Franquicias

Expertos en innovación educativa

Fundado como un centro de capacitación intensiva de cómputo e inglés, Universidad CNCI evolucionó para ofrecer diferentes servicios educativos, desde bachillerato hasta carreras profesionales.
Expertos en innovación educativa
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Hace más de una década, un grupo de empresarios regiomontanos unieron fuerzas para crear una institución educativa diferente e innovadora: el Colegio Nacional de Capacitación Intensiva de México S.C., hoy llamado Universidad CNCI. "En 1996, año en el que iniciamos actividades, la computadora había dejado de ser una cosa extraña para las personas y comenzó a popularizarse rápidamente", cuenta Nadia Villafaña Pelayo, gerente de Franquicias de CNCI.

Oficinas, empresas y sector público apostaron por la modernización de sus procedimientos mediante el uso de computadoras y la adquisición de software. El problema fue que, a pesar de que la tecnología se encontraba disponible, pocos sabían utilizarla. "CNCI fue la primera institución educativa en impartir clases de cómputo e inglés en México", afirma Villafaña. Se trata de un modelo original que dio respuesta a las necesidades tanto de empleados como de empleadores. El objetivo de la institución es proporcionar herramientas a los alumnos para que, en poco tiempo y a través de clases prácticas e intensivas, adquieran los conocimientos requeridos para integrarse a la vida laboral.

El modelo CNCI

En su primera etapa, CNCI inició con cuatro planteles, tres de ellos ubicados en la Ciudad de México y uno más en Monterrey. "Somos una empresa en constante movimiento que se reinventa cada día para ofrecer más servicios educativos de alta calidad", sostiene la directiva. Bajo esta filosofía, la institución sufrió una transformación importante en el 2000: dejó de ser una escuela de cómputo e inglés para convertirse en un centro educativo con especialidades técnicas, ampliando fuertemente su oferta.

Dos años más tarde, CNCI ya contaba con 86 planteles concentrados en las regiones centro y norte del país. El rápido crecimiento alcanzado hasta entonces daba fe de que la estrategia implementada era la correcta: mirar el mercado laboral, detectar sus necesidades y luego integrar más servicios para ofrecer a los estudiantes: bachillerato, cursos, diplomados, carreras técnicas y profesionales. No obstante, la institución necesitaba continuar su expansión hacia más ciudades del territorio nacional.

Franquicia en movimiento

"La supervisión absoluta de cada plantel es una regla indispensable para nosotros", precisa Nadia Villafaña. Por tanto, el Consejo de Socios decidió constituir a CNCI como una franquicia en 2002 y, de esta manera, se invitó a inversionistas a unirse al proyecto. "El perfil de franquiciatario que buscamos es una persona que tenga interés en prestar servicios educativos de calidad y que esté orientado a dar un buen servicio al cliente", dice. "Y, de preferencia, que cuente con experiencia en la dirección de negocios de educación".

A raíz del franquiciamiento de la marca, CNCI se encuentra prácticamente en toda la República con 94 planteles, 50 propios y 44 franquiciados. Tiene, además, dos campus universitarios, oficinas corporativas ubicadas en la "Torre CNCI" en Monterrey y ya cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores. El siguiente paso: llegar a más ciudades del interior del país.

"El plus de CNCI frente a la oferta que hay en el mercado está en la metodología de enseñanza, que está sustentada en dos puntos principales: aprendizaje basado en la experimentación y tiempo de estudio corto e intensivo", puntualiza Villafaña. En suma, los profesores reciben capacitación constante y el contenido de los cursos es actualizado cada año, pues el objetivo es ir hombro a hombro con la realidad del mercado laboral.

Para apoyar a sus franquiciatarios, la empresa apostó por fortalecer la marca. En primer lugar, realiza campañas publicitarias permanentes en medios masivos de comunicación, como radio, televisión, prensa escrita y "en línea". "Aprovechando estos canales, CNCI refleja una imagen corporativa de formalidad, seriedad y confianza, sustentada en la calidad educativa que la distingue desde el inicio", explica Villafaña.

Durante 11 años de existencia, la institución ha evolucionado no sólo para adaptarse a las nuevas demandas del mercado, sino también para insertarse en diferentes nichos. CNCI nace como un centro de capacitación intensivo dirigido a personas cuya necesidad era: "aprendo computación e inglés o me corren". Posteriormente, se crearon especialidades técnicas para cubrir los sectores B- y C, es decir, personas que después de concluir la secundaria continúan sus estudios combinándolos con el trabajo. Por su parte, con las carreras universitarias se logró atender al público B. Y en breve, el plan es integrar "certificaciones" pensadas tanto en gente que busca un mejor empleo como en empresas que requieren de personal calificado.

"Cada uno de los planteles recibe asesoría técnica permanente en el contenido de los programas de enseñanza a través de un sistema que administra a todas las franquicias", sentencia Nadia Villafaña.

Costos para adquirir una franquicia:

Inversión inicial total: $1.3 millones

Capital de respaldo: $500,000

Personal: 10 personas (mínimo).

Pago de regalías: 15% de ingresos totales

Tiempo de recuperación de inversión: 3 años

Margen de utilidad: 20% neto

Claves

* Actualizar la oferta para resolver nuevas necesidades.

* Crecer sin descuidar la calidad.

* Buscar socios estratégicos para expandir el negocio.

* Capacitar constantemente al personal.

* Utilizar los medios de comunicación para promocionarte.

* Crear una red de contacto con todos los franquiciatarios.