Tecnología

Innova UNAM: incubadora de alta tecnología

El Dr. José Luis Solleiro Rebolledo, Director General de Vinculación de la Coordinación de Innovación y Desarrollo de la UNAM, con amplia experiencia en torno a la definición de estrategias de innovación para empresas de alta tecnología, platicó en exclusiva con SoyEntrepreneur, sobre este importante proyecto.
Innova UNAM: incubadora de alta tecnología
Crédito: Depositphotos.com
El Dr. José Luis Solleiro Rebolledo, Director General de Vinculación de la Coordinación de Innovación y Desarrollo de la UNAM, con amplia experiencia en torno a la definición de estrategias de innovación para empresas de alta tecnología, platicó en exclusiva con SoyEntrepreneur, sobre este importante proyecto.

¿Qué es y cómo funciona Innova UNAM?
Innova UNAM es la incubadora de empresas de Alta Tecnología de la UNAM,  el proyecto recién fue lanzado en 2009. La UNAM es la Universidad más grande y con mayor capacidad de investigación que tiene nuestro país, pero no tenía un programa de incubación de empresas de alta tecnología; no había en sí un espacio para la incubación de empresas.

Con la creación de la Coordinación de Innovación y Desarrollo en el año 2008, se trazó explícitamente una política por parte de la Rectoría para formar espacios para la creación de empresas y así impulsar a emprendedores de la comunidad universitaria (empelados, académicos, administrativos, alumnos y exalumnos).

A principios del año pasado nos acercamos al Programa de Emprendedores de la Secretaría de Economía (SE), elaboramos un estudio de factibilidad, lo presentamos y logramos obtener apoyo económico para lanzar nuestra propia incubadora. El compromiso que adquirimos con la SE fue la creación de al menos ocho empresas de alta tecnología durante el primer año de operación.

¿Qué es una empresa de alta tecnología?
Es una empresa cuyos productos o servicios derivan de procesos en los que se usa una tecnología avanzada, como pueden ser la informática, la biotecnología o los métodos alternativos de uso de energía. Son empresas complejas, pues muchas veces los procesos tecnológicos no han madurado; son procesos que están por probar su valor en el mercado.

Nos enfocamos en eso, pues la UNAM tiene una gran capacidad de investigación. La reacción de la comunidad ha sido muy positiva: cerca de 50 solicitudes de ingreso a la incubadora. Pudimos darnos el lujo de ser selectivos en la primera convocatoria. Ya seleccionamos los primeros nueve proyectos.

¿Me puedes hablar un poco de ellos?
Tenemos un proyecto de un egresado que es un sistema de tratamiento de aguas residuales con un método biológico. El emprendedor desarrolló este sistema y por su cuenta solicitó una patente que ya le fue concedida. Ahora lo que necesita es desarrollar sus capacidades empresariales para poder generar un modelo de negocio y poderse expandir.

Tenemos otro caso de un grupo de investigación que desarrolló sistemas electrónicos para apoyar la enseñanza de la ciencia en las instituciones de educación media. Es un concepto que permite llevar a cabo las prácticas de enseñanza de la ciencia utilizando simuladores para diferentes materias, acoplable a computadoras comerciales. Además está completamente apegado a los programas de la SEP. Los productos tienen un diseño industrial bastante atractivo.
 

Los investigadores crearon su empresa y están participando en licitaciones para vender los equipos. La expectativa es bastante buena: pasar a ser proveedores de escuelas privadas y públicas, a partir de un desarrollo realizado en la UNAM. La propiedad intelectual le pertenece a la UNAM y ésta firmó un convenio de licenciamiento con sus propios investigadores; ahora ellos son empresarios privados.
 


¿Puedes hablarme un poco más de ese salto? ¿Cómo te ayuda Innova UNAM a darlo?
Cada caso es distinto, pero el proceso comienza al identificar las capacidades que tiene el emprendedor para hacer negocios. Muchos de ellos tienen una idea, pero no un modelo de negocio; no saben bien qué van a vender, ni por qué van a cobrar.

Avanzamos con ellos en la estructuración de un plan de negocios que incluye la evaluación del mercado y de la competencia; conocer los precios a los que se podrían vender los productos y su forma de comercialización. Luego trabajamos en “empaquetar” la tecnología para cumplir con las expectativas de un consumidor -- muchas veces eso trae requisitos técnicos que aún no han sido cubiertos. Y por supuesto, definimos cómo vamos a producir las cantidades que el mercado demandará.

Definimos también la manera cómo se va a empacar el producto para que se mantenga en buen estado en el anaquel; el registro de la autoridad sanitaria y pasos que hay que cumplir.

Con toda esa información hacemos un plan de acción para formar un negocio viable. Algo que concluimos en prácticamente todos los casos, es que se necesitará financiamiento adicional. Innova UNAM busca ser un puente entre el posible inversionista y el emprendedor.

Estamos acreditados como organismo intermedio ante el Fondo Pyme de la SE y nos inscribimos a círculos de inversionistas como Angel Ventures México. Además firmamos un convenio de colaboración con el TEC de Monterrey; ellos tienen mucha experiencia en la incubación de empresas.

Ahora tienen nueve proyectos que están incubando, pero ¿qué pasa con los que no fueron seleccionados en esa primera etapa?
Ya nos estamos acercando a ellos, pero obviamente en paralelo tenemos que buscar el que agencias como la SE nos den más recursos para la siguiente camada… 

¿Qué pasa quienes no son parte de la comunidad universitaria?
La respuesta que le damos a la gente es que busque que alguno de sus socios sea de la comunidad universitaria. Pero también hay la posibilidad de que la nueva empresa haga alguna suerte de colaboración con la UNAM que le permita ingresar a nuestro esquema de incubación. Tenemos mucha apertura.

¿Hay algún costo para quien presenta la idea?
Sólo estamos cobrando cuando la empresa o el emprendedor ocupan un espacio físico; una renta simbólica.

En caso de que el proyecto se incube, salga al mercado y tenga éxito comercial, ¿ustedes reciben algo?
Si la tecnología de partida es propiedad de la UNAM, nos pagarían regalías de lo que vendan.

¿Qué documentación debe presentar un emprendedor para que consideren su proyecto?
Tiene que entregarnos una documentación básica: una descripción del producto que nos denote una primera idea de cuál es el mercado en el que se puede vender. No estoy hablando de un estudio de mercado, solamente de una breve descripción de esto.

Que nos hable de la propiedad de la tecnología para que nosotros identifiquemos qué es lo que vamos a tener que hacer. Si la empresa cuenta ya con un registro, si ya está dada de alta y ya tiene RFC, o bien es una empresa que hay que crear. Y para las empresas de académicos de la UNAM, les pedimos que el director de la entidad académica esté al tanto y los apoye.

¿Dónde pueden pedir mayores informes los interesados?
Hay que dirigirse a Innova UNAM. La persona que les puede dar más informes es la licenciada Flor Escalante (florel@unam.mx), Gerente de Innova UNAM en el teléfono 56585650 Ext. 233. También pueden visitar la página http://vinculacion.org.mx/