vez de preguntar “¿eres una persona segura de sí misma?”, solicita que le narre una situación en la que tuvo que romper las reglas o que describa la mejor sugerencia que ha hecho.

Después, escucha. Una buena táctica es dedicar 75 por ciento de la entrevista a escuchar; 25 por ciento a hablar. Además, conviene tomar notas, de esta manera tendrás un recuento preciso de lo que responden los candidatos y de su forma de actuar.

No obstante cuán maravilloso parezca un candidato, jamás contrates después de la primera entrevista. Genera otras oportunidades para compartir su tiempo. Wendover sugiere salir del espacio de la entrevista tradicional. Recorre las instalaciones con el aspirante. Preséntelo a todos los empleados. ¿Muestra interés en su negocio? ¿Hace preguntas? Esta información no se obtiene en una entrevista formal.

Después de la entrevista, verifica las recomendaciones del candidato. Haz preguntas específicas acerca de su desempeño: ¿trabaja en equipo? ¿sigue indicaciones o toma iniciativas? Es posible obtener esta información si, al investigar con quienes recomiendan, primero define el empleo que ofrece y, acto seguido, plantea las preguntas para saber si el candidato se adapta al perfil requerido. Si entrevistas a un pasante o una persona que se emplea por primera vez, llama a sus maestros o al tutor de su escuela. Pide que evalúen su capacidad para terminar ciertas tareas.

¿Qué sucede cuando se cuenta con dos magníficos candidatos de experiencia similar? Recuerda, es posible capacitar, pero resulta imposible dar la motivación para aprender, la flexibilidad para cambiar de ritmo bajo presión o para mostrar la paciencia necesaria en el trato con clientes difíciles. Si contratas con base en el perfil del empleo y en la actitud adecuada, contratará al mejor empleado.